El fin del Ban­co de Bar­ce­lo­na

Blas­co-Mar­tel y Su­drià ana­li­zan la de­ca­den­cia y quie­bra del ban­co que ayu­dó a cons­truir la Ca­ta­lun­ya mo­der­na

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS -

El Ban­co de Bar­ce­lo­na fue el pri­mer ban­co mo­derno que hu­bo en Ca­ta­lun­ya y los pro­fe­so­res Yolanda Blas­coMar­tel y Car­les Su­drià han de­di­ca­do más una dé­ca­da a su es­tu­dio. Una in­ves­ti­ga­ción que aho­ra cul­mi­nan con el li­bro El Ban­co­deBar­ce­lo­na, 1874-1920, cu­yo sub­tí­tu­lo, ex­plí­ci­to, es De­ca­den­cia y quie­bra. Una quie­bra, un fra­ca­so fi­nan­cie­ro de la ins­ti­tu­ción que con­tri­bu­yó de­ci­si­va­men­te a la cons­truc­ción de Ca­ta­lun­ya, que de­ter­mi­nó a par­tir de en­ton­ces que el desa­rro­llo eco­nó­mi­co ca­ta­lán se hi­cie­ra sin una ban­ca pro­pia y de­pen­dien­do en to­do mo­men­to de la ban­ca es­pa­ño­la.

El nue­vo li­bro com­ple­men­ta el pri­me­ra­cer­ca­mien­to­que­lo­sau­to­res rea­li­za­ron ya en el 2010 al te­ma: El Ban­co de Bar­ce­lo­na (1844-74). His­to­ria de un ban­co emi­sor, don­de ana­li­za­ban los trein­ta pri­me­ros años de la ins­ti­tu­ción fun­da­da por Ma­nuel Gi­ro­na, Jo­sep Ma­ria Se­rra i Mu­ñoz y Jo­sep Ra­fael Plan­do­lit has­ta que en 1874 per­dió el pri­vi­le­gio de emi­sión de bi­lle­tes. Un mo­men­to en el cual el mi­nis­tro de Ha­cien­da, José Eche­ga­ray, otor­gó el mo­no­po­lio de emi­sión al Ban­co de Es­pa­ña. De he­cho el nue­vo li­bro co­mien­za va­lo­ran­do si fue o no un error que el Ban­co de Bar­ce­lo­na no acep­ta­ra su in­te­gra­ción en el Ban­co de Es­pa­ña co­mo hi­cie­ron otros ban­cos emi­so­res. Lo que se lla­mó el “error Gi­ro­na”. Pa­ra al­gu­nos, de­ter­mi­nó la de­ca­den­cia del ban­co e im­pi­dió que los in­tere­ses eco­nó­mi­cos del em­pre­sa­ria­do ca­ta­lán tu­vie­ran un pe­so de­ci­si­vo en el nue­vo y he­ge­mó­ni­co Ban­co de Es­pa­ña.

Pa­ra los au­to­res, la cues­tión es otra: Ma­nuel Gi­ro­na se mos­tró par­ti­da­rio de en­con­trar una fór­mu­la de au­to­no­mía de la su­cur­sal bar­ce­lo­ne­sa que per­mi­tie­ra una ges­tión in­de­pen­dien­te. Fue­ron otros miem­bros de la Jun­ta de Go­bierno los que im­pu­sie­ron la rup­tu­ra y qui­zá pe­só en ellos la pér­di­da de pri­vi­le­gios y pa­tri­mo­nio de la in­te­gra­ción. Aun así, di­cen, qui­zá la iner­cia cen­tra­lis­ta es­pa­ño­la no ha­bría per­mi­ti­do la ges­tión au­tó­no­ma de la su­cur­sal por mu­cho tiem­po.

Una de­ci­sión tras la que el li­bro re­co­rre cua­tro dé­ca­das y me­dia de Ca­ta­lun­ya yEs­pa­ña, un­pe­rio­do­com­ple­joy de­ci­si­vo en su desa­rro­llo fi­nan­cie­ro que fue tes­ti­go de pro­fun­das trans­for­ma­cio­nes en la eco­no­mía. Con tres fa­ses. La pri­me­ra, de la res­tau­ra­ción bor­bó­ni­ca con Al­fon­so XII a la pér­di­da de las úl­ti­mas co­lo­nias ul­tra­ma­ri­nas en 1898. En­la se­gun­da, que va has­ta la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, se in­cor­po­ran al mer­ca­do fi­nan­cie­ro ca­ta­lán nuevas entidades que al­te­ran de­fi­ni­ti­va­men­te el mar­co po­co com­pe­ti­ti­vo en el que se mo­vían las ac­ti­vi­da­des ban­ca­rias des­de la cri­sis de 1866. Por úl­ti­mo, la pro­pia Gue­rra Mun­dial, en la que Es­pa­ña fue neu­tral y se vio im­pac­ta­da de lleno por los cam­bios en el comercio in­ter­na­cio­nal.

Unas fa­ses por las que el Ban­co de Bar­ce­lo­na tran­si­tó con gran in­ca­pa­ci­dad pa­ra in­tro­du­cir re­for­mas en su for­ma de ope­rar, ale­ján­do­se de las ne­ce­si­da­des del mer­ca­do y de­jan­do de te­ner pro­ta­go­nis­mo en la di­ná­mi­ca eco­nó­mi­ca y so­cial de la que ha­bía si­do ac­tor prin­ci­pal dé­ca­das. Jus­to an­tes de la gue­rra em­pe­zó a ab­sor­ber otras entidades co­moes­tra­te­gia deex­pan­sión, pe­ro se yux­ta­pu­sie­ron los ne­go­cios nue­vos a los an­ti­guos, no se im­plan­ta­ron sis­te­mas in­ter­nos de su­per­vi­sión efi­ca­ces ni una di­rec­ción pro­fe­sio­na­li­za­da que ase­gu­ra­ra el con­trol, to­man­do de­ci­sio­nes equi­vo­ca­das que aca­ba­ron con la quie­bra.

AR­CHI­VO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.