Fre­na­zo en la eu­ro­zo­na

La des­ace­le­ra­ción en gran­des paí­ses de la eu­ro­zo­na mar­ca el ini­cio del cur­so eco­nó­mi­co y abre in­te­rro­gan­tes so­bre la con­ti­nui­dad del fuer­te rit­mo ex­por­ta­dor es­pa­ñol

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Da­ni Ro­vi­ro­sa Bru­se­las Ser­vi­cio es­pe­cial

Para la ex­por­ta­ción es cla­ve la evo­lu­ción fu­tu­ra de nues­tros prin­ci­pa­les clien­tes La con­fian­za en el sec­tor in­dus­trial de la UE ca­yó en agos­to has­ta los 4,4 pun­tos ne­ga­ti­vos

Las ex­por­ta­cio­nes han si­do de­ci­si­vas en el cre­ci­mien­to de la eco­no­mía es­pa­ño­la en el pri­mer se­mes­tre. En­tre enero y ju­nio se ven­die­ron al ex­te­rior mer­can­cías por va­lor de 128.041 mi­llo­nes de eu­ros, un 2,3% más que el año pa­sa­do. La apor­ta­ción del sec­tor ex­te­rior al cre­ci­mien­to del PIB ha vuel­to a te­rreno po­si­ti­vo en el se­gun­do tri­mes­tre, se­gún los re­cien­tes da­tos de la Con­ta­bi­li­dad Na­cio­nal. Es cier­to que en esta evo­lu­ción po­si­ti­va de la ba­lan­za ex­te­rior ha ayu­da­do la mo­de­ra­ción de las im­por­ta­cio­nes, pe­ro el mé­ri­to de los em­pre­sa­rios es­pa­ño­les ahí es­tá, al sa­ber apro­ve­char, ade­más, los be­ne­fi­cios de los ba­jos pre­cios del pe­tró­leo y de otras ma­te­rias pri­mas. To­do ello ha­ce que se pre­sen­te co­mo cla­ve la evo­lu­ción fu­tu­ra de nues­tros prin­ci­pa­les clien­tes.

Y, en prin­ci­pio, el en­torno no pa­re­ce el más apro­pia­do. La ac­ti­vi­dad en sep­tiem­bre se re­to­ma con Fran­cia e Ita­lia es­tan­ca­das y una Ale­ma­nia que aun­que ha se­gui­do cre­cien­do, lo ha he­cho a un rit­mo in­fe­rior en el se­gun­do tri­mes­tre. Su PIB ha pa­sa­do del 0,7% ini­cial, al 0,4%. De­bi­do a ello, la ve­lo­ci­dad me­dia de la eu­ro­zo­na se ha re­du­ci­do a la mi­tad, con­cre­ta­men­te des­de el 0,6% al 0,3%. Es­te fre­na­zo, con el que los so­cios eu­ro­peos en­ca­ran el fin del ve­rano, pues, no es una bue­na no­ti­cia para la ex­por­ta­ción es­pa­ño­la.

En es­te con­tex­to, la sa­li­da del Reino Uni­do de la UE tam­po­co ayu­da al op­ti­mis­mo. Los efec­tos del Bre­xit –que tie­ne vi­sos de re­tra­sar­se más de lo pre­vis­to du­ran­te los días pos­te­rio­res al re­fe­rén­dum– aún no se han po­di­do cuan­ti­fi­car, pe­ro las pre­vi­sio­nes no son bue­nas. La de­ci­sión de los bri­tá­ni­cos “ha pues­to obs­tácu­los en el ca­mino” de la eco­no­mía in­ter­na­cio­nal, di­jo en ju­lio el eco­no­mis­ta je­fe del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI), Mau­ri­ce Obst­feld, du­ran­te la pre­sen­ta­ción de las Pers­pec­ti­vas Eco­nó­mi­cas Mun­dia­les.

Un día an­tes de que el Reino Uni­do acu­die­se a las ur­nas, el Fon­do es­ta­ba pre­pa­ra­do “para me­jo­rar li­ge­ra­men­te las pro­yec­cio­nes de cre­ci­mien­to glo­bal en 2016 y 2017”, re­co­no­ció Obst­feld, pe­ro “el Bre­xit vino a com­pli­car­lo to­do”, re­ma­tó. Así lo apun­ta­ban esta semana los in­di­ca­do­res de con­fian­za de la eco­no­mía de la eu­ro­zo­na que Eu­ros­tat –la ofi­ci­na de es­ta­dís­ti­ca de la UE– pu­bli­có el mar­tes. La con­fian­za en el sec­tor in­dus­trial ca­yó en agos­to has­ta los -4,4 pun­tos, des­de los 2,7 pun­tos ne­ga­ti­vos del mes an­te­rior.

La im­por­tan­cia del sec­tor ex­te­rior para la eco­no­mía es­pa­ño­la pue­de aca­bar ju­gan­do un pa­pel ma­yor a me­dio pla­zo, si los par­ti­dos po­lí­ti­cos si­guen sien­do in­ca­pa­ces de po­ner­se de acuer­do para for­mar un nue­vo Go­bierno. Tal co­mo se es­pe­ra­ba, el pri­mer de­ba­te de in­ves­ti­du­ra ha si­do in­fruc­tuo­so. Al no ha­ber lo- gra­do la abs­ten­ción del PSOE en la vo­ta­ción del vier­nes, los 170 dipu­tados que su­ma­ban PP, C’s i Coa­li­ción Ca­na­ria han si­do in­su­fi­cien­tes para que Ma­riano Ra­joy pue­da vol­ver a ser un pre­si­den­te con ple­nas fa­cul­ta­des.

Has­ta aho­ra, los da­tos de­mues­tran que Es­pa­ña ha si­do ca­paz de se­guir cre­cien­do, a pe­sar de te­ner un Eje­cu­ti­vo en fun­cio­nes. Pa­re­ce se­guir la mis­ma sen­da que ob­tu­vo Bél­gi­ca du­ran­te los 541 días que es­tu­vo en la mis­ma si­tua­ción, país que, de he­cho, su­peró la me­dia de cre­ci­mien­to de los paí­ses de la eu­ro­zo­na du­ran­te los años 2010 y 2011. Pe­ro la pa­ra­li­za­ción en la to­ma de de­ci­sio­nes fre­na la in­ver­sión pú­bli­ca y ese pa­rón aca­ba te­nien­do re­per­cu­sio­nes en el fu­tu­ro. “¿Cuán­to po­dría­mos ha­ber cre­ci­do si hu­bié­ra­mos te­ni­do un Go­bierno con ple­nas fun­cio­nes”, se pre­gun­tó el mi­nis­tro de Eco­no­mía, Luís de Guindos ha­ce dos se­ma­nas, cuan­do se con­fir­ma­ron los da­tos de cre­ci­mien­to del se­gun­do tri­mes­tre.

ÀLEX GARCIA

Las ex­por­ta­cio­nes –en la fo­to el puer­to de Bar­ce­lo­na– han apor­ta­do una bue­na par­te de la ac­ti­vi­dad en el se­gun­do tri­mes­tre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.