La vi­da per­so­nal se re­sien­te

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO -

La vi­da fa­mi­liar se ve afec­ta­da es­pe­cial­men­te en es­te es­ce­na­rio. Por eso di­rec­ti­vos, pro­fe­sio­na­les y téc­ni­cos son los más pro­pen­sos a sen­tir­se des­bor­da­dos en el ho­gar, ya que las exi­gen­cias de un en­torno las aca­ba pa­gan­do el otro. El apren­di­za­je es un ar­ma de do­ble fi­lo, por­que si bien pue­de su­po­ner una me­jo­ra a me­dio pla­zo en las con­di­cio­nes la­bo­ra­les, en for­ma de me­jor sa­la­rio o de un pues­to de más pres­ti­gio, tam­bién pue­de re­pre­sen­tar, ase­gu­ran los in­ves­ti­ga­do­res, el equi­va­len­te pos­t­in­dus­trial de las de­man­das fí­si­cas de la era fa­bril. Tam­po­co los pro­gra­mas fa­vo­ra­bles a la fa­mi­lia co­mo el per­mi­so pa­ren­tal o el ho­ra­rio fle­xi­ble son la so­lu­ción, sim­ple­men­te por­que no se pue­de de­jar de pen­sar en los pro­ble­mas por­que se ten­ga una tar­de li­bre o se en­tre más tar­de en el tra­ba­jo pa­ra aten­der a las de­man­das de la fa­mi­lia. De mo­do que cuan­to más es­té li­ga­do el tra­ba­jo al co­no­ci­mien­to, más se ve­rá re­sen­ti­da la fa­mi­lia. Es la mal­di­ción de los bue­nos em­pleos.

Una ma­dre tra­ba­ja jun­to a su be­bé

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.