Ra­dio­gra­fía de las nue­vas pro­fe­sio­na­les 'free­lan­ce'

Aumenta el perfil de tra­ba­ja­do­ras in­de­pen­dien­tes, mu­je­res con al­ta cualificación y con hi­jos pe­que­ños

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO - Luis Jiménez

En un en­torno la­bo­ral flexible, los free­lan­ce, per­so­nas que rea­li­zan un tra­ba­jo para ter­ce­ros de for­ma au­tó­no­ma, se han con­ver­ti­do en una fi­gu­ra pro­fe­sio­nal muy fre­cuen­te. Ese ti­po de desem­pe­ño cuen­ta con algunas ven­ta­jas, co­mo la ca­pa­ci­dad de fi­jar los pro­pios ho­ra­rios, la li­ber­tad en la for­ma de eje­cu­ción de los en­car­gos, no te­ner que des­pla­zar­se dia­ria­men­te has­ta las ofi­ci­nas de la em­pre­sa y la po­si­bi­li­dad de rea­li­zar una ma­yor va­rie­dad de ta­reas.

En con­tra­par­ti­da, se asu­men al­gu­nos ries­gos si se com­pa­ra con el con­tra­to de tra­ba­jo es­tán­dar, co­mo es la ne­ce­si­dad de car­gar con los cos­tes de la rea­li­za­ción de la ac­ti­vi­dad –in­clu­yen­do las co­ti­za­cio­nes a la se­gu­ri­dad so­cial–, los in­gre­sos son im­pre­de­ci­bles, y hay un tiem­po ex­tra que de­di­car a la bús­que­da de po­ten­cia­les.

Es una op­ción la­bo­ral a la que mu­cha gente ha ter­mi­na­do por aco­ger­se en los ma­los mo­men­tos, –co­mo los vi­vi­dos en la re­ce­sión– co­mo una for­ma de sa­lir ade­lan­te mien­tras lle­ga­ban tiem­pos me­jo­res. Para otras per­so­nas, es la re­la­ción la­bo­ral idó­nea, por­que les otor­ga más li­ber­tad, les per­mi­te tra­ba­jar en lo que les gus­ta o sim­ple­men­te por­que dis­tri­buir­se el tiem­po les ayu­da a cum­plir sa­tis­fac­to­ria­men­te con otras fa­ce­tas de su vi­da, co­mo la fa­mi­liar.

Una ten­den­cia al al­za

Da­vid Cross, in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad de Bath, en el Reino Uni­do, se­ña­la có­mo esta op­ción es­tá con­vir­tién­do­se en una ten­den­cia al al­za en­tre las mu­je­res bri­tá­ni­cas de cla­se me­dia, con no­ta­ble for­ma­ción, que han de­ci­di­do aban­do­nar el em­pleo en las gran­des or­ga­ni­za­cio­nes y es­ta­ble­cer­se co­mo pro­fe­sio­na­les in­de­pen­dien­tes, a me­nu­do en el te­rreno de la con­sul­to­ría.

Co­mo se­ña­lan John Kit­ching y Da­vid Small­bo­ne, in­ves­ti­ga­do­res del cen­tro de es­tu­dios so­bre la pe­que­ña em­pre­sa de la Uni­ver­si­dad Kings­ton-upon Tha­mes, del Reino Uni­do, tra­ba­jar co­mo free­lan­ce es otra for­ma de po­ner en mar­cha una py­me, só­lo que en lu­gar de que­dar li­ga­do a un te­rri­to­rio con­cre­to, co­mo sue­le ocu­rrir con los pe­que­ños ne­go­cios más ha­bi­tua­les –co­mo tien­das y ba­res–, in­clu­ye una ofer­ta de ser­vi­cios, ge­ne­ral­men­te vin­cu­la­da a un sec­tor pro­fe­sio­nal, en la que lo esen­cial son las cua­li­da­des y los co­no­ci­mien­tos de la per­so­na que los pres­ta. Hay sec­to­res tí­pi­cos para los free­lan­ce, co­mo la pu­bli­ci­dad, las re­la­cio­nes pú­bli­cas, la con­sul­to­ría, los sec­to­res crea­ti­vos, el pe­rio­dis­mo o la in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca.

