Pla­ta­for­mas con­cen­tra­das

El 1% de las em­pre­sas se lle­va el 95% de los be­ne­fi­cios de to­da la eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va

La Vanguardia - Dinero - - DIGITAL - La mi­tad de las transac­cio­nes de la eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va se ha­cen en 17 em­pre­sas

Ape­nas el 1% de las pla­ta­for­mas exis­ten­tes se que­da con el 95% de to­dos los be­ne­fi­cios que se ge­ne­ran en el mun­do de la eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va. Es lo que ase­gu­ró es­ta se­ma­na Lu­cía Her­nán­dez, del think tank Ouis­ha­re en Bar­ce­lo­na, con oca­sión de la pre­sen­ta­ción ayer de un es­tu­dio so­bre es­te sec­tor en Esade.

Es­te mer­ca­do, to­da­vía pen­dien­te de al­can­zar una re­gu­la­ción ho­mo­gé­nea, fun­cio­na ca­si en ré­gi­men de oli­go­po­lio con unos ac­to­res do­mi­nan­tes. Es­ta es la pu­ra reali­dad. “Ac­tual­men­te al­re­de­dor de la mi­tad de las transac­cio­nes de lo que se co­no­ce co­mo eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va es­tá en ma­nos de 17 em­pre­sas: los lla­ma­dos uni­cor­nios, va­lo­ra­dos en mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res”, de­cla­ró He­loi­se Buc­kland, coau­to­ra del in­for­me.

El es­tu­dio con­fir­ma que el pas­tel co­la­bo­ra­ti­vo se lo re­par­ten só­lo los pe­ces más gran­des. Al­gún ejem­plo: a Kicks­tar­ter le co­rres­pon­de el 57% de las ope­ra­cio­nes de mi­cro­me­ce­naz­go; a Craigs­list, el 65% de los ser­vi­cios pro­fe­sio­na­les; a Uber, el 86% del trans­por­te com­par­ti­do; y a Etsy, el 91% de los pro­duc­tos adap­ta­dos a las ne­ce­si­da­des del clien­te.

“Es­to si­gue sien­do ca­pi­ta­lis­mo y no un so­cia­lis­mo idealista”, di­jo el ana­lis­ta es­pe­cia­li­za­do Je­re­miah Ow­yang. Lu­cía Her­nán­dez de Ouis­ha­re re­co­no­ció que “la eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va só­lo se ha­lla en la pu­ber­tad y es ne­ce­sa­rio de­fen­der la ac­ti­vi­dad de los usua­rios den­tro de es­tas pla­ta­for­mas”.

Da­vid Mu­ri­llo, pro­fe­sor de Esade, cree que la eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va arras­tra con­si­go las mis­mas pro­ble­má­ti­cas que tie­ne la eco­no­mía di­gi­tal en sen­ti- do am­plio, don­de el es­que­ma más fre­cuen­te pre­vé que el ga­na­dor se lo lle­ve to­do. “Es­to se ex­pli­ca por el lla­ma­do efec­to red. Cuan­to más se usa una pla­ta­for­ma, más tie­ne lu­gar un efec­to lla­ma­da en­tre los usua­rios. Así que lle­gar pri­me­ro a un sec­tor es cla­ve, por­que sig­ni­fi­ca que se ten­drá más ba­se de clien­tes y más ca­pa­ci­dad pa­ra cap­tar re­cur­sos de los fon­dos de ca­pi­tal ries­go”, ob­ser­va es­te ex­per­to.

De ahí el gran ma­len­ten­di­do del tér­mino “co­la­bo­ra­ti­vo”, que evo­ca el com­par­tir en­tre to­dos. Co­mo se­ña­la la mis­ma Co­mi­sión Eu­ro­pea, hay mu­chas va­rian­tes, que van des­de el true­que sin com­pen­sa­ción eco­nó­mi­ca al ne­go­cio pu­ro y du­ro. Cuan­do el me­ca­nis­mo de in­ter­cam­bio es re­mu­ne­ra­ti­vo en­ton­ces unos po­cas com­pa­ñías lle­van la ba­tu­ta (y las ga­nan­cias). “Es­ta­mos ju­gan­do con los con­cep­tos, pe­ro la reali­dad es que a ni­vel de ne­go­cio se tien­de al oli­go­po­lio de em­pre­sas”, ad­mi­te Mu­ri­llo.

He­loi­se Buc­kland des­ta­có otra pa­ra­do­ja. “A me­nu­do es­tas em­pre­sas ob­tie­nen be­ne­fi­cios a par­tir de ac­ti­vos que no son su­yos”, re­fi­rién­do­se al he­cho de que em­pre­sas co­mo Uber (va­lo­ra­da en 57.000 mi­llo­nes de eu­ros) o Airbnb (unos 27.000 mi­llo­nes) no dis­pon­gan de bie­nes in­mo­bi­lia­rios ni de au­to­mó­vi­les en pro­pie­dad, ya que es­tos es­tán en ma­nos de los usua­rios. Ellos po­nen el co­che y las ca­sas. Mien­tras las pla­ta­for­mas sa­can cuen­tas. Y, por cier­to, la ma­yo­ría de ellas to­da­vía nun­ca ha ce­rra­do un ejer­ci­cio en po­si­ti­vo.

JOHN MACDOUGALL / AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.