La ne­ce­sa­ria in­te­gra­ción de da­tos de las em­pre­sas

La in­for­ma­ción se ha mul­ti­pli­ca­do, la cues­tión es sa­ber sa­car­le pro­ve­cho, ad­vier­te Emi­lio Val­dés, de In­for­ma­ti­ca

La Vanguardia - Dinero - - DIGITAL - Nor­ber­to Ga­lle­go

Con un nom­bre así, In­for­ma­ti­ca (sin til­de) es­ta em­pre­sa ca­li­for­nia­na fun­da­da en 1993 pu­do ha­ber dis­fru­ta­do de una mar­ca po­ten­te, pe­ro ocu­rre que lo que lla­ma­mos in­for­má­ti­ca (con til­de) ha pa­sa­do a nom­brar­se co­mo tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción o sim­ple­men­te TI. Es­to ha he­cho que In­for­ma­ti­ca (la em­pre­sa) no ten­ga hoy la no­to­rie­dad que bus­ca­ban sus fun­da­do­res al bau­ti­zar­la. Dis­cre­pa cor­tés­men­te Emi­lio Val­dés: “So­mos bien co­no­ci­dos por los CIO [ chief in­for­ma­tion of­fi­cer, fi­gu­ra an­tes co­no­ci­da co­mo di­rec­tor de in­for­má­ti­ca] de cual­quier gran em­pre­sa es­pa­ño­la”.

Val­dés –vi­ce­pre­si­den­te de In­for­ma­ti­ca pa­ra el sur de la re­gión Emea (Eu­ro­pa, Orien­te Me­dio y Áfri­ca), an­tes di­rec­tor de la fi­lial ibé­ri­ca– agra­de­ce la ob­ser­va­ción, que le lle­va a des­ple­gar la te­sis prin­ci­pal: “So­mos una com­pa­ñía es­pe­cia­li­za­da en la in­te­gra­ción y la ca­li­dad de los da­tos, en una épo­ca en la que los da­tos son ab­so­lu­ta­men­te re­le­van­tes pa­ra las em­pre­sas”.

En agos­to del 2015, los ac­cio­nis­tas de In­for­ma­ti­ca apro­ba­ron de­jar de co­ti­zar en bol­sa pa­ra que la em­pre­sa fue­ra con­tro­la­da por dos fon­dos de in­ver­sión, con una apor­ta­ción mi­no­ri­ta­ria pe­ro pre­cio­sa de Mi­cro­soft y Sa­les­for­ce. Es una cir­cuns­tan­cia ha­bi­tual en las em­pre­sas me­dia­nas de soft­wa­re, que así es­ca­pan de la cons­tan­te pre­sión bur­sá­ti­les y pue­den re­plan­tear sus es­tra­te­gias si­guien­do las ten­den­cias del mer­ca­do de las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción. En los úl­ti­mos dos años, ha si­do el ca­so de al me­nos una de­ce­na de com­pa­ñías, al pa­re­cer con bue­nos re­sul­ta­dos.

El ne­go­cio de In­for­ma­ti­ca ha cre­ci­do en es­te pe­río­do, ex­pli­ca Val­dés. “Nos ha per­mi­ti­do res­pi­rar y en­ca­rar los cam­bios que exi­ge la ebu­lli­ción del mer­ca­do. Hoy nin­gu­na em­pre­sa de soft­wa­re po­dría es­ca­par al in­flu­jo del cloud com­pu­ting y el big da­ta [...]”. Otro fac­tor se ma­ni­fies­ta en el seno de sus clien­tes: el CIO es­tá per­dien­do po­der, se con­vier­te en fa­ci­li­ta­dor de re­cur­sos tec­no­ló­gi­cos pa­ra las dis­tin­tas lí­neas de ne­go­cio.

