Hua­wei pre­di­ca la nu­bi­fi­ca­ción to­tal Hua­wei quie­re al­can­zar una fac­tu­ra­ción de 100.000 mi­llo­nes de dó­la­res en 2020

El fuer­te cre­ci­mien­to –un 40% has­ta ju­nio– de la com­pa­ñía chi­na am­plía la bre­cha con sus com­pe­ti­do­res

La Vanguardia - Dinero - - DIGITAL - Nor­ber­to Ga­lle­go

Hay­bue­nos mo­ti­vos para sos­te­ner qu eH ua­wei es una em­pre­sa sin­gu­lar. No só­lo por ser chi­na, que eso ya no es sin­gu­lar, ni por la pe­cu­liar pre­si­den­cia co­lec­ti­va (un triun­vi­ra­to eje­cu­ti­vo se tur­na ca­da seis me­ses) tu­te­la­da pa­triar­cal­men­te por el fun­da­dor, Reng Zheng­fei. Lo real­men­te dis­tin­ti­vo es que se tra­ta de la úni­ca cor­po­ra­ción de su ta­ma­ño [fac­tu­ró 60.800 mi­llo­nes de dó­la­res en 2015] que no co­ti­za en bol­sa. Y por­que es pró­di­ga en con­vo­ca­to­rias es­pec­ta­cu­la­res para dis­tin­tas au­dien­cias: en­lo­súl­ti­mos me­ses, reunió a 500 ana­lis­tas in­ter­na­cio­na­les en Shenz­hen y a unos 10.000 clien­tes en Shang­hai, para con­tar­les su es­tra­te­gia de los pró­xi­mos años.

No me­nos lla­ma­ti­vo–asu pe­sar– es que ca­si no tie­ne pre­sen­cia en el mer­ca­do que es (to­da­vía) el ma­yor del mun­do, por cau­sa de un ve to de fac­to: nin­gún ope­ra­dor de Es­ta­dos Uni­dos com­pra equi­pos chi­nos para sus re­des, y co­mo ata­jo para ven­der smartp­ho­nes en ese país Hua­wei ha te­ni­do que crear una se­gun­da mar­ca, Ho­nor, que aho­ra es­tá lan­zan­do tam­bién en Eu­ro­pa.

Año tras año, la bre­cha en­tre Hua­wei y sus ri­va­les se en­san­cha: en mo­ne­da lo­cal, los in­gre­sos de la com­pa­ñía chi­na han cre­ci­do un 40% du­ran­te la pri­me­ra mi­tad del 2016, has­ta al­can­zar los 245,5 tri­llo­nes de yua­nes (unos 32.900 mi­llo­nes deeu­ros). Por­com­pa­ra­ción, los de Erics son ca­ye­ron un 7% en el mis­mo pe­río­do y los de No­kia un 10%. Si bien esta com­pa­ra­ción no es del to­do jus­ta, por­que son per­fi­les di­fe­ren­tes: Hua­wei, ade­más de su ofi­cio histórico de su­mi­nis­trar re­des a los ope­ra­do­res, tie­ne una di­vi­sión de con­su­mo en al­za –ocu­pa el ter­cer pues­to en el ran­king mun­dial de ven­ta de smartp­ho­nes– y otra de so­lu­cio­nes para em­pre­sas que, sis­te­má­ti­ca­men­te, co­me te­rreno a unos com­pe­ti­do­res que se lla­man Cis­co, HP­yDell, en­tre otros. Ca­da uno se de­fien­de co­mo me­jor sa­be, pe­ro Hua­wei sa­be cre­cer y cre­cer.

