Es­ce­na­rios post-‘Bre­xit’

Ni eu­ró­fi­la ni eu­ro­es­cép­ti­ca, The­re­sa May pue­de bus­car una sa­li­da de la UE ga­to­par­dia­na, exac­ta­men­te igual que si per­ma­ne­cie­ra. Pe­ro si se op­ta por un ‘Bre­xit’ ra­di­cal y fun­cio­na, el efec­to con­ta­gio en la eu­ro­zo­na se­ría di­fí­cil de pa­rar

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Andy Ro­bin­son Londres

The­re­sa May apo­yó la cam­pa­ña pro UEy su nue­vo chan­ce­llor, Phi­lip Ham­mond, ha ad­ver­ti­do del pe­li­gro del Bre­xit pa­ra la eco­no­mía­bri­tá­ni­ca. Po­re­so, se­gún­la na­rra­ti­va con­sen­sua­da, la nue­va pri­me­ra mi­nis­tra bri­tá­ni­ca bus­ca­rá una­rre­glo que­per­mi­tael ac­ce­so al mer­ca­do úni­co –qui­zás la for­mu­la no­rue­ga– y tra­ta­rá de lo­grar al­gu­na con­ce­sión, aun­que sea sim­bó­li­ca, so­bre el mo­vi­mien­to li­bre de mano de obra. Sa­be que tie­ne que ir re­ba­jan­do ex­pec­ta­ti­vas pa­ra los vo­tan­tes del Bre­xit. “La op­ción no­rue­ga les pue­de ser­vir a los par­ti­da­rios de per­ma­ne­cer en la UE, por­que nos de­ja­ría exac­ta­men­te don­de es­tá­ba­mos”, di­jo Ro­ger Bootle, au­tor de The trou­ble with Eu­ro­pa, que apo­ya el Bre­xit.

Pa­ra lo­grar el Bre­xit ga­to­par­diano que de­je to­do más o me­nos igual, una rá­pi­da re­ce­sión bri­tá­ni­ca pue­de re­sul­tar útil. Des­ta­ca­dos em­pre­sa­rios bri­tá­ni­cos que ocu­pan pues­tos pri­vi­le­gia­dos en los lob­bies en Bru­se­las, co­mo Ri­chard Bran­son de Vir­gin, ya han fa­ci­li­ta­do un­de­te­rio­ro eco­nó­mi­co al sus­pen­der pla­nes de in­ver­sión na­da más co­no­cer el re­sul­ta­do. “Si te­ne­mos una re­ce­sión du­rí­si­ma en los pró­xi­mos seis me­ses la pro­ba­bi­li­dad del Bre­xit irá ba­jan­do.”, di­jo el so­cio de un fon­do de in­ver­sión en Edim­bur­go que no qui­so pu­bli­car su nom­bre. “La re­ce­sión pro­ba­ble­men­te em­pe­zó el día des­pués del re­fe­rén­dum”, aña­dió.

Pe­ro, la ca­pa­ci­dad de las eli­tes pa­ra lo­grar lo que quie­ran ya no es lo que era ni en el Reino Uni­do ni en­la UE. Otro es­ce­na­rio es po­si­ble tal y co­mo se pue­de com­pro­bar en la en­tre­vis­ta en Di­ne­ro con Ge­rard Lyons, el prin­ci­pal ase­sor eco­nó­mi­co de Bo­ris John­son, el nue­vo mi­nis­tro de asun­tos ex­te­rio­res.

Lyons, al igual que Bootle, de­fien­de una ne­go­cia­ción mu­cho más du­ra que no des­car­te la sa­li­da bri­tá­ni­ca del mer­ca­do úni­co. “Creo que de­be­ría­mos ser ra­di­ca­les; plan­tear una po­lí­ti­ca de co­mer­cio li­bre uni­la­te­ral que es per­fec­ta­men­te fac­ti­ble”, di­jo Bootle. El nue­vo mi­nis­tro res­pon­sa­ble de ges­tio­nar el Bre­xit, el eu­ro­es­cép­ti­co, Da­vid Da­vis, de­fien­de la mis­ma po­si­ción y ha pro­pues­to in­ten­tar pac­tar gran­des acuer­dos co­mer­cia­les al mar­gen de la UE an­tes de ini­ciar el pro­ce­so de ne­go­cia­ción con los eu­ro­peos.

