Atos, ce­re­bro de la tec­no­lo­gía olím­pi­ca

La gran no­ve­dad tec­no­ló­gi­ca de Río 2016 es que los re­sul­ta­dos es­ta­rán dis­po­ni­bles al ins­tan­te

La Vanguardia - Dinero - - DIGITAL -

Nin­gu­na competición de­por­ti­va mo­der­na po­dría ce­le­brar­se sin un fuer­te res­pal­do tec­no­ló­gi­co, me­nos aún unos Jue­gos Olím­pi­cos. Ob­vio, ¿ver­dad? La afir­ma­ción se que­da cor­ta. “Ges­tio­nar las tecnologías de la in­for­ma­ción de unos Jue­gos es equi­va­len­te a mon­tar y ha­cer que fun­cio­ne 24x7 una em­pre­sa de 200.000 em­plea­dos con 4.800 mi­llo­nes de clien­tes, que se des­pla­za a un nue­vo te­rri­to­rio ca­da dos años”. La fra­se de Sid­ney Levy, con­se­je­ro de­le­ga­do­del co­mi­téor­ga­ni­za­dor­de Río 2016, re­su­me el enor­me re­to, que al­can­za­rá su pun­to ál­gi­do en agos­to pe­ro, en reali­dad, em­pe­zó ha­ce cua­tro años.

Só­lo dos me­ses des­pués de la clau­su­ra de los Jue­gos de Londres (2012) un pe­que­ño gru­po en­via­do por la em­pre­sa fran­ce­sa de ser­vi­cios in­for­má­ti­cos Atos de­sem­bar­có en Río pa­ra em­pe­zar a pla­ni­fi­car las ne­ce­si­da­des de in­fra­es­truc­tu­ra y ser­vi­cios que ha­brían de re­que­rir­se en los del 2016. No era pre­ma­tu­ro, ni mu­cho me­nos. Mar­ta San­fe­liu, di­rec­to­ra ge­ne­ral de la di­vi­sión Ma­jor Events de Atos, sub­ra­ya la ex­cep­cio­na­li­dad de la ta­rea: los gran­des pi­cos de de­man­da se pro­du­cen ca­da cua­tro años, con los jue­gos de ve­rano, con un es­ca­lón in­ter­me­dio en los de invierno; el año pre­vio a ca­da even­to se de­di­ca a tes­tear los sis­te­mas ypro­ce­sos. Es­te año, el test fi­nal se ha­rá el 25 de ju­lio, diez días an­tes de la ce­re­mo­nia de aper­tu­ra.

“Lo sin­gu­lar de nues­tra mi­sión es que los pi­cos son muy­cor­tos, de dos se­ma­nas (o cua­tro, si se cuen­tan los pa­ra­lím­pi­cos), pe­ro la exi­gen­cia es al­tí­si­ma, nin­gún fa­llo es acep­ta­ble”, co­men­ta San­fe­liu en con­ver­sa­ción con Di­ne­ro.

Es­tos Jue­gos coin­ci­den con la eclo­sión de los lla­ma­dos cua­tro pa­ra­dig­mas de las TI: nube, big da­ta, mo­vi­li­dad y re­des so­cia­les. “El rit­mo de cam­bio en las for­mas de dis­tri­bu­ción y de con­su­mo de la in­for­ma­ción nos ha im­pul­sa­do a ace­le­rar una evo­lu­ción ini­cia­da par­cial­men­te en So­chi (invierno 2014). Y la ca­ta­pul­ta que nos ha per­mi­ti­do ha­cer­lo se lla­ma nube: es­ta­mos usan­do nues­tro ser­vi­cio Ca­nopy­pa­ra­unas­pec­to­cla­vey­muy­de­li­ca­do, las acre­di­ta­cio­nes de­más­de200.000par­ti­ci­pan­tes y 70.000 vo­lun­ta­rios”.

