Lec­cio­nes bri­tá­ni­cas

La Vanguardia - Dinero - - SECTORES -

Ha­ce más de 75 años, el go­bierno in­glés lle­gó a ma­nos de un po­lí­ti­co que, en su pri­me­ra in­ter­ven­ción pú­bli­ca, afir­mó que a no ser que las is­las pu­die­ran se­pa­rar­se de las ro­cas que las sos­te­nían y na­ve­gar 3.000 mi­llas ha­cia el Oes­te, su des­tino es­ta­ría in­di­so­lu­ble­men­te li­ga­do al de Eu­ro­pa. En­ton­ces, el ejér­ci­to ale­mán ocu­pa­ba Po­lo­nia, Austria, Che­cos­lo­va­quia, Ho­lan­da y Bél­gi­ca. Francia es­ta­ba al bor­de del co­lap­so; los dos re­gí­me­nes fas­cis­tas del Sur de Eu­ro­pa ha­cían cuen­tas so­bre los des­po­jos de las de­mo­cra­cias; la Unión So­vié­ti­ca se am­pa­ra­ba en un pac­to de no agre­sión y Es­ta­dos Uni­dos ha­cían ga­la de in­di­fe­ren­cia.

Dos­cien­tos cin­cuen­ta mil sol­da­dos se re­ti­ra­ban ha­cia el Ca­nal, en el más com­ple­to des­or­den. En Londres, Lord Ha­li­fax, aris­tó­cra­ta per­sua­si­vo, pru­den­te y, qui­zás, el po­lí­ti­co más res­pe­ta­do, va­lo­ra­ba se­ria­men­te la opor­tu­ni­dad de ne­go­ciar una paz ho­no­ra­ble. No re­sul­ta fá­cil apreciar, hoy, la tras­cen­den­cia y la di­fi­cul­tad de ese mo­men­to, por­que la his­to­ria tien­de a bo­rrar hue­llas y de­jar el tra­zo grue­so.

Lo más sen­ci­llo es con­cen­trar nues­tra aten­ción y sub­ra­yar el mé­ri­to de una so­la per­so­na, en es­te ca­so, en el pa­sio­nal y exu­be­ran­te des­cen­dien­te del Du­que de Marl­bo­rough. En el po­lí­ti­co que mi­ra­ba de reojo la his­to­ria bus­can­do las lec­cio­nes que en­ce­rra­ba. Y, cier­ta­men­te, fue ese po­lí­ti­co, por otro la­do tan im­pla­ca­ble con las su­fra­gis­tas co­mo sar­cás­ti­co con Gand­hi, el que aco­me­tió la em­pre­sa de de­fen­der Eu­ro­pa con to­da la de­ter­mi­na­ción y has­ta sus úl­ti­mas con­se­cuen­cias.

Sin em­bar­go, y es­to es lo que a ve­ces se des­di­bu­ja, le­jos de es­tar so­lo, fue­ron más de mil, las em­bar­ca­cio­nes de to­da cla­se que cru­za­ron el ca­nal pa­ra res­ca­tar a la to­ta­li­dad de la fuer­za ex­pe­di­cio­na­ria in­gle­sa. Fue la de­ter­mi­na­ción de la de­mo­cra­cia más an­ti­gua del mun­do la que con­tu­vo la ma­rea que ha­bría des­trui­do Eu­ro­pa.

Una ver­sión re­cien­te de esa mis­ma de­mo­cra­cia pa­re­ce in­di­car que las is­las se des­en­ca­de­nan de las ro­cas y que co­mien­zan a na­ve­gar. No son bue­nos tiem­pos pa­ra Eu­ro­pa que pier­de, con esa de­ci­sión, par­te de la con­sis­ten­cia de la que se nu­tre cual­quier pro­yec­to am­bi­cio­so. Sin du­da, ha­brá que tra­ba­jar con ahín­co y con ima­gi­na­ción pa­ra dar nue­vo alien­to al pro­yec­to eu­ro­peo, y en ese pro­ce­so ha­brá que ig­no­rar a los pu­si­lá­ni­mes.

Con­ser­ve­mos vi­va de aquel mo­men­to la de­ter­mi­na­ción con la que mu­chos ac­tua­ron. Y de és­te, co­lo­que­mos la po­lí­ti­ca en el te­rreno de los pro­ble­mas; ad­mi­tien­do sin am­ba­ges los di­le­mas y la com­ple­ji­dad que com­por­ta Eu­ro­pa. Qui­zás en­ton­ces, hu­yen­do del po­pu­lis­mo y de la am­bi­ción per­so­nal, si­tua­re­mos a los ciu­da­da­nos fren­te a un fu­tu­ro con el que pue­dan com­pro­me­ter­se. Es la ho­ra de la con­vic­ción y, pro­ba­ble­men­te, de un cier­to sa­cri­fi­cio. Hoy, tam­bién lo me­re­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.