Mal­di­ta dis­trac­ción

La Vanguardia - Dinero - - MOTOR - Pere Prat

Vi­vi­mos en un mun­do car­ga­do de con­tra­dic­cio­nes que tie­nen di­fí­cil so­lu­ción. En el uni­ver­so del mo­tor que ca­rac­te­ri­za es­ta co­lum­na, asis­ti­mos du­ran­te los úl­ti­mos años a una in­cohe­ren­cia to­tal en un tema tan im­por­tan­te co­mo la se­gu­ri­dad vial. Por una par­te, es­tá de­mos­tra­do que las dis­trac­cio­nes de los con­duc­to­res ocu­pan un lu­gar des­ta­ca­do co­mo cau­san­tes de ac­ci­den­tes. Por otro la­do, exis­te una per­ver­sa ten­den­cia a car­gar ca­da día mas los co­ches con ele­men­tos que fo­men­tan el des­pis­te.

La in­men­sa ma­yo­ría de có­di­gos de cir­cu­la­ción con­tem­plan la fi­gu­ra de la dis­trac­ción mien­tras se es­tá con­du­cien­do co­mo un ele­men­to que pue­de aca­rrear una san­ción eco­nó­mi­ca si el agen­te de trá­fi­co co­rres­pon­dien­te con­si­de­ra que con­lle­va ries­go de ac­ci­den­te. Exis­ten ca­sos de con­duc­to­res que han si­do mul­ta­dos en Es­pa­ña por es­tar co­mien­do una man­za­na mien­tras se apro­ve­cha­ba la luz ro­ja de un se­má­fo­ro, mien­tras que en Fran­cia se han san­cio­na­do con acer­ta­do cri­te­rio a con­duc­to­res que fu­ma­ban en la ca­rre­te­ra.

Pe­ro el tema de hoy va más allá de con­duc­tas mi­no­ri­ta­rias que aca­rrean pe­li­gro. Se tra­ta de de­ba­tir si re­sul­ta con­ve­nien­te o inopor­tuno que los au­to­mó­vi­les equi­pen ca­da día más sis­te­mas de en­tre­te­ni­mien­to que pue­den ser cau­sa de dis­trac­ción. Con­tar con una le­gis­la­ción que per­mi­ta man­te­ner con­ver­sa­cio­nes te­le­fó­ni­cas me­dian­te sis­te­mas ma­nos li­bres no es un ar­gu­men­to vá­li­do cuan­do se ana­li­za la se­gu­ri­dad, pues­to que aten­der una lla­ma­da com­por­ta un ni­vel de eva­sión que pue­de ser le­tal an­te si­tua­cio­nes com­pro­me­ti­das en ru­ta.

Men­ción es­pe­cial me­re­cen los sis­te­mas de co­nec­ti­vi­dad que in­va­den el ha­bi­tácu­lo de los co­ches, que clo­nan las apli­ca­cio­nes te­le­fó­ni­cas en las pan­ta­llas de ins­tru­men­ta­ción. Con­du­cir re­quie­re la má­xi­ma aten­ción, y por tan­to, te­ner la men­te des­pe­ja­da de agen­tes de dis­trac­ción. La mi­ra­da no de­be­ría apar­tar­se de la ca­rre­te­ra ni por un ins­tan­te, mien­tras que las ma­nos ten­drían que sol­tar el vo­lan­te úni­ca­men­te pa­ra cam­biar de ve­lo­ci­dad. Ave­ces se­ría ne­ce­sa­rio po­ner freno al pro­gre­so pa­ra evo­lu­cio­nar por la sen­da co­rrec­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.