El Ibex con­tra Po­de­mos

El mun­do em­pre­sa­rial te­me un go­bierno de ‘fren­te po­pu­lar’ for­ma­do por los par­ti­dos de iz­quier­da con el apo­yo de las mi­no­rías na­cio­na­lis­tas

La Vanguardia - Dinero - - LAS CLAVES DEL PODER - Ma­riano Guin­dal Ma­drid

El Go­bierno pre­pa­ra la pró­rro­ga pre­su­pues­ta­ria con me­di­das de acom­pa­ña­mien­to

¿Es po­si­ble un go­bierno for­ma­do por el PSOE y Po­de­mos y con el apo­yo o la abs­ten­ción de las mi­no­rías na­cio­na­lis­tas? Arit­mé­ti­ca­men­te sí. En­tre to­dos su­ma­rían 178 dipu­tados, lo que les ga­ran­ti­za­ría la ma­yo­ría ab­so­lu­ta pa­ra po­der go­ber­nar sin pro­ble­mas. Es­ta fór­mu­la de úl­ti­mo mi­nu­to evi­ta­ría unas ter­ce­ras elec­cio­nes, des­blo­quea­ría el pro­ble­ma­ca­ta­lán e in­te­gra­ría a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes en el sis­te­ma. Sin em­bar­go, las éli­tes lo re­cha­zan an­te el te­mor de que Po­de­mos im­pon­ga una po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca ra­di­cal o los in­de­pen­den­tis­tas se sal­gan con la su­ya y rom­pan la uni­dad de Es­pa­ña. Un au­tén­ti­co due­lo en­tre las ba­ses so­cia­lis­tas que quie­ren un go­bierno de fren­te po­pu­lar y el Ibex que lo re­cha­za.

Los di­ri­gen­tes te­rri­to­ria­les del PSOE en ge­ne­ral y la pre­si­den­ta an­da­lu­za Su­sa­na Díaz en par­ti­cu­lar es­tán ra­di­cal­men­te en con­tra de la alian­za es­tra­té­gi­ca con el par­ti­do de Pa­blo Igle­sias. Coin­ci­den con la vie­ja guar­dia en que rom­pe­ría por la mi­tad a los so­cia­lis­tas y por ello lo van a im­pe­dir por to­dos los me­dios. Pe­ro, ¿quién le po­ne el cas­ca­bel al ga­to? De mo­men­to no han he­cho na­da pa­ra de­jar que elPP­go­bier ne con el apo­yo de Ciu­da­da­nos. Si no se han abs­te­ni­do en la in­ves­ti­du­ra ha si­do sim­ple­men­te por mie­do a que sus ba­ses se les echa­ran en­ci­ma. An­te tal dis­yun­ti­va han de­ci­di­do es­pe­rar a co­no­cer los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes vas­cas y ga­lle­gas del día 25 de es­te mes.

Ahí es don­de Pe­dro Sán­chez se la jue­ga. Se­gún los son­deos de opi­nión, los so­cia­lis­tas po­drían que­dan en cuar­ta po­si­ción en las vas- cas y los ter­ce­ros en las ga­lle­gas, don­de el PP arra­sa­ría, se­gún el son­deo del CIS. De con­fir­mar­se ta­les re­sul­ta­dos, los ba­ro­nes so­cia­lis­tas con­vo­ca­rían un Co­mi­té Fe­de­ral ex­tra­or­di­na­rio y le for­za­rían a di­mi­tir. Tal es­ce­na­rio no su­po­ne ni mu­cho me­nos que fa­ci­li­ta­rían al PP que go­ber­na­se, sim­ple­men­te que cor­ta­rían de raíz la po­si­bi­li­dad de pac­tar con Po­de­mos y con los in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes. Sig­ni­fi­ca que apos­ta­rían por unas ter­ce­ras elec­cio­nes que, aun­que a na­die le gus­tan, fa­vo­re­ce­rían cla­ra­men­te a los par­ti­dos tra­di­cio­na­les en per­jui­cio de los nue­vos.

