La S 1000 XR es una trail as­fál­ti­ca de gran­des pres­ta­cio­nes y, sin du­da, con una ima­gen po­de­ro­sa

La Vanguardia - Dinero - - MOTOS -

Ese­vi­den­te que­po­co­tie­ne que­ver con el bu­que insignia de la mar­ca bá­va­ra en cuán­to a mo­de­los de dos rue­das se re­fie­re. Pe­ro es que BMW­tam­po­co pre­ten­día es­to. Lo que ofre­ce la S 1000 XR es, so­bre una ba­se trail, la tec­no­lo­gía más avan­za­da en sus en­tra­ñas con una fa­ci­li­dad de con­duc­ción ex­cep­cio­nal, la potencia y do­si­fi­ca­ción de un pro­pul­sor con una pe­ga­da bes­tial, una par­te ci­clo efi­cien­te y adap­ta­ble y, có­mono, unas pres­ta­cio­nes glo­ba­les ex­cep­cio­na­les.

Nos subimos a su es­tre­cho pe­ro am­plio lo­mo con la vis­ta cen­tra­da en su es­té­ti­ca icó­ni­ca y fu­tu­ris­ta y su agra­da­ble y vis­to­so pa­nel de in- for­ma­ción (re­ple­to de ella), el cuál se nos an­to­ja bas­tan­te fa­mi­liar. El cuer­po se co­lo­ca a la per­fec­ción y las es­tri­be­ras es­tán en una zo­na muy co­rrec­ta para no te­ner las pier­nas fle­xio­na­das de for­ma in­có­mo­da. In­clu­so los man­dos tie­nen un tac­to dul­ce y sua­ve, con lo que se nos am­plía la sen­sa­ción de ama­bi­li­dad de to­do el con­jun­to. In­clu­so su pro­tec­ción ae­ro­di­ná­mi­ca es de no­ta (con pan­ta­lla de­lan­te­ra re­gu­la­ble de for­ma ma­nual), e ideal para adap­tar­la a nues­tro mo­do de con­duc­ción o la vía por la que cir­cu­la­mos.

En unos po­cos ki­ló­me­tros es­ta Ad­ven­tu­re Sport nos re­ve­la una ex­ce­len­te ma­nio­bra­bi­li­dad y ra­pi-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.