Del Ca­nary Wharf a May­fair

Lo que co­no­ce­mos co­mo la City ca­da vez va a ser más di­fí­cil de ubi­car en un es­pa­cio fí­si­co de­ter­mi­na­do

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Ra­fael Ra­mos

La City se aso­cia con la zo­na de ras­ca­cie­los que ro­dean el Ban­co de In­gla­te­rra y la ca­te­dral de San Pa­blo, en­tre la es­ta­ción de Li­ver­pool Street y el puen­te de la To­rre de Lon­dres, en­tre Fleet Street y los mue­lles del Tá­me­sis, lle­na de ban­cos, ase­gu­ra­do­ras, des­pa­chos de abo­ga­dos, ges­to­res de hed­ge funds y ad­mi­nis­tra­do­res de ca­pi­tal. Pe­ro has­ta cier­to pun­to es un es­pí­ri­tu, una en­te­le­quia, por­que el di­ne­ro se mue­ve elec­tró­ni­ca­men­te, y uno pue­de trans­fe­rir mi­llo­nes con un or­de­na­dor des­de una pla­ya de Ha­wai o una ca­ba­ña en Alas­ka.

Tras el pri­mer Big Bang, a me­dia- dos de los ochen­ta, cam­bió la fi­so­no­mía de la City. Des­apa­re­cie­ron las ins­ti­tu­cio­nes his­tó­ri­cas del vie­jo ré­gi­men co­mo Mor­gan Green­fell, Schroe­ders, Ca­ze­no­ve o SG War­burg, en­gu­lli­das por los gi­gan­tes de Wall Street co­mo JP Mor­gan y el Ci­ti­group, por UBS y Deuts­che Bank. Pe­ro no só­lo cam­bia­ron los nom­bres, tam­bién el es­pa­cio fí­si­co, con el desa­rro­llo de un nue­vo cen­tro de las fi­nan­zas en el Ca­nary Wharf, ven­di­do en su día co­mo un cru­ce en­tre Ve­ne­cia y Nue­va York, con la tec­no­lo­gía más mo­der­na y al­qui­le­res a mi­tad de pre­cio. Allí ins­ta­la­ron sus ofi­ci­nas el Bar­clays o el HSBC, los es­pe­cu­la­do­res, co­rre­do­res de bol­sa y eje­cu­ti­vos em­pe­ña­dos en ga­nar la ma­yor can­ti­dad de di­ne­ro lo an­tes po­si­ble pa­ra ju­bi­lar­se a los 35 o 40 años, aun­que ello sig­ni­fi­ca­se tra­ba­jar die­ci­ocho y has­ta vein­te ho­ras al día con la ayu­da de ra­yas co­caí­na, mu­cho ca­fé y to­do ti­po de es­ti­mu­lan­tes.

Aho­ra que se aproxima el se­gun­do big bang, y tras una cri­sis fi­nan­cie­ra que ha da­ña­do la repu­tación del mun­do de las fi­nan­zas, esa cul­tu­ra ha cam­bia­do en par­te. Las pri- mas son más pe­que­ñas, y tam­bién son me­nos las ho­ras de de­di­ca­ción. Exis­te un em­pe­ño en com­bi­nar el tra­ba­jo con el dis­fru­te per­so­nal y el ocio. La at­mós­fe­ra es un po­co más hu­ma­na. Den­tro de las fron­te­ras de la vie­ja City se han cons­trui­do nue­vos ras­ca­cie­los co­mo el pe­pi­ni­llo, el ra­ya­dor de que­so y el wal­kie tal­kie, allí don­de has­ta ha­ce po­co es­ta­ba en so­li­ta­rio la to­rre del Nat­west, que han cam­bia­do la fi­so­no­mía de una ciu­dad pa­ra sus pro­pios ha­bi­tan­tes irre­co­no­ci­ble.

Con el nue­vo big bang que se em­pie­za a per­fi­lar, el gran Lon­dres ca­pi­tal de las fi­nan­zas glo­ba­les no va a li­mi­tar­se a la City y el Ca­nary Wharf. Allí van a se­guir la bol­sa, el mer­ca­do de me­ta­les y la ase­gu­ra­do­ra Lloyds, y las ofi­ci­nas de las gran­des ins­ti­tu­cio­nes glo­ba­les. Pe­ro los ges­to­res de ca­pi­ta­les y fon­dos bou­ti­que, con fre­cuen­cia una so­la per­so­na con una car­te­ra se­lec­ta de clien­tes, pre­fe­ri­rán con fre­cuen­cia –ya lo ha­cen– las ele­gan­tes y aris­to­crá­ti­cas pla­zas de May­fair, o los ba­rrios emer­gen­tes co­mo Hox­ton, Dals­ton o Hack­ney, cer­ca de las tien­das de mo­da y los me­jo­res res­tau­ran­tes.

En la nue­va cul­tu­ra de la City los suel­dos son más ba­jos y se tra­ba­ja me­nos

AN­NE RIPPY / GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.