Los ba­ro­nes so­cia­lis­tas es­tán fir­me­men­te con­ven­ci­dos de que es el mo­men­to de re­cu­pe­rar par­te de los vo­tos per­di­dos en fa­vor de Po­de­mos. El par­ti­do mo­ra­do se en- cuen­tra en­fren­ta­do en plei­tos in­ter­nos y se ha mos­tra­do in­ca­paz de trans­for­mar un con­glo­me­ra­do de or­ga­ni­za­cio­nes te­rri­to­ria­les di­ver­sas en un au­tén­ti­co par­ti­do con una ideo­lo­gía y una es­truc­tu­ra co­mún. La vie­ja guar­dia so­cia­lis­ta con­fía en que los po­de­mi­tas sean fru­to de­la cri­sis y queen­la me­di­da en que la si­tua­ción eco­nó­mi­ca se va­ya nor­ma­li­zan­do se irán des­in­fla­do po­co a po­co. Es de­cir, que se tra­ta de una mo­da que se apa­ga­rá, co­mo lo fue el 15-M.

No obs­tan­te, el gran pro­ble­ma de los so­cia­lis­tas es que han­con­se­gui­do de­sen­can­tar a una par­te de su elec­to­ra­do, que per­ci­be a sus di­ri­gen­tes co­mo al pe­rro del hor­te­lano: ‘ni go­bier­na ni de­ja de go­ber­nar’. Unas ter­ce­ras elec­cio­nes po­drían sal­dar­se con una fuer­te abs­ten­ción. Y es­ta es pre­ci­sa­men­te la es­pe­ran­za se­cre­ta de Ma­riano Ra­joy pa­ra se­guir en La Mon­cloa otros cua­tro años más. Pe­dro Arrio­la, su so­ció­lo­go de ca­be­ce­ra, va­ti­ci­na que el PP ele­va­ría su gru­po elec­to­ral a no me­nos de 150 es­ca­ños. Pa­ra el Ibex se­ría la me­jor de las so­lu­cio­nes: un go­bierno de cen­tro­de­re­cha for­ma­do por el PP y C’s con el res­pal­do de una ma­yo­ría ab­so­lu­ta. Se ga­ran­ti­za­ría la go­ber­na­bi­li­dad du­ran­te los pró­xi­mos cua­tro años, mien­tras que la opo­si­ción de iz­quier­das y las mi­no­rías na­cio­na­lis­tas ca­ta­la­na y vas­ca se con­ver­ti­rían en au­tén­ti­cos in­vi­ta­dos de pie­dra. Pa­ra el PSOE aca­ba­ría sien­do un au­tén­ti­co sui­ci­dio po­lí­ti­co des­pués de ha­ber te­ni­do la sar­tén por el man­go y el man­go tam­bién.

El mo­de­lo Fran­kens­tein, co­mo lla­man la de­re­cha a un hi­po­té­ti­co go­bierno de fren­te po­pu­lar per­mi­ti­ría a Sán­chez y a Igle­sias cum­plir ple­na­men­te su prin­ci­pal ob­je­ti­vo: echar a Ra­joy y po­ner fin a la po­lí­ti­ca de ajus­te lle­va­da al ca­bo por el PP. Las mi­no­rías na­cio­na­lis­tas ca­ta­la­na y vas­ca se con­ver­ti­rían en los ga­ran­tes de la es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca; y, co­mo di­ce en pri­va­do un des­ta­ca­do di­ri­gen­te vas­co, “a la in­de­pen­den­cia se ac­ce­de con las ar­mas o con la bi­sa­gra”. Por tan­to, po­dría re­sul­tar su­fi­cien­te afron­tar la re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción pa­ra des­blo­quear la si­tua­ción.

Pe­ro aun­que arit­mé­ti­ca­men­te sea po­si­ble un go­bierno al­ter­na­ti­vo al del PP, exis­te la lla­ma­da ley del mer­ca­do que a la pos­tre es la que aca­ba im­po­nién­do­se.

MA­RIS­CAL / EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.