Los pro­vee­do­res tam­bién rin­den cuen­tas

La res­pon­sa­bi­li­dad me­dioam­bien­tal y so­cial de una em­pre­sa com­pren­de to­da su ca­de­na de va­lor

La Vanguardia - Dinero - - SECTORES -

¿Es una em­pre­sa real­men­te res­pon­sa­ble si no eva­lúa o exi­ge unos cri­te­rios mí­ni­mos de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial cor­po­ra­ti­va a sus pro­vee­do­res (y a sus dis­tri­bui­do­res, con­tra­tis­tas, sub­con­tra­tis­tas...)? La res­pues­ta es ro­tun­da­men­te no, co­mo lo de­mues­tran las reac­cio­nes a los mu­chos es­cán­da­los em­pre­sa­ria­les de­nun­cia­dos por entidades eco­lo­gis­ta o de de­fen­sa de los de­re­chos hu­ma­nos.

Tra­di­cio­nal­men­te, la se­lec­ción de pro­vee­do­res se ha ve­ni­do rea­li­zan­do te­nien­do en cuen­ta el pre­cio de los ar­tícu­los o los ser­vi­cios, los des­cuen­tos co­mer­cia­les, el pa­go de los gas­tos oca­sio­na­dos, los des­cuen­tos por vo­lu­men de com­pra y los pla­zos de pa­go. A es­te sis­te­ma se le han aña­di­do cri­te­rio so­cia­les, am­bien­ta­les y éti­cos que han cam­bia­do las re­glas del jue­go y que pro­vo­can que los pro­vee­do­res de­ban ren­dir cuen­tas tam­bién con la so­cie­dad y el me­dio ambiente.

“Ha­ce en­tre seis o sie­te años las em­pre­sas em­pe­za­ron a ex­ten­der su po­lí­ti­ca de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial o am­bien­tal a to­da la ca­de­na de su­mi­nis­tro”, ex­pli­ca Juan Al­fa­ro, se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Club de Ex­ce­len­cia en Sos­te­ni­bi­li­dad. “Aho­ra no es ex­tra­ño que un di­rec­ti­vo de com­pras des­es­ti­me un con­tra­to por­que el proveedor no cum­ple con cier­tos cri­te­rios, aun­que el pre­cio que ofrez­ca sea más ba­jo”, aña­de.

Co­mo ya mos­tra­ban los re­sul­ta­dos de una en­cues­ta del año 2008 di­ri­gi­da a 600 eje­cu­ti­vos de com­pras de com­pa­ñías de to­do el mun­do en el in­for­me Be­yond pur­cha­sing, next steps for the pro­cu­re­ment pro­fes­sion (KPMG), el 43% de las or­ga­ni­za­cio­nes ha­bían in­tro­du­ci­do cri­te­rios so­cia­les, éti­cos y am­bien­ta­les en las de­ci­sio­nes de com­pra y un 28% es­ta­ban con­si­de­ran­do ha­cer­lo. Es­tas ci­fras han si­do hoy en día am­plia­men­te su­pe­ra­das, aun­que no se dis­po­ne de da­tos ac­tua­li­za­dos.

El en­fo­que de los be­ne­fi­cios que re­por­ta la com­pra res­pon­sa­ble es do­ble: por un la­do, la mi­ti­ga­ción de ries­gos (repu­tacio­nal, ca­li­dad de los pro­duc­tos y ser­vi­cios) y, por otro, la ge­ne­ra­ción de una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va.

Gran­des fir­mas co­mo Ap­ple o Ni­ke han su­fri­do en sus pro­pias pie­les la ma­la pu­bli­ci­dad oca­sio- na­da por pro­vee­do­res con con­di­cio­nes la­bo­ra­les pre­ca­rias. En su mo­men­to, die­ron la vuel­ta a la tor­ti­lla, y aho­ra in­clu­so son con­si­de­ra­das en­tre las com­pa­ñías mun­dia­les más res­pon­sa­bles y trans­pa­ren­tes.

El tras­la­do al proveedor de la res­pon­sa­bi­li­dad pa­ra cam­biar pro­ce­sos o ma­te­rias pri­mas pue­de pro­vo­car un au­men­to de cos­tes en el cor­to pla­zo, pe­ro a lar­go pla­zo es una in­ver­sión.

“El sec­tor de las com­mo­di­ties (es­pe­cial­men­te la ener­gía) y el tex­til son los dos más preo­cu­pa­dos por las com­pras res­pon­sa­bles”, ex­pli­ca Juan Al­fa­ro. “Las em­pre­sas del sec­tor tex­til que co­ti­zan en el ín­di­ce bur­sá­til Dow Jo­nes (Es­ta­dos Uni­dos) es­tán obli­ga­das a pu­bli­car el lis­ta­do de sus pro­vee­do­res, pa­ra que las entidades eco­lo­gis­tas, por ejem­plo, pue­dan com­pro­bar­los”, aña­de el ex­per­to. Po­co a po­co es­ta prác­ti­ca se irá ex­ten­dien­do a otros sec­to­res y paí­ses, aun­que ca­da vez son más las em­pre­sas que lo ha­cen vo­lun­ta­ria­men­te por sus múl­ti­ples ven­ta­jas.

No obs­tan­te, Al­fa­ro ad­vier­te que es ne­ce­sa­rio que “los de­par­ta­men­tos de com­pra ten­gan su­fi­cien­te in­for­ma­ción, for­ma­ción y es­pe­cia­li­za­ción en la ma­te­ria”. In­clu­so un pro­duc­to apa­ren­te sen­ci­llo se mue­ve a tra­vés de una red de la ca­de­na de su­mi­nis­tro com­ple­ja y de múl­ti­ples ca­pas que co­mien­za con los pro­duc­to­res, des­pués ne­ce­si­ta de co­mer­cian­tes, ex­por­ta­do­res, dis­tri­bui­do­res y mi­no­ris­tas, que atra­vie­san di­ver­sas lo­ca­li­za­cio­nes an­tes de lle­gar a las ma­nos del con­su­mi­dor fi­nal. “Las au­di­to­rías so­cia­les son la he­rra­mien­ta que se usa pa­ra con­tro­lar a los pro­vee­do­res”, aña­de el ex­per­to.

QILAI SHEN / BLOOMBERG

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.