En­ten­der lo que siem­pre es pú­bli­co

La Vanguardia - Dinero - - INTERNACIONAL -

Una de las ob­se­sio­nes más pe­li­gro­sas del po­pu­lis­mo na­cio­nal, li­de­ra­do por for­ma­cio­nes an­ti­ca­pi­ta­lis­tas, es la de re­ver­tir con­ce­sio­nes ba­jo el no­ble, pe­ro fal­so, pre­tex­to de re­cu­pe­rar lo pú­bli­co.

La coo­pe­ra­ción pú­bli­co-pri­va­da en infraestructuras ga­ran­ti­za la má­xi­ma efi­cien­cia en el uso de fon­dos pú­bli­cos, al dar­se un pro­ce­so de con­cur­so. Ade­más, no se pier­de el con­trol pú­bli­co. Se an­te­po­ne el ser­vi­cio y se mo­ni­to­ri­za que la ca­li­dad sea má­xi­ma con el me­nor cos­te. Las con­ce­sio­nes a em­pre­sas pri­va­das só­lo su­po­nen sub­con­tra­tar la ges­tión igual que una em­pre­sa pú­bli­ca sub­con­tra­ta al­gu­nos ser­vi­cios.

En Ca­ta­lun­ya, el di­fí­cil en­ca­je en­tre fuer­zas po­lí­ti­cas es­tá lle­van­do a la tris­te po­si­ción de de­mo­ni­zar el mo­de­lo de colaboración pú­bli­co-pri­va­do. La his­tó­ri­ca ca­pa­ci­dad pa­ra atraer in­ver­sión se ha vis­to mer­ma­da con la per­cep­ción de pér­di­da de se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca an­te los epi­so­dios de in­cum­pli­mien­to de acuer­dos con­ce­sio­na­les.

La ima­gen de ri­gor, se­rie­dad y cre­di­bi­li­dad ge­ne­ra­da a lo lar­go de los años se pue­de per­der en po­co tiem­po. Las re­ver­sio­nes po­nen en pe­li­gro la in­ver­sión en mo­der­ni­za­ción y desa­rro­llo de la con­ce­sión por­que pa­sa al ba­lan­ce del go­bierno y las ad­mi­nis­tra­cio­nes no dis­po­nen de ca­pa­ci­dad de fi­nan­cia­ción y ade­más lo cu­bri­rían con más im­pues­tos.

El sec­tor del agua es un ejem­plo cla­ro de éxi­to en la colaboración pú­bli­co-pri­va­da. No acu­mu­la gran­des dé­fi­cits, aun­que co­rre el ries­go de ha­cer­lo si se re­nun­cia a la ini­cia­ti­va pri­va­da. El ca­so de Ai­gües Ter Llo­bre­gat (ATLL) es pa­ra­dig­má­ti­co.

La con­ce­sión pa­ra la ges­tión de ATLL se reali­zó en el 2012 con un con­cur­so pú­bli­co que ase­gu­ra­ba el me­jor pre­cio del agua pa­ra los ciu­da­da­nos. Es un cla­ro ejem­plo de be­ne­fi­cio evi­den­te de la ges­tión pri­va­da sin afec­tar a la ti­tu­la­ri­dad del ser­vi­cio. Du­ran­te el pe­rio­do an­te­rior de ges­tión 100% pú­bli­ca, acu­mu­ló una deu­da de 130 mi­llo­nes de eu­ros a cor­to pla­zo y de 620 a lar­go. Re­gis­tró pér­di­das de 78 mi­llo­nes en­tre el 2010 y el 2012. El cos­te del agua pa­ra los ciu­da­da­nos se dis­pa­ró en­tre el 2004 y el 2012, an­tes de la con­ce­sión pri­va­da, pa­san­do de 0,30 eu­ros/m3a 0,68 eu­ros/m3. Des­de que se ha trans­fe­ri­do la ges­tión, el ser­vi­cio ha me­jo­ra­do, la in­ver­sión es­tá ga­ran­ti­za­da y la em­pre­sa ge­ne­ra be­ne­fi­cios.

Re­ver­tir es­ta con­ce­sión su­pon­drá un cos­te de al me­nos 1.000 mi­llo­nes de eu­ros, se­gún di­ver­sas fuen­tes, al te­ner que de­vol­ver el ca­non re­ci­bi­do por di­cha con­ce­sión y la po­si­ble in­dem­ni­za­ción, y se pon­drá en ries­go la fi­nan­cia­ción de 136 mi­llo­nes en nue­vos pro­yec­tos. Es­te se­ría un cla­ro ca­so de in­ci­den­cia eco­nó­mi­ca ne­ga­ti­va pa­ra el ciu­da­dano.

La per­ver­sión del len­gua­je, pen­san­do que pú­bli­co es gra­tis y con­ce­sión es pri­va­ti­zar es le­tal pa­ra el desa­rro­llo de to­dos los sec­to­res. No cai­ga­mos en los erro­res de Gre­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.