La semana pa­sa­da, el show Hua­wei Con­nect, en Shang­hai, ha ser­vi­do co­mo lan­za­mien­to de una es­tra­te­gia bau­ti­za­da All Cloud (to­do en la nu­be). “Ca­da com­pa­ñía, ca­da in­dus­tria se es­tá rein­ven­tan­do­gra- cias a la nu­be. No se tra­ta só­lo de mo­de­los tec­no­ló­gi­cos, sino de mo­de­los de ne­go­cio y de una nue­va men­ta­li­dad en la que el usua­rio ocu­pa el cen­tro”, pro­cla­mó Ken Hu, pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de turno ro­ta­to­rio. Du­ran­te los úl­ti­mos diez años –di­jo– el fe­nó­meno nu­be se hai­den­ti­fi­ca­do con­nue­vo­sac­to­res cu­yos mo­de­los de ne­go­cio han de­rro­ta­do los de sus com­pe­ti­do­res tra­di­cio­na­les. Hoy, to­das las em­pre­sas de cual­quier sec­tor es­tán in­mer­sas en una trans­for­ma­ción di­gi­tal: “en el 2025, el 100% usa­rá la tec­no­lo­gía nu­be, y el 85% de sus car­gas de tra­ba­jo re­si­di­rán en mi- les de nu­bes”.

Será den­tro de nue­ve años, que no son tan­tos. Los te­lo­ne­ros de Hu se apo­ya­ron en un es­tu­dio de Fo­rres­ter Re­search se­gún el cual só­lo el 4% de las em­pre­sas ac­tua­les com­pren­den to­tal­men­te lo que im­pli­ca la di­gi­ta­li­za­ción, y só­lo el 25% han tra­za­do al­gu­na es­tra­te­gia di­gi­tal.

Hua­wei as­pi­ra a ju­gar un pa­pel –Hu evi­tó el ad­je­ti­vo do­mi­nan­te, pe­ro la am­bi­ción es ob­via en una em­pre­sa co­mo esta– co­mo pro­vee­dor de las in­fra­es­truc­tu­ras que fa­ci­li­ta­rán ese mun­do ´in­te­li­gen­te´ cu­yos tres pi­lar es enume­ró así: dis­po­si­ti­vos, co­nec­ti­vi­dad y nu­be. Los pró­xi­mos años vi­vi­rán la mul­ti­pli­ca­ción de nu­bes verticales, para ca­da sec­tor. Dos so­cios ale­ma­nes, SAP y Deuts­che Te­le­kom, le pres­ta­ron ar­gu­men­tos para acla­rar que Hua­wei no pre­ten­de ex­plo­tar ser­vi­cios pro­pios de compu­tación en la nu­be, sino cons­truir los tres pi­la­res men­cio­na­dos, para que otros desa­rro­llen sus ne­go­cios y los co­mer­cia­li­cen.

La mi­gra­ción de sis­te­ma sa­la nu­be es só­lo una par­te–inevi­ta­ble, se­gún Hu - de la nu­bi­fi­ca­ción en puer­tas: “en el fu­tu­ro, to­dos los dis­po­si­ti­vos es­ta­rán co­nec­ta­dos y to­dos se­rán in­te­li­gen­tes, se adap­ta­rán al con­tex­to y se­rán ca­pa­ces de co­la­bo­rar en­tre sí”. Una vi­sión que se com­ple­men­ta con otro men­sa­je tran­qui­li­za­dor, la “cen­tri­ci­dad” del usua­rio, cla­ve del éxi­to en la era de la nu­be.

Con es­tos mim­bres, Hua­wei quie­re al­can­zar una­fac­tu­ra­ción de 100.000 mi­llo­nes de dó­la­res en 2020. Una ra­tio anual de cre­ci­mien­to su­pe­rior in­clu­so a la que ha dis­fru­ta­do en los úl­ti­mos años. De ese to­tal, 80.000 mi­llo­nes co­rres­pon­de­rían a la com­bi­na­ción de los ne­go­cios de ope­ra­do­res y em­pre­sas; para el ne­go­cio de con­su­mo, ha he­cho pú­bli­co un ob­je­ti­vo de 20.000 mi­llo­nes.

SI­MON DAWSON / GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.