¿Pa­ra qué sir­ve el sa­la­rio mí­ni­mo?

La Vanguardia - Dinero - - INPUT - Mi­quel Puig Eco­no­mis­ta

He de­fen­di­do en va­rias oca­sio­nes que no hay evi­den­cia em­pí­ri­ca que jus­ti­fi­que la idea, mil ve­ces re­pe­ti­da, de que un sa­la­rio mí­ni­mo sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te más ele­va­do que el sa­la­rio mí­ni­mo in­ter­pro­fe­sio­nal es­pa­ñol ge­ne­ra­ría des­em­pleo. Un co­lec­ti­vo de­no­mi­na­do No­do Li­be­ral y del que des­co­noz­co to­do ex­cep­to que es ac­ti­vo en Twit­ter, me en­vía cua­tro ar­tícu­los aca­dé­mi­cos y me re­ta a re­ba­tir­los. Los exa­mino. De tres de ellos es coau­tor Da­vid Neu­mark, un pro­fe­sor nor­te­ame­ri­cano que ha pu­bli­ca­do una de­ce­na so­bre el te­ma y que el 2008 los com­pen­dió en un li­bro pre­ci­sa­men­te ti­tu­la­do Mi­ni­mum wa­ges. Lo que me sor­pren­de de ellos no es el au­tor, sino las fe­chas: 1998, 1999 y 2004. Des­de en­ton­ces se ha pu­bli­ca­do mu­chí­si­mo so­bre el te­ma en EE.UU., don­de es­tá de ra­bio­sa ac­tua­li­dad. Sin em­bar­go, co­mo un re­to es un re­to, los he es­tu­dia­do a fon­do, y pre­ten­do compartir el re­sul­ta­do con los lec­to­res. ¿Y el cuar­to? Se tra­ta de un pro­duc­to in­fu­ma­ble pu­bli­ca­do por el Ban­co de Es­pa­ña en el 2012 que no ten­go es­pa­cio pa­ra co­men­tar.

Los tres ar­tícu­los par­ten de la ba­se de que el ob­je­ti­vo del sa­la­rio mí­ni­mo es au­men­tar los in­gre­sos de las fa­mi­lias pobres que tie­nen al­gún miem­bro ac­ti­vo (tra­ba­jan­do o en dis­po­si­ción de ha­cer­lo). El ob­je­ti­vo ex­plí­ci­to de los tres es de­mos­trar que, de un mo­do u otro, los in­cre­men­tos del sa­la­rio mí­ni­mo re­du­cen los in­gre­sos de aque­llas fa­mi­lias.

Los tres ar­tícu­los re­co­no­cen que la evi­den­cia em­pí­ri­ca ha es­ta­ble­ci­do que un in­cre­men­to del 10% del sa­la­rio mí­ni­mo re­du­ce el em­pleo en­tre los adolescentes y los jó­ve­nes en­tre un 1% y un 2%. De aquí, mu­chos han de­du­ci­do que los au­men­tos del sa­la­rio mí­ni­mo ha­cen que 99 fa­mi­lias pa­sen a ga­nar más y que en una se pier­da un em­pleo: un re­sul­ta­do glo­bal­men­te po­si­ti­vo. Los au­to­res cues­tio­nan es­ta ló­gi­ca. Pa­ra ellos, ese 1%o 2% que pier­de el tra­ba­jo de­be es­tar con­cen­tra­do en el con­jun­to de los que an­tes del au­men­to ga­na­ban po­co me­nos que el nue­vo sa­la­rio mí­ni­mo. Así pues, aquel au­men­to del 10% del sa­la­rio mí­ni­mo pue­de re­du­cir el em­pleo de es­te gru­po so­cial en un 10%: 90 fa­mi­lias ga­na­rían un po­co más pe­ro en 10 se per­de­ría un em­pleo. No es­ta­ría tan cla­ro que el efec­to glo­bal sea po­si­ti­vo.

El pri­mer ar­tícu­lo exa­mi­na la evo­lu­ción en el tiem­po de las fa­mi­lias de es­ta­dos ame­ri­ca­nos que pro­ce­die­ron a au­men­tar el sa­la­rio mí­ni­mo en­tre los años 1986 y 1995. El re­sul­ta­do pro­vi­sio­nal al que lle­ga es que los au­men­tos del sa­la­rio mí­ni­mo no in­du­cen nin­gún beneficio en el con­jun­to de las fa­mi­lias más pobres por­que los au­men­tos de los in­gre­sos son neu­tra­li­za­dos por re­duc­cio­nes de las ho­ras tra­ba­ja­das. Sin em­bar­go, cuan­do los au­to­res (en una de­mos­tra­ción de ri­gor in­te­lec­tual que les hon­ra), eli­mi­nan los da­tos co­rres­pon­dien­tes a los años 1990 y 1991 (por­que coin­ci­den con una re­ce­sión), el re­sul­ta­do que ob­tie­nen es que las re­duc­cio­nes de em­pleo no son es­ta­dís­ti­ca­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vas.

