Un gran pi­lo­to del mar y el as­fal­to

La Vanguardia - Dinero - - EL COCHE DE - So­nia Mo­reno

El de­por­te de ve­la es­pa­ñol es­tá li­ga­doal nom­bre­deI­ker Mar­tí­nez, me­da­llis­ta olím­pi­co (Oro en Ate­nas y pla­ta en Pe­kín), tres ve­ces cam­peón del mun­do en la ca­te­go­ría 49er y otras tan­tas cam­peón de Eu­ro­pa.

Es­tos lo­gros no son su­fi­cien­tes para el na­ve­gan­te vas­co, cu­yo ob­je­ti­vo se­ría ga­nar en las tres gran­des com­pe­ti­cio­nes de ve­la (una ya la tie­ne en su ex­ten­so pal­ma­rés), aun­que es muy di­fí­cil por­que son dis­ci­pli­nas muy dis­pa­res: “La Co­pa Amé­ri­ca equi­val­dría a la Fór­mu­la 1, la Vuel­ta al Mun­do se­ría el cam­peo­na­to deRa­lli es y los Jue­gos Olím­pi­cos se equi­pa­rían a prue­bas au­to­mo­vi­lís­ti­cas mono mar­ca ”, ex­pli­ca en tér­mi­nos de mo­tor.

Ob­via­men­te, Mar­tí­nez es un­gran pi­lo­to del mar, pe­ro so­bre el as­fal­to tam­bién se desen­vuel­ve muy bien. De he­cho, al ca­bo del año re­co­rre más ki­ló­me­tros que mi­llas náu­ti­cas, ya que a la ma­yo­ría de prue­bas in­ter­na­cio­na­les en las que par­ti­ci­pa se des­pla­za por ca­rre­te­ra. Nor­mal­men­te, el equi­po via­ja en una fur­go­ne­ta de gran ta­ma­ño Ci­troën Jum­per con re­mol­que y se tur­nan al vo­lan­te. Si el sue­ño no le ace­cha, es­te de­por­tis­ta pre­fie­re con­du­cir de no­che por­que hay me­nos trá­fi­co, lo que le da ma­yor se­gu­ri­dad. A lo lar­go de su vi­da, so­lo ha su­fri­do un ac­ci­den­te de trá­fi­co e iba de co­pi­lo­to. Por suer­te, no fue na­da muy gra­ve.

Aman­te de la ve­lo­ci­dad, por tie­rra cir­cu­la de ma­ne­ra pru­den­te y pre­ca­vi­da, sin arries­gar, so­bre to­do cuan­do lle­va a su mu­jer, Bár­ba­ra, y a sus tres hi­jos, con eda­des com­pren­di­das en­tre los seis me­ses y los seis años. A pe­sar de ello, en al­gu­na oca­sión le han pues­to una mul­ta por ir a más rá­pi­do de lo per­mi­ti­do. “La per­cep­ción de ve­lo­ci­dad es mu­cho ma­yor en el agua, ya que se tra­ta de un me­dio en mo­vi­mien­to con­ti­nuo, mien­tras que el as­fal­to siem­pre es es­tá­ti­co. En el mar, co­rrer a 30 nu­dos por ho­ra –unos 70 km/h– es co­moir su­per­rá­pi­do en co­che”, ex­pli­ca es­te na­ve­gan­te, que es­te año se ha que­da­do fue­ra de los JJ.OO. de Río a raíz de una le­sión en la ro­di­lla.

Oriun­do de Hon­da­rri­bia­yaf in­ca­do en San tan der– aun­que en reali- dad es un ciu­da­dano del mun­do, pues­to que se­gún su ca­len­da­rio com­pe­ti­ti­vo re­si­de tem­po­ral­men­te en dis­tin­tos paí­ses con su fa­mi­lia-, Iker uti­li­za otro Ci­troën para sus des­pla­za­mien­tos dia­rios. En es­te ca­so, se tra­ta de un Ber­lin­go. Al ser mu­cho más pe­que­ño que el Jum­per le fa­ci­li­ta los mo­vi­mien­tos ur­ba­nos y de apar­ca­mien­to. Es­te vehícu­lo mix­to, con una gran zo­na de car­ga, le per­mi­te trans­por­tar to­dos sus bár­tu­los sin pro­ble­mas. Ade­más, es fá­cil­men­te re­co­no­ci­ble allá don­de va por­que es­tá ín­te­gra­men­te ro­tu- la­do con mo­ti­vos náu­ti­cos.

Su vin­cu­la­ción con la mar­ca de los che­vro­nes no es nue­va. Su pri­mer co­che nue­vo, tras lle­var va­rios de se­gun­da mano, fue un Xsa­ra. Con él dis­fru­tó mu­cho de la li­ber­tad de mo­vi­mien­tos que ofre­cen los au­to­mó­vi­les. “La in­de­pen­den­cia que te da te­ner el car­net de con­du­cir es co­mo con­ver­tir­se en un adul­to de ver­dad”, ex­pli­ca el na­ve­gan­te, que se sa­có la li­cen­cia a los 18 años, aun­que an­tes ya ha­bía lle­va­do un ci­clo­mo­tor y tam­bién una Ves­pa de co­lor ro­sa de su tía.

.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.