Agi­li­dad en la con­duc­ción

La Vanguardia - Dinero - - EL COCHE DE -

Tommy Ro­bre­do ha si­do uno de los me­jo­res te­nis­tas es­pa­ño­les del pa­no­ra­ma na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal. Tan­to es así que ha lle­ga­do a ocu­par la quin­ta po­si­ción del top 10 mun­dial, aun­que las le­sio­nes que ha su­fri­do en los úl­ti­mos tiem­pos lo han man­te­ni­do muy ale­ja­do de los pri­me­ros pues­tos de la ATP. “Si pu­die­ra ju­gar una tem­po­ra­da en­te­ra es­ta­ría en­tre los 25 me­jo­res”, ase­gu­ra el de­por­tis­ta ge­run­den­se, que, a sus 34 años, to­da­vía no pien­sa en col­gar la ra­que­ta.

Sin du­da, los pro­ble­mas de sa­lud que le han li­mi­ta­do en la pis­ta son los epi­so­dios más amar­gos que ha vi­vi­do a ni­vel pro­fe­sio­nal, pe­ro cuan­do mi­ra por el re­tro­vi­sor de su tra­yec­to­ria de­por­ti­va tam­bién ob­ser­va otros mo­men­tos mu­cho más dul­ces, co­mo su vic­to­ria en el Mas­ter Se­ries de Ham­bur­go o la que ob­tu­vo en el Tor- neo Conde de Go­dó. Tommy, cu­yo nom­bre no es un de­ri­va­do de To­más sino un gui­ño a la can­ción ho­mó­ni­ma del gru­po in­glés The Who que les en­can­ta­ba a sus pro­ge­ni­to­res en los años ochen­ta, jue­ga al tenis des­de muy pe­que­ño. Su ma­dre, Do­lors, le acom­pa­ña­ba a los tor­neos. Iban en co­che tra­gan­do mi­llas: “Me acuer­do un ve­rano en el que re­co­rri­mos bas­tan­tes mi­les de ki­ló­me­tros a bor­do de nues­tro que­ri­do cua­tro la­tas ro­jo. Ha­cía tan­to ca­lor que, por el efec­to lu­pa, se me fun­dió la ra­que­ta que lle­va­ba en la par­te pos­te­rior”.

Ob­via­men­te, el Re­nault 4 ca­re­cía de ai­re acon­di­cio­na­do, ele­va­lu­nas eléc­tri­cos, con­trol de es­ta­bi­li­dad, air­bags y to­da la do­ta­ción en ma­te­ria de se­gu­ri­dad, con­fort y co­nec­ti­vi­dad que equi­pan los au­to­mó­vi­les modernos, co­mo el po­ten­te Peu­geot 308 GTi que Ro­bre­do con­du­ce en la ac­tua­li­dad. Cuan­do no es­tá de via­je por sus com­pro­mi­sos deportivos, lo lle­va a dia­rio pa­ra ir a en­tre­nar al Cen­tro de Al­to Ren­di­mien­to (CAR) de Sant Cu­gat, lo­ca­li­dad bar­ce­lo­ne­sa en la que re­si­de. Asi­mis­mo, lo uti­li­za pa­ra ir los fi­nes de se­ma­na a Olot (Gi­ro­na), don­de apro­ve­cha pa­ra es­tar con los su­yos y ha­cer al­gu­na ru­ta por la mon­ta­ña con su quad.

Al vo­lan­te es pru­den­te y tran­qui­lo, aun­que le gus­ta rea­li­zar una con­duc­ción ágil. “Me en­can­ta­ría que en Es­pa­ña tu­vié­ra­mos los lí­mi­tes de ve­lo­ci­dad co­mo en Ale­ma­nia y pu­dié­ra­mos co­rrer más en au­to­pis­ta”, ad­mi­te el te­nis­ta, quien de­fien­de la in­clu­sión de cur­sos específicos de con­duc­ción se­gu­ra en las for­ma­cio­nes prác­ti­cas de au­to­es­cue­la: “Se­ría de gran uti­li­dad en­se­ñar en un cir­cui­to a con­tro­lar el co­che en ca­so de aqua­pla­ning, mos­trar la im­por­tan­cia de fre­nar a tiem­po o có­mo ac­tuar en otras si­tua­cio­nes de ries­go”.

Tommy­se sa­có el car­net en só­lo quin­ce días por obli­ga­ción de su ma­dre. Te­nía 18 años y jus­to ha­bía aca­ba­do la tem­po­ra­da de competición. Él que­ría des­can­sar, pe­ro Do­lors le co­men­tó que ya lo ha­ría cuan­do ob­tu­vie­ra la li­cen­cia. “En una se­ma­na apro­bé la teó­ri­ca y, tras ha­cer un in­ten­si­vo de prác­ti­cas, su­pe­ré la par­te de con­duc­ción tam­bién a la pri­me­ra”, re­cuer­da el de­por­tis­ta, cu­yo pri­mer au­to­mó­vil fue un Re­nault Clio de la fa­mi­lia. Pa­ra po­der que­dár­se­lo tu­vo que lle­var a ca­bo una ar­dua ne­go­cia­ción con sus pa­dres que al fi­nal tu­vo el fi­nal desea­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.