“Los de­par­ta­men­tos de mar­ke­ting o fi­nan­cie­ros, par­ti­cu­lar­men­te, han de to­mar de­ci­sio­nes con una agi­li­dad y pres­te­za que con fre­cuen­cia no ob­te­nían de la es­truc­tu­ra clá­si­ca de tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción [...] Las he­rra­mien­tas de soft­wa­re más exi­to­sas son aque­llas que do­tan a esos usua­rios de au­to­no­mía en la ges­tión y aná­li­sis de los da­tos so­bre la clien­te­la y el ne­go­cio. Nues­tro pa­pel es ase­gu­rar que los da­tos a los que tie­nen ac­ce­so los de­par­ta­men­tos son se­gu­ros, que ver­da­de­ra­men­te son re­le­van­tes, se pue­den ma­ne­jar en tiem­po real y es­tán de­bi­da­men­te co­nec­ta­dos”.

¿Quién es el clien­te de In­for­má­ti­ca? El CIO. “Ha si­do nues­tro ami­go du­ran­te 22 años, nues­tro alia­do den­tro de las em­pre­sas, quien me­jor co­no­ce el va­lor de los da­tos co­mo un ac­ti­vo, no só­lo por su uti­li­dad co­yun­tu­ral”. Pe­ro –apos­ti­lla– esos CIO han vis­to pro­li­fe­rar se­tas de in­for­ma­ción que no con­tro­lan, y les preo­cu­pa que se in­te­gren del mo­do ade­cua­do: “Es ine­vi­ta­ble, es­tá pa­san­do; por eso el CIO ne­ce­si­ta he­rra­mien­tas pa­ra ase­gu- rar que el uso dia­rio (y ur­gen­te) de los da­tos no com­pro­me­ta la se­gu­ri­dad y la pro­pie­dad in­te­lec­tual de la com­pa­ñía. So­bre to­do, que sean con­sis­ten­tes con el res­to de los que ar­ti­cu­lan la vi­da de es­ta”.

A la vez, la compu­tación en la nu­be cre­ce cin­co ve­ces más rá­pi­do que los pro­ce­sos en cen­tros de da­tos cor­po­ra­ti­vos. “Pa­ra nues­tra pro­pues­ta de va­lor es in­di­fe­ren­te que los da­tos re­si­dan en un sis­te­ma in­terno o en la cloud, que sean es­truc­tu­ra­dos o no es­truc­tu­ra­dos, de qué mar­ca sean las ba­ses de da­tos o los apli­ca­ti­vos”.

La char­la de­pa­ra ejem­plos. “Mu­chos clien­tes han com­pra­do en el pa­sa­do pro­duc­tos de In­for­má­ti­ca por­que les per­mi­tían en­cap­su­lar la ló­gi­ca de su ne­go­cio y ha­cer que fue­ra in­de­pen­dien­te de la tec­no­lo­gía que la so­por­ta­ba: po­dían de­cir ‘tra­ba­jo con X y me lle­vo los da­tos a Y’, pa­ra lo que bas­ta­ba des­co­nec­tar y co­nec­tar [...] su nue­vo pro­ble­ma es que tie­nen di­ver­sas op­cio­nes en cloud, y es­te es nues­tro ben­di­to pro­ble­ma: po­de­mos in­te­grar sus da­tos con Sa­les­for­ce, con Azu­re (Mi­cro­soft), con Ne­tSui­te, con Ama­zon”.

En es­te pun­to in­ter­vie­ne Fran­cis­co Al­ba­rés, di­rec­tor de la In­for­ma­ti­ca Ibe­ria, pa­ra co­men­tar: “En Es­pa­ña es­ta­mos vien­do mu­cha in­ver­sión en de­ter­mi­na­dos sec­to­res, lo que no quie­re de­cir que otros no in­vier­tan. Pe­ro yo des­ta­ca­ría las com­pa­ñías de se­gu­ros, que es­tán dan­do un vuel­co a sus tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción pa­ra te­ner una vi­sión 360 gra­dos de sus clien­tes y por razones re­gu­la­to­rias. En ge­ne­ral, los sec­to­res re­gu­la­dos –ban­ca, te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, eléc­tri­cas– in­vier­ten pa­ra in­te­grar un vas­to cau­dal de in­for­ma­ción y pro­por­cio­nar el dato que el re­gu­la­dor les pi­de; por lo co­mún no pro­ce­de de una mis­ma fuen­te, ni de un so­lo país, o sue­le re­si­dir en sis­te­mas dis­pa­res”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.