Es ob­vio que es­te re­sul­ta­do no de­bía de­jar sa­tis­fe­chos a los au­to­res, que vol­vie­ron al año si­guien­te exa­mi­nan­do esen­cial­men­te los mis­mos da­tos pe­ro to­man­do en con­si­de­ra­ción un pe­rio­do más lar­go y con una me­to­do­lo­gía mu­cho más so­fis­ti­ca­da.

Lo pri­me­ro que des­cu­brie­ron es que el su­pues­to del que ha­bían par­ti­do es fal­so: un au­men­to del sa­la­rio mí­ni­mo del 10% in­du­ce una pér­di­da de em­pleo en­tre la po­bla­ción jo­ven peor pagada de só­lo un 1,5%. Es más, cuan­do tie­nen en cuen­ta lo que ocu­rre al ca­bo de un año, una vez más la re­duc­ción no es es­ta­dís­ti­ca­men­te sig­ni­fi­ca­ti­va. Hi­lan­do muy fino, con­si­de­ro muy im­por­tan­te que una de sus con­clu­sio­nes sea la si­guien­te: “Los au­men­tos del sa­la­rio mí­ni­mo pa­re­cen re­du­cir so­bre to­do las opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les pa­ra los adolescentes [...]. Por el con­tra­rio, los efec­tos so­bre los adul­tos po­co re­mu­ne­ra­dos [...] tie­nen lu­gar so­bre to­do a tra­vés de la re­duc­ción de las ho­ras tra­ba­ja­das”.

Una vez más, es­tos re­sul­ta­dos no de­bían de­jar sa­tis­fe­cho a Da­vid Neu­mark, que en el ter­cer ar­tícu­lo tra­ta de de­mos­trar que la exis­ten­cia de un sa­la­rio mí­ni­mo ele­va­do, al re­du­cir las opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les pa­ra los adolescentes, les ha­ce per­der ex­pe­rien­cia la­bo­ral, lo que de­ter­mi­na­ría que, mu­cho más tar­de, ga­nen me­nos que si hu­bie­ran cre­ci­do en un en­torno con un sa­la­rio mí­ni­mo más ba­jo. Par­tien­do de es­ta hi­pó­te­sis, ¿a qué con­clu­sio­nes lle­ga? Des­ta­que­mos tres: que, efec­ti­va­men­te, la pro­por­ción de tra­ba­ja­do­res de en­tre 16 y 19 años (pe­ro no de 20 a 24) es me­nor allí don­de el sa­la­rio mí­ni­mo es más al­to, y que los que tra­ba­jan lo ha­cen me­nos ho­ras; que, efec­ti­va­men­te, los ne­gros (pe­ro no los blan­cos) tie­nen peo­res sa­la­rios a lar­go pla­zo don­de el sa­la­rio mí­ni­mo es más al­to (y aquí los au­to­res es­pe­cu­lan que es­to pue­de de­ber­se a que los adolescentes ne­gros, al no tra­ba­jar, se ini­cian en la de­lin­cuen­cia en vez de es­tu­diar); y que los tra­ba­ja­do­res po­co cua­li­fi­ca­dos, cuan­do mi­gran, lo ha­cen ha­cia los es­ta­dos con sa­la­rio mí­ni­mo más ba­jo (por­que es don­de hay más opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les pa­ra ellos).

En con­clu­sión, los au­men­tos del sa­la­rio mí­ni­mo no ha­cen au­men­tar el paro, pe­ro tam­po­co me­jo­ran sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te los in­gre­sos de las fa­mi­lias pobres, y ello por­que al­gu­nos de sus com­po­nen­tes (los adolescentes) pue­den per­der su em­pleo. En reali­dad, un sa­la­rio mí­ni­mo ele­va­do tie­ne efec­tos pa­ra­le­los a la prohi­bi­ción del tra­ba­jo in­fan­til: re­du­ce los in­gre­sos de las fa­mi­lias que de otro mo­do hu­bie­ran he­cho tra­ba­jar a sus hi­jos, pe­ro me­jo­ra las opor­tu­ni­da­des de es­tos a lar­go pla­zo si apro­ve­chan el tiem­po es­co­la­ri­zán­do­se (lo que, en EE.UU., es más pro­ba­ble en­tre los blan­cos que en­tre los ne­gros).

¿Pa­ra qué sir­ve, pues, un sa­la­rio mí­ni­mo ele­va­do? Se­gún Da­vid Neu­mark, pa­ra que los tra­ba­ja­do­res adul­tos peor pa­ga­dos ga­nen más, pa­ra re­du­cir el aban­dono es­co­lar (es­ca­lo­frian­te en Ca­ta­lun­ya) y pa­ra re­du­cir la in­mi­gra­ción de mano de obra po­co cua­li­fi­ca­da. No es­tá na­da mal.

Be­ne­fi­cios Con un sa­la­rio mí­ni­mo ele­va­do los adul­tos peor pa­ga­dos ga­nan más y se re­du­ce el aban­dono es­co­lar y la in­mi­gra­ción de mano de obra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.