Sil­via Fo­rés

Apren­der de los hom­bres

La Vanguardia - Dinero - - LA OPINIÓN - Sil­via Fo­rés Di­rec­to­ra de re­cur­sos hu­ma­nos de Ba­ker & McKen­zie Bar­ce­lo­na

Com­pe­ten­cia Exis­ten dos ele­men­tos en la com­pe­ten­cia por el em­pleo en los que nos ga­nan los hom­bres: la au­to­con­fian­za y la ca­ma­ra­de­ría

Es bien sa­bi­do que la cri­sis ha gol­pea­do du­ra­men­te al co­lec­ti­vo fe­me­nino y los úl­ti­mos da­tos pu­bli­ca­dos por la EPA si­guen evi­den­cian­do que el nú­me­ro de mu­je­res en si­tua­ción de des­em­pleo su­pera al de los hom­bres, en más de 3 pun­tos por­cen­tua­les. No voy a en­trar en ana­li­zar las cau­sas, pe­ro sí ten­go el con­ven­ci­mien­to de que una par­te de esta di­fe­ren­cia –no sa­bría de­cir cuán­ta– se de­be a que exis­ten dos ele­men­tos en la com­pe­ten­cia por el em­pleo, ya sea para con­se­guir­lo o para me­jo­rar­lo, en los que nos ga­nan los hom­bres: la au­to­con­fian­za y la ca­ma­ra­de­ría.

Ha­ce años que me de­di­co al mun­do de los re­cur­sos hu­ma­nos y he po­di­do cons­ta­tar, en pri­mer lu­gar, có­mo cam­bia el len­gua­je de una mu­jer res­pec­to al de un hom­bre, en una en­tre­vis­ta de tra­ba­jo o en el mo­men­to de op­tar a una pro­mo­ción. La mu­jer tien­de a ha­blar de sus lo­gros en plu­ral, sin dar­se cuen­ta de que ello le res­ta cre­di­bi­li­dad an­te quien la es­cu­cha y, si va­mos más allá, in­clu­so pue­de in­ter­pre­tar­se co­mo una fal­ta de li­de­raz­go. Bus­can­do, qui­zás in­cons­cien­te­men­te, ese equi­li­brio en­tre pru­den­cia y humildad, lo cier­to es que ellas se ven­den peor. Y aquí no se tra­ta de men­tir ni alar­dear, sino de otor­gar­se de for­ma jus­ta el mé­ri­to pro­pio y ha­cér­se­lo ver al se­lec­cio­na­dor. Bas­ta con com­pa­rar el im­pac­to que las pa­la­bras “yo ce­rré”, res­pec­to a “ce­rra­mos un im­por­tan­te acuer­do”, pro­vo­ca en el in­ter­lo­cu­tor.

En se­gun­do lu­gar, me pre­gun­to por qué las mu­je­res nos em­pe­ña­mos en que­rer ha­cer­lo to­do so­las. Exis­te en­tre los hom­bres una re­la­ción de ca­ma­ra­de­ría que di­fí­cil­men­te en­cuen­tro en­tre mu­je­res. Ellos se re­co­mien­dan y se re­la­cio­nan pro­fe­sio­nal y per­so­nal­men­te, su­dan­do jun­tos la ca­mi­se­ta, sa­ben acer­car­se sa­bia­men­te a quie­nes se en­car­gan de to­car las te­clas y, lo me­jor de to­do, lo vi­ven co­mo par­te del tra­ba­jo, de for­ma muy na­tu­ral. A la mu­jer, en cam­bio, le cues­ta bus­car esos pi­la­res de so­por­te que los hom­bres con­si­guen de for­ma tan ha­bi­tual, lle­gan­do ellas mis­mas in­clu­so a cues­tio­nar los mé­ri­tos de las que han llegado más le­jos, en lu­gar de to­mar­las co­mo ejem­plo.

Aun­que por su­pues­to no se pue­de ge­ne­ra­li­zar, lo pa­ra­dó­ji­co es que la mu­jer pa­re­ce ser de­ma­sia­do hu­mil­de para ha­blar so­bre ella en pri­me­ra per­so­na del sin­gu­lar y, en cam­bio, de­ma­sia­do or­gu­llo­sa para creer que po­drá so­la con to­do. En mi opi­nión, es­tas pe­que­ñas co­sas, es­tas di­fe­ren­cias en ac­ti­tu­des y en la for­ma de ma­ni­fes­tar­las en el len­gua­je, tie­nen su efec­to en un mer­ca­do la­bo­ral tan agre­si­vo don­de am­bos se­xos com­pi­ten día tras día. Au­to­con­fian­za y ca­ma­ra­de­ría a lo me­jor no obra­rán mi­la­gros, pe­ro no sub­es­ti­me­mos su po­der, siem­pre que es­tén bien com­bi­na­das y en do­sis ade­cua­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.