No hay lí­mi­tes pa­ra Ra­quel

La Vanguardia - Dinero - - EL COCHE DE - So­nia Mo­reno

El 1 de agos­to de 2004 un ac­ci­den­te de trá­fi­co pu­so un pun­to de in­fle­xión en la vi­da de Ra­quel Aci­nas. Por aquel en­ton­ces te­nía 26 años y tra­ba­ja­ba de ar­qui­tec­ta téc­ni­ca. Ese día via­ja­ba en mo­to con su no­vio, Mi­quel, a la cos­ta can­tá­bri­ca y a la al­tu­ra de Rialp les em­bis­tió un to­do­te­rreno que cir­cu­la­ba en sen­ti­do con­tra­rio. De­bi­do a ese ac­ci­den­te per­dió la pier­na iz­quier­da por en­ci­ma de la ro­di­lla.

Es­te trau­má­ti­co su­ce­so, no obs­tan­te, “me sir­vió pa­ra cam­biar mis prio­ri­da­des vi­ta­les yva­lo­rar las co­sas que real­men­te son im­por­tan­tes”, ad­mi­te. Y no so­lo eso, sino que em­pe­zó a ha­cer de su afi­ción al ci­clis­mo su pro­fe­sión. Tan­to es así que, en­tre otros triun­fos, ha ga­na­do cin­co di­plo­mas re­pre­sen­tan­do a Es­pa­ña en los dos úl­ti­mos Jue­gos Pa­ra­lím­pi­cos, ha si­do nue­ve ve­ces sub­cam­peo­na del Mundo y se ha con­ver­ti­do en la campeona de la Copa del Mundo de Ca­rre­te­ra (2013 y 2014). “Mi sue­ño es po­der ves­tir el mai­llot ar­co iris del Mun­dial”, ex­pli­ca la co­rre­do­ra del Ge­ne­sis Cy­cling Team, que aca­ba de ter­mi­nar un Mas­ter en Nu­tri­ción.

Aci­nas es una mu­jer va­lien­te, tra­ba­ja­do­ra, te­naz y, so­bre­to­do, sin com­ple­jos. Lle­va con ab­so­lu­ta nor­ma­li­dad su mi­nus­va­lía y la mejor prue­ba de ello es que no la es­con­de, ni tan si­quie­ra en verano. Cuan­do el ca­lor aprie­ta, la de­por­tis­ta viste ber­mu­das o fal­da cor­ta sin te­mor al qué di­rán. Es más, su pró­te­sis no pa­sa des­aper­ci­bi­da, ya que es de color ne­gro y na­ran­ja, co­mo elS­mar­tRoads te r de se­gun­da mano que se com­pró tras el ac­ci­den­te. “Ha­ce tiem­po, cuan­do fui a bus­car el co­che al plan­chis­ta, me sa­qué el co­ver de la pró­te­sis y le pe­dí que me lo pin­ta­ra co­mo mi des­ca­po­ta­ble. Así voy a jue­go con él”, re­cuer­da con una son­ri­sa.

Ra­qui, co­mo la lla­man sus alle- ga­dos, no tie­ne mie­do a la ca­rre­te­ra, aun­que se des­pla­za con mu­cha pre­cau­ción, tan­to cuan­do se mue­ve en bi­ci co­mo cuan­do lo ha­ce mo­to­ri­za­da. Le gus­ta po­ner­se al vo­lan­te, pero de­tes­ta los atas­cos: “In­ten­to evi­tar per­der el tiem­po es­tan­do pa­ra­da en el co­che”. Ella pre­fie­re con­du­cir con agi­li­dad, sin co­rrer más de lo per­mi­ti­do. De ahí que no ten­ga ca­si mul­tas por ex­ce­so de ve­lo­ci­dad. Sí que con­ser­va una vein­te­na por mal apar­ca­mien­to, to­das de ha­ce una dé­ca­da y to- das re­cu­rri­das. “Des­pués del ac­ci­den­te, a pe­sar de lle­var el dis­tin­ti­vo de dis­ca­pa­ci­ta­do, no sé por qué, du­ran­te un tiem­po, me san­cio­na­ron por es­ta­cio­nar en zo­nas que pa­ra mí es­ta­ban per­mi­ti­das. To­da­vía las ten­go guar­da­das en ca­sa”, ex­pli­ca la de­por­tis­ta ca­ta­la­na.

El Smart Roads­ter la acom­pa­ña­rá has­ta que de­je de fun­cio­nar, y cuan­do es­to su­ce­da Aci­nas pien­sa ad­qui­rir un vehícu­lo de ma­yo­res di­men­sio­nes que le per­mi­ta trans­por­tar sus bár­tu­los sin pro­ble­mas . En­tre los can­di­da­tos se en­cuen­tra el Ford S-Max que con­du­jo en la úl­ti­ma edi­ción de la gin can aNoLi­mits Bar­ce­lo­na, una prue­ba de es­tra­te­gia y orien­ta­ción ur­ba­na en la que participan vehícu­los adap­ta­dos a mi­nus­va­lías y eco­ló­gi­cos. “Es un mo­no­vo­lu­men que me ofre­ce una ex­ce­len­te vi­si­bi­li­dad, una no­ta­ble ca­pa­ci­dad de car­ga y un­buen com­por­ta­mien­to”, sos­tie­ne la ciclista, que so­lo ne­ce­si­ta dis­po­ner de un cam­bio au­to­má­ti­co pa­ra po­der lle­var un au­to­mó­vil.

AR­CHI­VO

Ra­quel Aci­nas

Ford S-Max

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.