En las em­pre­sas con­vi­ven cua­tro ge­ne­ra­cio­nes de cul­tu­ra di­gi­tal di­fe­ren­tes

La Vanguardia - Dinero - - FOROS -

muy­rá­pi­da­men­te. Es­to es una gran opor­tu­ni­dad si se ges­tio­na co­rrec­ta­men­te”.

Des­de el pun­to de vis­ta del sec­tor sa­ni­ta­rio, Jai­me Vi­ves, de Ro­che, apun­ta que la trans­for­ma­ción di­gi­tal pro­du­ce un pro­fun­do im­pac­to en el mo­de­lo de ne­go­cio, en la evo­lu­ción de la me­di­ci­na y en el ma­yor be­ne­fi­cio que­to­do el pro­ce­so su­po­ne pa­ra los pa­cien­tes.

Pa­ra Jai­me Vi­ves otro im­por­tan­te fe­nó­me­no­que­sea­bre­con­la­di­gi­ta­li­za­ción es el he­cho­de­com­par­tir. Los mé­di­cos, por ejem­plo, pue­den com­par­tir más sus diag­nós­ti­cos con sus co­le­gas de cual­quier par­te del mun­do y en cual­quier mo­men­to, lo que per­mi­te una me­di­ci­na más efi­cien­te. Es­te fe­nó­meno de com­par­tir, asi­mis­mo, se ex­tien­de a los pro­pios pa­cien­tes. Hay que te­ner en cuen­ta, en es­te sen­ti­do, que la ma­yo­ría de con­sul­tas que se pro­du­cen en la red se de­ben a cues­tio­nes de sa­lud.

En la mis­ma lí­nea Eduar­do San­chiz, des­de Al­mi­rall, con­si­de­ra igual­men­te que mé­di­cos, pa­cien­tes y los pro­pios hos­pi­ta­les pue­den be­ne­fi­ciar­se mu­cho de los nue­vos re­tos tec­no­ló­gi­cos que se afron­tan des­de la di­gi­ta­li­za­ción. “Só­lo el apo­yo adi­cio­nal que se pue­de apor­tar por in­ter­net pa­ra la apli­ca­ción y uso de los me­di­ca­men­tos ya ofre­ce im­por­tan­tes ven­ta­jas”, di­ce.

La di­gi­ta­li­za­ción, a jui­cio de Jai­me Vi­ves, obli­ga a re­pen­sar to­da la or­ga­ni­za­ción de la em­pre­sa. “Eso exi­ge –afir­ma– te­ner una vi­sión ade­cua­da, con ob­je­ti­vos cla­ros, y que per­mi­ta una evo­lu­ción cons­tan­te. Pa­ra to­do ello es cla­ve dis­po­ner de pla­nes es­tra­té­gi­cos de ges­tión del ta­len­to”.

Eduar­do San­chiz opi­na que la cla­ve del éxi­to de­la­trans­for­ma­ción di­gi­tal en una em­pre­sa es­tá en la acep­ta­ción y en­ten­di­mien­to de la mis­ma por los má­xi­mos di­rec­ti­vos de las em­pre­sas. “No­so­tros –afir­ma- no so­mos los ex­per­tos en di­gi­ta­li­za­ción. Nues­tra fun­ción de­be ser con­tri­buir a crear el en­torno ade­cua­do pa­ra que la innovación y las nuevas ideas pue­dan fluir y, lue­go, fil­trar el pro­ce­so y es­ta­ble­cer prio­ri­da­des de ac­tua­ción”.

Ben­ja­mí Puig­de­vall se­ña­la que la ban­ca lle­va ya mu­chos años in­mer­sa en la di­gi­ta­li­za­ción, has­ta el pun­to que ac­tual­men­te, por ejem­plo, más del 55% de las ope­ra­cio­nes de Cai­xaBank se rea­li­zan a tra­vés de In­ter­net y del mó­vil. Con­si­de­ra que, a par­tir de aho­ra, el grue­so del cre­ci­mien­to de la di­gi­ta­li­za­ción es­ta­rá ba­sa­do en la mo­vi­li­dad. “Las nuevas ope­ra­cio­nes que nos plan­tea­mos se cen­tran en el mó­vil, que en po­cos años se con­ver­ti­rá en el prin­ci­pal me­dio de co­mu­ni­ca­ción con los clien­tes”, afir­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.