Las em­pre­sas pe­que­ñas tie­nen que pen­sar en gran­de pa­ra so­bre­vi­vir

Las py­mes de­ben uti­li­zar las nue­vas tec­no­lo­gías y co­la­bo­rar con las ‘star­tup’ pa­ra ser más efi­cien­tes sin aban­do­nar su ac­ti­vi­dad tra­di­cio­nal

La Vanguardia - Dinero - - FOROS - Ma­riano Guin­dal

“Las pe­que­ñas em­pre­sas lo es­tán pa­san­do mal y en los pró­xi­mos años lo pa­sa­rán peor”. Es­te diag­nós­ti­co rea­li­za­do por Oscar Pie­rre, co­fun­da­dor y CEO de Glo­vo, re­su­me el mar­co en el que se desa­rro­lló el fo­ro pa­tro­ci­na­do por Ban­kia con la co­la­bo­ra­ción de La Vanguardia, “Có­mo ha­cer de tu py­me una em­pre­sa efi­cien­te”. Las ame­na­zas son im­por­tan­tes, da­do que no só­lo tie­nen que com­pe­tir con las gran­des su­per­fi­cies, sino tam­bién con las nue­vas em­pre­sas que han sur­gi­do al ca­lor de las nue­vas apli­ca­cio­nes de in­ter­net de­no­mi­na­das start-up.

Sin em­bar­go, to­da ame­na­za su­po­ne tam­bién una nue­va opor­tu­ni­dad. Así lo ex­pli­có Ra­món Trias, so­cio fun­da­dor y pre­si­den­te-di­rec­tor ge­ne­ral deAIS (Apli­ca­cio­nes de In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial), quien ex­pli­có que es pre­ci­sa­men­te cuan­do se rom­pe el sta­tu quo cuan­do apa­re­cen las opor­tu­ni­da­des. Pa­ra ello, el con­se­jo más ati­na­do es el que dio Jo­sep Grau, pre­si­den­te y CEO de Do­xa In­no­va&Smart Con­sul­ting: “Las em­pre­sas pe­que­ñas tie­nen que pen­sar en gran­de pa­ra po­der so­bre­vi­vir a la nue­va re­vo­lu­ción di­gi­tal que ya es­tá en mar­cha y que es irre­ver­si­ble”.

Co­mo sen­ten­ció Car­los Blan­co, fun­da­dor de Co­nec­tor, Nu­clio VBy En­co­men­da VC, “cuan­do no pue­des ven­cer a un enemi­go alía­te a él”. A las py­mes no les que­da más re­me­dio que uti­li­zar las nue­vas tec­no­lo­gías y co­la­bo­rar con las

start-up pa­ra ha­cer em­pre­sas más efi­cien­tes sin aban­do­nar su ac­ti­vi­dad tra­di­cio­nal. El ne­go­cio si­gue es­tan­do don­de siem­pre, en la úl­ti­ma mi­lla, en el co­mer­cio de cer­ca­nías, pe­ro aho­ra es ne­ce­sa­rio bus­car alia­dos y apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des que pre­sen­ta la economía co­la­bo­ra­ti­va con la ayu­da de las in­no­va­cio­nes que se es­tán pro­du­cien­do con las apli­ca­cio­nes rea­li­za­das a tra­vés de in­ter­net (app)yqu ese pue­den apli­car des­de un or­de­na­dor o sim­ple­men­te des- de un mó­vil.

Oscar Pie­rre lo ex­pli­có grá­fi­ca­men­te: “Glo­vo es una pla­ta­for­ma pa­ra ha­cer re­ca­dos. Atra­vés de una app cual­quie­ra pue­de so­li­ci­tar un re­ca­do co­mo com­prar un car­ga­dor, un me­di­ca­men­to o sim­ple­men­te unas cer­ve­zas con unos bo­ca­di­llos de ca­la­ma­res. Los glo­vers o men­sa­je­ros, da­dos de al­ta co­mo au­tó­no­mos geo­lo­ca­li­za­dos en el ba­rrio, van en bi­ci o en mo­to y lle­van en me­nos de me­dia ho­ra el en­car­go rea­li­za­do a un pre­cio si­mi­lar al que se ven­de enel co­mer­cio de­re­fe­ren­cia”. Ga­nan to­dos. El co­mer­cio y la

start-up, gra­cias al acuer­do al­can­za­do con el co­mer­cio pa­ra que for­me par­te de su pla­ta­for­ma. El mar­gen sir­ve pa­ra pa­gar a los glo­vers y a la em­pre­sa que in­ter­me­dia. El co­mer­cio con­si­gue ven­der más sin ne­ce­si­dad de te­ner más de­pen­dien­tes: “Es co­mo si tu­vie­ra una

am­plia­ción de su te­rra­za sin ne­ce­si­dad de te­ner más ca­ma­re­ros, ga­na me­tros cua­dra­dos y mo­bi­lia­rio sin te­ner que fregar los pla­tos”. La ex­pe­rien­cia ha pues­to de ma­ni­fies­to que es más­fá­cil lle­gar a acuer­dos con los co­mer­cios de cer­ca­nía que con las gran­des cor­po­ra­cio­nes. Por lo que se abre una ven­ta­na de opor­tu­ni­dad pa­ra to­das las par­tes.