Sin em­bar­go, hay gran­des di­fe­ren­cias en­tre unos free­lan­ce y otros. Al­gu­nos de ellos, afir­man Kit­ching y Small­bo­ne, son tra­ba­ja­do­res que per­ci­ben ele­va­das re­tri­bu­cio­nes a cau­sa de su al­ta cualificación y de la com­ple­ji­dad de las ta­reas que rea­li­zan. Otros, a los que de­no­mi­nan “el mo­de­lo mar­gi­na­li­za­do”, ope­ran co­mo fuer­za de tra­ba­jo con­tin­gen­te, atí­pi­ca, no flexible y vul­ne­ra­ble, so­me­ti­da a más in­cer­ti­dum­bre y ma­yo­res di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas.

Las mu­je­res que han de­ci­di­do con­ver­tir­se en free­lan­ce, ha­bi­tual­men­te en el sec­tor de la con­sul­to­ría, es­tán más cer­ca de los pri­me­ros que de los se­gun­dos, ya que un perfil pro­fe­sio­nal con­so­li­da­do y un cu­rrícu­lo am­plio y con­vin­cen­te son esen­cia­les para en­con­trar clien­tes. Po­seer el ca­pi­tal sim­bó­li­co pre­ci­so, así co­mo una red de re­la­cio­nes que a me­nu­do só­lo pue­de al­can­zar­se con la ex­pe­rien­cia, son ba­rre­ras de en­tra­da muy fuer­tes para quie­nes quie­ren es­ta­ble­cer­se en es­te sec­tor; si no se cuen­tan con ellas, es muy com­pli­ca­do si­tuar­se en él.

Mo­ti­vo: la ma­ter­ni­dad En­tre los fac­to­res que han lle­va­do a mu­chas mu­je­res a to­mar es­te ca­mino, ase­gu­ra Cross en su es­tu­dio, que ha he­cho pú­bli­co en The

Con­ver­sa­tion, es­tá el de re­to­mar el con­trol, el de sen­tir que pue­den man­te­ner una iden­ti­dad pro­fe­sio­nal sin des­cui­dar sus com­pro­mi­sos co­mo ma­dres. Otras en­con­tra­ron en la con­sul­to­ría free­lan­ce una for­ma de re­gre­sar al mun­do la­bo­ral, una vez que los ni­ños ha­bían cre­ci­do, y otras des­cu­brie­ron en ella una ma­ne­ra có­mo­da de rea­li­zar un tra­ba­jo que les apa­sio­na sin ne­ce­si­dad de so­por­tar los in­con­ve­nien­tes de la vi­da cor­po­ra­ti­va. In­clu­so algunas de ellas pre­fie­ren esta re­la­ción la­bo­ral por­que así pue­den ga­nar más tra­ba­jan­do me­nos, ya que la jor­na­da la­bo­ral es­tán­dar les su­po­nía cos­tes ele­va­dos en for­ma de cui­da­do­res para sus hi­jos.

Hay 'free­lan­ce' que per­ci­ben ele­va­das re­tri­bu­cio­nes por la com­ple­ji­dad de las ta­reas que rea­li­zan Es ne­ce­sa­rio un perfil pro­fe­sio­nal con­so­li­da­do y un cu­rrícu­lo am­plio para en­con­trar clien­tes Para mu­chas ma­dres tra­ba­jar de for­ma au­tó­no­ma es la úni­ca vía para con­ci­liar vi­da la­bo­ral y pro­fe­sio­nal

Ca­da vez son más las mu­je­res que op­tan por la vi­da de 'free­lan­ce' ya que ello les per­mi­te se­guir tra­ba­jan­do sin des­cui­dar sus com­pro­mi­sos co­mo ma­dres

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.