Pe­se a la alar­ma ge­ne­ral, Lyons y Bootle con­si­de­ran po­si­ti­va la de­pre­ca­ción de la libra (el 11% des­de el re­fe­rén­dum) y la caí­da de los ti­pos de in­te­rés pro­vo­ca­da por el Bre­xit. El go­ber­na­dor del ban­co de In­gla­te­rra, Mark Car­ney, ci­tó a Ten­nes­se Wi­lliams ( Un tran­vía lla­ma­do de­seo) pa­ra ad­ver­tir so­bre la de­pen­den­cia del Reino Uni­do de “la ama­bi­li­dad de los fo­ras­te­ros” pa­ra fi­nan­ciar su dé­fi­cit por cuen­ta co­rrien­te del 7% del PIB,. Pe­ro Lyons y Bootle res­pon­den que la libra ba­ra­ta es exac­ta­men­te lo que ha­ce fal­ta pa­ra ba­jar es­te dé­fi­cit.

Por otra par­te, la re­ce­sión bri­tá­ni­ca y una libra su­per­com­pe­ti­ti­va po­dría agravar una se­rie de pro­ble­mas fi­nan­cie­ros en la zo­na eu­ro, des­de el ele­va­do vo­lu­men de cré­di­tos mo­ro­sos en el sis­te­ma ban­ca­rio ita­liano has­ta la sus­cep­ti­bi­li­dad de las ase­gu­ra­do­ras de vi­da ale­ma­nes an­te la po­lí­ti­ca de ti­pos ne­ga­ti­vos de Ma­rio Drag­hi. Si­gue el pro­ble­ma de ele­va­do vo­lu­men de deu­da en paí­ses de ba­jo cre­ci­mien­to.

Enes­tos mo­men­tos, el con­sen­so es que “el im­pac­to de Bre­xit se­rá li­mi­ta­do”, se­gún un nue­vo in­for­me de Moody’s. So­lo el 7% de las ex­por­ta­cio­nes van al Reino Uni­do fren­te al 48% de las ex­por­ta­cio­nes bri­tá­ni­cas que se des­ti­na a la UE. Las ex­cep­cio­nes son Ir­lan­da (vul­ne­ra­ble al con­ta­gio fi­nan­cie­ro del shock bri­tá­ni­co), Bél­gi­ca (el 7,7% de las ex­por­ta­cio­nes bel­gas cru­zan el ca­nal de la man­cha) o Es­pa­ña por la im­por­tan­cia del tu­ris­mo bri­tá­ni­co (uno de ca­da tres tu­ris­tas en Es­pa­ña es bri­tá­ni­co).

Sin em­bar­go, el con­ta­gio po­lí­ti­co es más di­fí­cil de pre­ver. Los ni­ve­les de in­sa­tis­fac­ción con la UE son más al­tos en Fran­cia y Gre­cia quee­nel Reino Uni­do. Lo­peor­pa­ra la UE pue­de que no sea la re­ce­sión bri­tá­ni­ca sino lo que po­dría ve­nir des­pués, en ca­so de que el Bre­xit fue­ra muy ra­di­cal. “Si el Reino Uni­do pros­pe­ra­se fue­ra del mer­ca­do úni­co, creo que se­ría el prin­ci­pio del fin pa­ra la UE”, di­ce Bootle.

Pa­ra que el ‘Bre­xit’ aca­be sien­do ga­to­par­diano, una re­ce­sión bri­tá­ni­ca pue­de ser muy útil Una libra muy com­pe­ti­ti­va po­dría agravar una se­rie de pro­ble­mas fi­nan­cie­ros en la zo­na eu­ro En es­tos mo­men­tos, el con­sen­so es que el im­pac­to de la sa­li­da se­rá li­mi­ta­do, se­gún Moody’s

CH­RIS­TOP­HER FUR­LONG / GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.