Los ejem­plos que ofre­ce la economía co­la­bo­ra­ti­va son muy nu­me­ro­sos y múl­ti­ples: des­de el trans­por­te ur­bano has­ta el al­qui­ler deha­bi­ta­cio­nes ovi­vien­das, pa­san­do por la res­tau­ra­ción.

Tal co­mo su­ce­dió con la re­vo­lu­ción prein­dus­trial, la apa­ri­ción de las má­qui­nas ini­cial­men­te se con­vir­tió en una ame­na­za, pe­ro con el tiem­po su uso se ge­ne­ra­li­zó en to­dos los ám­bi­tos de la economía. Es­te mis­mo pro­ce­so se es­tá pro­du­cien­do con la di­gi­ta­li­za­ción de la economía y el pro­nós­ti­co pa­re­ce ser exac­ta­men­te igual: quien no se­paa­dap­tar­se a las nue­vas for­mas de ha­cer ne­go­cio aca­ba­rá des­apa­re­cien­do.

Quien pa­re­ce te­ner­lo muy cla­ro es el di­rec­tor cor­po­ra­ti­vo te­rri­to­rial pa­ra Ca­ta­lun­ya de Ban­kia, Quim Sau­ri­na, quien afir­ma que del to­tal de sus clien­tes cer­ca de 150.000 son py­mes “y en la me­di­da en que co­la­bo­re­mos en ha­cer­las má­se­fi­ca­ces, se­rá me­jor pa­ra no­so­tros”. Por es­ta ra­zón, el sis­te­ma fi­nan­cie­ro no só­lo se li­mi­ta a dar cré­di­to, sino que se ha pues­to en ca­be­za del pro­ce­so de la di­gi­ta­li­za­ción por­que son cons­cien­tes de que es ahí don­de es­tá el fu­tu­ro del sec­tor fi­nan­cie­ro.

To­dos­los par­ti­ci­pan­tes enel fo­ro son cons­cien­tes de que se tra­ta de una eta­pa tan apa­sio­nan­te co­mo di­fí­cil yqu el as­co­sas nos on­de co­lor de ro­sa. Ra­món Trias, un hom­bre con enor­me ex­pe­rien­cia en el sec­tor fi­nan­cie­ro, ad­vier­te que en EE.UU. se es­ti­ma que las nue­vas tec­no­lo­gías han pues­to en pe­li­gro el 40% de los em­pleos y, en con­se­cuen­cia, les co­rres­pon­de a las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas pro­mo­ver un cam­bio que tie­ne una enor­me tras­cen­den­cia so­cial. “De­be­ría­mos re­fle­xio­nar con el pro­ce­so que es­ta­mos vi­vien­do por­que si no ha­ce­mos las co­sas bien co­mo so­cie­dad, Sa­turno aca­ba­rá co­mién­do­se a sus hi­jos”.

Trias ar­gu­men­ta que, en el fon­do, lo que se es­tá pro­du­cien­do es que el gran vo­lu­men de da­tos que se ge­ne­ra con las nue­vas apli­ca­cio­nes ya se pue­de pro­ce­sar co­mo in­for­ma­ción y la ges­tión de es­ta in­for­ma­ción ( big da­ta) se tra­du­ce en de­ci­sio­nes em­pre­sa­ria­les. Sue­jem­plo es pa­ra­dig­má­ti­co. Cuan­do em­pe­zó ha­ce 30 años los cré­di­tos los con­ce­dían los di­rec­to­res de­la ofi­ci- na ban­ca­ria en ba­se al co­no­ci­mien­to del clien­te o a su pro­pio ol­fa­to co­mer­cial. La es­tra­te­gia ha cam­bia­do y a tra­vés de al­go­rit­mos ma­te­má­ti­cos co­men­zó a im­po­ner­se un mo­de­lo que per­mi­te pres­tar el di­ne­ro en ba­se a ele­men­tos ob­je­ti­vos. “Es cier­to que con la gran cri­sis la ta­sa de mo­ro­si­dad se dis­pa­ró, pe­ro el mo­ti­vo no fue el mé­to­do sino el fac­tor hu­mano, da­do que el sec­tor fi­nan­cie­ro dio prio­ri­dad al mar­ke­ting ya la ex­pan­sión del ne­go­cio so­bre la pre­ven­ción y el con­trol del ries­go”.

