Pa­sión ra­zo­na­ble

Hon­da tie­ne en la CBR 500 R la ver­sión de­por­ti­va a pe­que­ña escala que mu­chos jó­ve­nes bus­can

La Vanguardia - Dinero - - MOTOS - Al­bert Al­si­na

Es el pro­duc­to de la ga­ma CB de­por­ti­va­men­te más ague­rri­do. Una mo­to ver­sá­til y fun­cio­nal, con el to­que jus­to de de­por­ti­vi­dad. Gra­cias a sus me­di­das com­pac­tas, eco­no­mía de uso y ad­qui­si­ción, la con­vier­ten en una pe­que­ña de­por­ti­va de lo más in­tere­san­te, que se pue­de con­du­cir con el car­net A2. Es la mo­to que bus­can mu­chos jó­ve­nes. Es res­pe­tuo­sa con el me­dio am- bien­te y cuen­ta con unas pres­ta­cio­nes real­men­te bue­nas.

Y es que el vuel­co que es­tá dan­do el mer­ca­do, con ci­fras ca­da vez más alen­ta­do­ras y de­vol­vien­do pro­ta­go­nis­mo a la mo­to co­mo la co­no­ce­mos des­de ha­ce tiem­po, ha­ce que el usua­rio bus­que mo­de­los que atraen a un pú­bli­co muy am­plio pe­ro que quie­ren vi­vir la ex­pe­rien­cia de la mo­to en su ex­pre­sión más clá­si­ca. E, in­clu­so, por qué no, atra- yen­do pú­bli­co nue­vo que vie­ne de los mo­de­los de 125cc y quie­ren dar un sal­to más ra­cio­nal has­ta lle­gar a te­ner la su­fi­cien­te téc­ni­ca para atre­ver­se a mo­de­los de gran ci­lin­dra­da.

La úl­ti­ma evo­lu­ción de es­te mo­de­lo ha lle­va­do con­si­go una re­no­va­ción es­té­ti­ca bas­tan­te pro­fun­da, ge­ne­ran­do un con­jun­to mu­cho más di­ná­mi­co y trans­gre­sor, con lí­neas más an­gu­lo­sas, un es­ca­pe más lla­ma­ti­vo (y con una so­no­ri­dad más de­por­ti­va), llan­tas de nue­va hor­na­da e, in­clu­so, me­jo­ran­do cier­tos as­pec­tos na­da des­de­ña­bles, co­mo la ma­ne­ta de freno de­lan­te­ra re­gu­la­ble y el ta­pón del de­pó­si­to (de 16,7 li­tros de ca­pa­ci­dad) con lla­ve y bi­sa­gra.

Para con­se­guir un to­que aún más de­por­ti­vo esta Hon­da cuen­ta con una nue­va hor­qui­lla de­lan­te­ra ajus­ta­ble en pre­car­ga de mue­lle para per­so­na­li­zar la sus­pen­sión en fun­ción al des­tino es­co­gi­do y el uso que le que­ra­mos dar, así co­mo un cam­bio de mar­chas más sua­ve que per­mi­te su­bir y ba­jar ve­lo­ci­da­des de for­ma rá­pi­da y pre­ci­sa con un pa­trón es­co­gi­do es­pe­cial­men­te para es­te mo­de­lo. In­clu­so el cha­sis, en for­ma de dia­man­te con tu­bos de ace­ro de 35 mm, es más re­sis­ten­te y li­ge­ro que en el an­te­rior mo­de­lo, con una dis­tan­cia en­tre ejes muy cor­ta para rea­li­zar mo­vi­mien­tos rá­pi­dos, una al­tu­ra del asien­to con­te­ni­da para más sen­sa­ción de se­gu­ri­dad (de 785 mm) así co­mo ABS de se­rie con dis­cos lo­bu­la­dos y pin­zas Nis­sin.

Con un tac­to se­do­so y ex­qui­si­to, y unas pres­ta­cio­nes real­men­te bue­nas por tra­ta­se de un mo­tor bi­ci­lín­dri­co en pa­ra­le­lo de tan so­lo 471cc, la CBR 500 R per­mi­te una con­duc­ción muy có­mo­da y sua­ve gra­cias al bajo ni­vel de vi­bra­cio­nes, ade­más de un con­su­mo con­te­ni­do, pe­ro tam­bién se le pue­den bus­car las cos­qui­llas y man­te­ner rit­mos ele­va­dos con un di­na­mis­mo des­ca­ra­do gra­cias a su ni­vel de efec­ti­vi­dad a par­tir de las 7.000 rpm.

Co­mo ci­clo, esta pe­que­ña de­por­ti­va ja­po­ne­sa de­mues­tra una bue­na fir­me­za a ni­vel de sus­pen­sio­nes, so­bre to­do por el tra­ba­jo de la hor­qui­lla de­lan­te­ra, que ha­ce que la rue­da pi­se con sol­ven­cia, a la vez que ofre­ce bue­na in­for­ma­ción al con­duc­tor. Por si fue­ra po­co, la fuer­za y el tac­to de la fre­na­da son no­ta­bles con el plus de se­gu­ri­dad que ofre­ce el sis­te­ma ABS.

Eco­nó­mi­ca Es una mo­to di­ver­ti­da, fá­cil de con­du­cir, eco­nó­mi­ca y ro­bus­ta co­mo po­cas. El di­se­ño le con­fie­re un em­pa­que de una mo­to gran­de, pe­ro no de­ja de ser una bi­ci­lín­dri­ca del ma­yor fa­bri­can­te del mun­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.