El im­pe­rio de la co­nec­ti­vi­dad

In­ter­net in­va­de el uni­ver­so del au­to­mó­vil a tra­vés de pro­to­ti­pos que ade­lan­tan el fu­tu­ro de la mo­vi­li­dad

La Vanguardia - Dinero - - CONCEPT CAR - Pere Prat

Du­ran­te los úl­ti­mos tiem­pos, la te­má­ti­ca cen­tral que pre­do­mi­na­ba en el pe­cu­liar en­torno de los con­cept car era la bús­que­da de nue­vas tec­no­lo­gías en­ca­mi­na­das a ejer­cer co­mo al­ter­na­ti­vas ener­gé­ti­cas al pe­tró­leo. Se tra­ta­ba, fun­da­men­tal­men­te, de usar es­tos la­bo­ra­to­rios ro­dan­tes co­mo cen­tros de ex­pe­ri­men­ta­ción de sis­te­mas de pro­pul­sión con men­ta­li­dad eco­ló­gi­ca. Pero no es me­nos cier­to que di­cha ten­den­cia lle­va bas­tan­te tiem­po com­par­tien­do pro­ta­go­nis­mo con el uni­ver­so de la co­nec­ti­vi­dad, una ma­te­ria que se ha con­ver­ti­do en el te­ma prin­ci­pal del BMWiVi­sion Fu­tu­re, un es­pec­ta­cu­lar pro­to­ti­po que se an­ti­ci­pa al por­ve­nir.

El eje esen­cial de es­te ru­ti­lan­te bi­pla­za des­ca­po­ta­ble es una gi­gan­tes­ca pan­ta­lla de ins­tru­men­ta­ción de 21 pul­ga­das, que ejer­ce una fun­ción doble. Por una par­te, sir­ve co­mo so­por­te vi­sual de un com­ple­to com­pen­dio de ele­men- tos in­for­ma­ti­vos. Pero an­te la au­sen­cia de man­dos con­ven­cio­na­les, se le ha de­le­ga­do asi­mis­mo la mi­sión de ser el cen­tro de ges­tión de todos los ins­tru­men­tos del vehícu­lo. Evi­den­te­men­te, se tra­ta de un sis­te­ma tác­til, pero su na­tu­ra­le­za va un pa­so por de­lan­te de todos los me­ca­nis­mos si­mi­la­res co­no­ci­dos.

En un pro­yec­to desa­rro­lla­do pa­ra es­tar al ser­vi­cio de la co­nec­ti­vi­dad per­ma­nen­te­men­te, re­sul­ta ló­gi­co que man­de una pan­ta­lla van­guar­dis­ta, que se pue­de manipular me­dian­te el tac­to y las ór­de­nes de voz. Pero lo más cho­can­te del ca­so es que los ico­nos de los múl­ti­ples ele­men­tos con­tro­la­dos a tra­vés de es­te avan­za­do mo­ni­tor se pue­den ac­ti­var tam­bién a tra­vés del mo­vi­mien­to de las ma­nos sin que sea ne­ce­sa­rio lle­gar a to­car­lo. En tal ca­so, el ges­to po­ne la fun­ción en avi­so, mien­tras que su ac­ti­va­ción pue­de ser co­rro­bo­ra­da tan­to por el con­duc­tor co­mo por el acom­pa­ñan­te me­dian­te sen­das te­clas. El BMW i Vi­sion Fu­tu­re ex­plo­ra tam­bién el uni­ver­so de la con­duc­ción au­to­má­ti­ca, pro­po­nien­do tres mo­dos de funcionamiento que se se­lec­cio­nan a tra­vés del vo­lan­te.

El ni­vel Pu­re Dri­ve es el que de­ja en ma­nos del con­duc­tor to­da la res­pon­sa­bi­li­dad so­bre las ma­nio­bras, aun­que fa­ci­li­ta su ta­rea me­dian­te ele­men­tos tan in­tere­san­tes co­mo la lí­nea de tra­za­da ideal que apa­re­ce en el head-up dis­play o el sis­te­ma que ad­vier­te de la pre­sen­cia de co­ches que to­da­vía no pue­den ser vis­tos. En el ni­vel As­sist in­ter­vie­nen ac­ti­va­men­te di­ver­sos sis­te­mas de asis­ten­cia. En mo­do Au­to, en cam­bio, se apues­ta por el au­to­ma­tis­mo to­tal.

Los res­pon­sa­bles del pro­yec­to han ex­pli­ca­do que la cé­lu­la de se­gu­ri­dad de la ca­rro­ce­ría que pro­te­ge a los dos ocu­pan­tes se ha fa­bri­ca­do con fi­bra de car­bono, mien­tras que la ma­yo­ría de ele­men­tos que com­po­nen el con­jun­to rodante se han ela­bo­ra­do a ba­se de alu­mi­nio. Y aun­que su pa­re­ci­do ra­zo­na­ble con el i8 pue­da lle­var a pen­sar que es­con­de un co­ra­zón hí­bri­do si­mi­lar, lo cier­to es que no se ha fa­ci­li­ta­do nin­gún de­ta­lle so­bre el sis­te­ma de pro­pul­sión ele­gi­do. Queda cla­ro que en es­te ca­so im­por­ta más la co­nec­ti­vi­dad que la na­tu­ra­le­za ener­gé­ti­ca ele­gi­da pa­ra mo­ver­se.

Vi­sion Fu­tu­re Una pan­ta­lla de 21 pul­ga­das es el cen­tro de con­trol de man­do de es­te ru­ti­lan­te pro­to­ti­po. Se pue­de manipular me­dian­te el tac­to y las ór­de­nes de voz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.