Pa­ra Jo­sep Grau, el au­tén­ti­co pro­ble­ma es trans­for­mar las or­ga­ni­za­cio­nes. “Las py­mes tie­nen que de­jar de ser una bou­ti­que pa­ra con­ver­tir­se en una com­pa­ñía. Am­pliar mi­ras. No po­de­mos pen­sar co­mo py­mes, por­que gra­cia sa­la tec­no­lo­gía ya la in­ter­na­cio­na­li­za­ción, el mer­ca­do es ca­da vez más gran­de y las opor­tu­ni­da­des se mul­ti­pli­can. Es­te es el pa­pel que es­tá desa­rro­llan­do nues­tra com­pa­ñía: acom­pa­ñar a las py­mes en el pro­ce­so”.

Un buen ejem­plo so­bre la for­ma en que los ne­go­cios tra­di­cio­na­les pue­den trans­for­mar­se en opor­tu­ni­da­des de fu­tu­ro es lo que ha he­cho Álex Huer­tas, co­fun­da­dor de North­week, un­jo ven­de 23 años re­cién li­cen­cia do en mar­ke­ting, que jun­to a su so­cio Héc­tor Rey, es­tu­dian­te de economía, pre­vé ce­rrar el 2016 al­can­zan­do los ocho mi­llo­nes deeu­ros ven­dien­do ga­fas desol on­li­ne. “Las nue­vas tec­no­lo­gías es­tán cam­bian­do el mo­do en el que se con­su­men las ga­fas de sol. An­tes te com­pra­bas unas pa­ra to­da la vi­da, aho­ra tie­nes va­rias co­mo com­ple­men­to de mo­da, no só­lo pa­ra pro­te­ger­te del sol ”. El mo­de­lo de ne­go­cio es ofre­cer un mo­de­lo de len­te uni­ver­sal a gus­to del con­su­mi­dor pa­ra crear unas ga­fas de sol de ca­li­dad y a un pre­cio com­pe­ti­ti­vo, en torno a los 30 eu­ros. To­do ello dis­tri­bui­do on­li­ne y en sus más de 500 pun­tos de ven­ta. Con muy po­cos re­cur­sos y la ayu­da de la red, apues­tan por ha­cer com­pe­ten­cia a las gran­des mar­cas cu­yos pre­cios has­ta seis ve­ces su­pe­rio­res. El re­sul­ta­do es asom­bro­so. North­week es ca­so de es­tu­dio y se en­cuen­tra en pleno pro­ce­so de ex­pan­sión in­ter­na­cio­nal.

Pe­ro pro­ba­ble­men­te el au­tén­ti­co em­pre­sa­rio re­vo­lu­cio­na­rio es Car­los Blan­co, un au­tén­ti­co em­pren­de­dor que se ha arrui­na­do y se ha en­ri­que­ci­do en di­fe­ren­tes oca­sio­nes. Ha crea­do una trein­te­na de em­pre­sas y aho­ra, des­de Co­nec­tor Star­tup Ac­ce­le­ra­tor, se ha con­ver­ti­do en una au­tén­ti­ca ace­le­ra­do­ra de pro­yec­tos. Co­mo ex­pli­ca, cuan- do las nue­vas em­pre­sas es­tán bien ase­so­ra­das, sus po­si­bi­li­da­des de éxi­to son ma­yo­res que cuan­do só­lo exis­te vo­lun­ta­ris­mo. “Es un error que el co­mer­cio tra­di­cio­nal vea a las start-up co­mo enemi­gos, cuan­do en reali­dad son alia­dos. Ha­brá un mo­men­to en el que tra­ba­ja­rán jun­tos”.

Las gran­des cor­po­ra­cio­nes y tam­bién, por su­pues­to, la ban­ca, afir­ma el di­rec­tor cor­po­ra­ti­vo de Es­tra­te­gia e In­no­va­ción de Ban­kia, Ig­na­cio Cea, “te­ne­mos mu­chas co­sas bue­nas, co­mo la ro­bus­tez, la con­fian­za, la es­ca­la, et­cé­te­ra, pe­ro es evi­den­te que las start-up tie­nen otras, co­mo la agi­li­dad, sus ideas trans­gre­so­ras o su ma­yor cer­ca­nía. Creo que la com­bi­na­ción de las for­ta­le­zas de unos y de otros se pue­de tra­du­cir en nue­vos ser­vi­cios de va­lor pa­ra los clien­tes de am­bos. Por tan­to, co­la­bo­rar es to­tal­men­te ne­ce­sa­rio”.

Es más fá­cil lle­gar a acuer­dos con los co­mer­cios de cer­ca­nía que con los gran­des

FO­TOS: DA­VID AIROB

‘Start-up’ en Bar­ce­lo­na Jo­sep Grau y Car­los Blan­co coin­ci­den en que Bar­ce­lo­na ha cons­trui­do un au­tén­ti­co eco­sis­te­ma de ta­len­to, co­no­ci­mien­to TIC, uni­ver­si­da­des, vi­sión in­ter­na­cio­nal, ca­li­dad de

vi­da, et­cé­te­ra.

Un mo­men­to del diá­lo­go en­tre los po­nen­tes so­bre la apli­ca­ción de las nue­vas tec­no­lo­gías y la co­la­bo­ra­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.