FAN­TA­SÍA QUE SOR­PREN­DE Y DI­VIER­TE

Pie­zas nue­vas con ele­men­tos vie­jos Pen­dien­tes, col­gan­te y sor­ti­ja de la di­se­ña­do­ra fran­ce­sa Syl­vie Cor­be­lin| Pre­cios de 3.500 a 22.500 eu­ros www.syl­vie-cor­be­lin.com

La Vanguardia - Dinero - - ALTERNATIVAS - Ana Do­mín­guez

A ve­ces los ca­mi­nos que lle­van a al­gu­nos has­ta el di­se­ño de jo­yas son de los más ines­pe­ra­dos. Es el ca­so de la di­se­ña­do­ra fran­ce­sa Syl­vie Cor­be­lin, que si­guien­do la tra­di­ción de su ma­dre, se de­di­ca­ba a las antigüedades en las pul­gas de Saint Ouen y ter­mi­nó te­nien­do un ne­go­cio que ven­de en in­con­ta­bles pun­tos del pla­ne­ta. El tiem­po la lle­vó a es­tu­diar ge- mo­lo­gía y a es­pe­cia­li­zar­se en jo­yas an­ti­guas, en par­ti­cu­lar en pie­zas po­co con­ven­cio­na­les de jo­ye­ros del s.XX., los que de siem­pre han tra­ba­ja­do la jo­ya con cer­ca­nía al mun­do del ar­te y con cier­ta do­sis de irre­ve­ren­cia en su acer­ca­mien­to a la jo­ye­ría más tra­di­cio­nal.

Es­te con­tac­to con las jo­yas an­ti­guas la lle­va en unos años, a par­tir de 2000, a di­se­ñar sus pro­pias pie­zas a par­tir de ele­men­tos en­con­tra­dos en vie­jos ta­lle­res de la­pi­da­rios que ella mon­ta a su ma­ne­ra sor­pren­den­te e ines­pe­ra­da. Así se pue­den en­con­trar en­tre ellas ele­men­tos ra­ros que pue­den pro­ve­nir de pie­zas crea­das en los años se­sen­ta, por ejem­plo, co­mo es el ca­so de unas tur­que­sas que per­te­ne­cían a una pie­za que el jo­ye­ro Fred ha­bía di­se­ña­do para el Sha de Per­sia. Ex­tra­ños ve­ri­cue­tos los de la jo­yas rea­li­za­das re­con­vir­tien­do, reapro­ve­chan­do, re­mon­tan­do otras que ya tu­vie­ron una vi­da an­te­rior y que en ma­nos de esta di­se­ña­do­ra de un gus­to de­ci­di­do y apa­bu­llan­te, ni ocul­tan sus orí­ge­nes ni tam­po­co sus ma­ri­da­jes, ha­cien­do ga­la de un de­sen­fa­da­do

y na­tu­ral estilo, di­fí­cil­men­te imi­ta­ble. Co­lo­ris­tas, exu­be­ran­tes, sus jo­yas no pa­san des­aper­ci­bi­das.

La na­tu­ra­le­za ad­quie­re una nue­va di­men­sión en sus ma­nos, gran­des flo­res de pé­ta­los des­me­su­ra­dos con­vi­ven con ele­men­tos ve­ge­ta­les de in­de­ter­mi­na­da iden­ti­fi­ca­ción. Al­gu­nos ani­ma­les in­ven­ta­dos for­man par­te de una pa­les­tra de cán­di­dos y sim­pá­ti­cos bi­chos co­mo ca­ra­co­les, búhos, ser­pien­tes, ra­nas, que pa­re­cen te­ner vi­da pro­pia y es­tén a pun­to de sal­tar­nos a la so­la­pa. Un re­gus­to orien­tal es evi­den­te an­te tan­ta ri­que­za vi­sual que de­jan po­co a la ima­gi­na­ción y no se de­ja na­da en el tin­te­ro. La su­ya es una jo­ye­ría de gran­des ges­tos que se com­pla­ce en los pe­que­ños de­ta­lles y en una su­per­abun­dan­cia de co­lor que no es­ca­ti­ma en to­nos ni en con­tras­tes.

En cier­to mo­do, hay una opu­len­cia que es tam­bién un mo­do de ver, de dis­fru­tar de ese rau­dal inago­ta­ble de re­cur­sos y que por la pro­pia idio­sin­cra­sia del tra­ba­jo es una ver­da­de­ra ca­ja de Pan­do­ra de la que uno nun­ca sa­be qué se va a en­con­trar.

Pen­dien­tes en for­ma de ca­be­ci­tas con som­bre­ro; col­gan­te-búho; ani­llo Bleu Re­gard en for­ma de ojo; pen­dien­tes Le Pa­vi­llon aux Pi­voi­nes en for­ma de ca­be­za con som­bre­ro; pen­dien­te Eau Rë­van­te; sor­ti­ja Es­car­got Min­got

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.