Di­se­ñar un sis­te­ma de acre­di­ta­cio­nes de es­ta mag­ni­tud, con sus múl­ti­ples res­tric­cio­nes de ac­ce­so, se­gu­ri­dad y pro­tec­ción de da­tos, es aún más complicado cuan­do se tra­ta –co­mo es prác­ti­ca des­de Pe­kín (2008)– de coor­di­nar con las au­to­ri­da­des del país an­fi­trión la in­te­gra- ción del sis­te­ma con los procedimientos mi­gra­to­rios: pa­ra los ex­tran­je­ros que lle­guen a Bra­sil, su acre­di­ta­ción olím­pi­ca ha­rá las ve­ces de vi­sa­do. Por su­pues­to que la ci­ber­se­gu­ri­dad es una prio­ri­dad ab­so­lu­ta. En Londres, fue­ron de­tec­ta­dos 255 mi­llo­nes de even­tos (ata­ques o vul­ne­ra­bi­li­da­des) que en So­chi –pa­ra una competición me­nor– al­can­za­rían un vo­lu­men si­mi­lar. La pre­vi­sión pa­ra Río es que el nú­me­ro de even­tos se cua­dru­pli­que y sean más so­fis­ti­ca­dos; es­ta se­rá la es­ca­la pa­ra la que han si­do di­men­sio­na­dos los sis­te­mas de pro­tec­ción.

En Río 2016, se­gún el con­tra­to con el COI, re­no­va­do has­ta los jue­gos del 2024, el pa­pel de Atos co­mo top spon­sor abar­ca la pres­ta­ción de ser­vi­cios so­bre una in­fra­es­truc­tu­ra con­tra­ta­da por el co­mi­té or­ga­ni­za­dor a la em­pre­sa bra­si­le­ña Em­bra­tel, así co­mo el desa­rro­llo, im­ple­men­ta­ción y ges­tión de las apli­ca­cio­nes crí­ti­cas: acre­di­ta­cio­nes y con­trol de ac­ce­sos, ca­len­da­rio de com­pe­ti­cio­nes, dis­tri­bu­ción de re­sul­ta­dos al ins­tan­te, sis­te­mas de di­fu­sión a los me­dios; es­ta es una de las más com­ple­jas, por­que se tra­ta dein­te­grar los da­tos co­nel­ví­deo­yel au­dio que pro­du­ce OBS (Olym­pic Broad­cas­ting Services), en­te crea­do por el COI pa­ra ser­vir las imá­ge­nes de to­dos los JJOO con ca­li­dad ho­mo­gé­nea. Se es­pe­ra un vo­lu­men ex­plo­si­vo de dis­po­si­ti­vos mó­vi­les co­nec­ta­do, así co­mo una mul­ti­pli­ca­ción de trá­fi­co ha­cia las re­des so­cia­les. Atos tra­ba­ja­rá en co­mún con los otros partners del COI: Sam­sung, Pa­na­so­nic y Ome­ga.

La ges­tión di­rec­ta so­bre el te­rreno es­ta­rá a car­go del Tech­no­logy Ope­ra­tions Center en Río, pe­ro el desa­rro­llo y so­por­te re­mo­to de las apli­ca­cio­nes olím­pi­cas tie­ne su nú­cleo per­ma­nen­te en Bar­ce­lo­na, don­de el Tech­no­logy Con­trol Center de Atos em­plea 140 per­so­nas más un cier­to nú­me­ro de tem­po­ra­les. Y en su la­bo­ra­to­rio de Ma­drid, otras 130 per­so­nas se ocu­pan del tes­teo con­ti­nuo de los sis­te­mas olím­pi­cos, que evo­lu­cio­nan de uno a otro acon­te­ci­mien­to olím­pi­co.

Por pri­me­ra vez, ten­drá pro­ta­go­nis­mo la nube. Los re­sul­ta­dos es­ta­rán dis­po­ni­bles al ins­tan­te, con una to­le­ran­cia de un ter­cio de se­gun­do. Es­ta se­rá la gran no­ve­dad­tec­no­ló­gi­ca­deRío2016, ala­vez­queu­na­prue­ba de fue­go pa­ra Cloud Ca­nopy, nom­bre co­mer­cial de es­te ser­vi­cio de Atos en el mer­ca­do cor­po­ra­ti­vo. Con­trac­tual­men­te, a par­tir de los jue­gos de invierno del 2018, en Pyeong­chang (Co­rea), el con­tra­tis­ta prin­ci­pal des­ple­ga­rá to­da la in­fra­es­truc­tu­ra tec­no­ló­gi­ca en su pro­pia nube. El lis­tón su­birá en Tokio 2020, Pe­kín 2022 y allá don­de se ce­le­bren los jue­gos del 2024. Has­ta ese año lle­ga el con­tra­to plu­ri­anual deA­tos­co­ne­lCOI, queha­si­do­re­no­va­do en va­rias olas des­de el 2001.

ANA JI­MÉ­NEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.