La al­qui­mia del di­ne­ro

El ex go­ber­na­dor del Ban­co de In­gla­te­rra pi­de re­for­mar la ban­ca y re­cu­pe­rar el di­na­mis­mo ca­pi­ta­lis­ta

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS -

Los úl­ti­mos vein­te años en el mun­do con­tem­po­rá­neo fue­ron sin du­da el me­jor de los tiem­pos y el peor de los tiem­pos. En el trans­cur­so de po­co más de un año, en­tre agos­to del 2007 y oc­tu­bre del 2008, lo que se ha­bía per­ci­bi­do co­mo­lae­ra­de­la­sa­bi­du­ría en eco­no­mía se veía aho­ra co­mo la era de la ne­ce­dad. Así co­mien­za su li­bro El fin de la al­qui­mia uno de los pro­ta­go­nis­tas de esa era en la que la sa­bi­du­ría eco­nó­mi­ca, con Alan Greens­pan al fren­te, ha­bía lo­gra­do des­te­rrar las cri­sis a los li­bros de his­to­ria. El pro­ta­go­nis­ta en es­te ca­so es Mervyn King, go­ber­na­dor del Ban­co de In­gla­te­rra del 2003 al 2013, y que co­mo tan­tos otros res­pon­sa­bles de la épo­ca se ha de­ci­di­do a abor­dar lo su­ce­di­do. Por suer­te, no pa­ra re­ve­lar su­pues­tas con­ver­sa­cio­nes in­tere­san­tí­si­mas, sino pa­ra ana­li­zar las causas, re­fle­xio­nar so­bre la si­tua­ción ac­tual –se­guir lan­zan­do en he­li­cóp­te­ro gran­des can­ti­da­des de di­ne­ro so­bre el mun­do só­lo per­pe­tua­rá los des­equi­li­brios sub­ya­cen­tes, el pro­ble­ma es de sol­ven­cia, no de li­qui­dez– y lan­zar pro­pues­tas pa­ra re­for­mar el mun­do del di­ne­ro y la ban­ca.

El li­bro de he­cho sur­ge del co­men­ta­rio de un ban­que­ro cen­tral chino que le di­ce a King que en su país han apren­di­do mu­cho­de­có­mo en Oc­ci­den­te la com­pe­ten­cia y la eco­no­mía de mer­ca­do crea­ron ma­yo­res ni­ve­les de vi­da pe­ro tam­bién le es­pe­ta que “sin em­bar­go no creo que ha­yáis lo­gra­do con­tro­lar el di­ne­ro y la ban­ca aún”. Cul­par de la cri­sis a in­di­vi­duos se­ría une­rror, di- ce, fue el fra­ca­so de un sis­te­ma y de las ideas que lo sos­te­nían so­bre el fun­cio­na­mien­to de la eco­no­mía mun­dial. El­di­ne­roy­la­ban­ca­fue­ron los ele­men­tos má­gi­cos que nos li­be­ra­ron del es­tan­ca­do sis­te­ma feu­dal yper­mi­tie­ron mer­ca­dos­di­ná­mi­cos, se­ña­la, pe­ro ha­ce tiem­po que esos dos al­qui­mis­tas de la eco­no­mía de mer­ca­do­sehan­con­ver­ti­doen­su­ta­lón de Aqui­les. Yaun­que da­do el ta­ma­ño y la in­fluen­cia po­lí­ti­ca del sec­tor ban­ca­rio pa­re­ce tar­de pa­ra me­ter al ge­nio en la bo­te­lla, él cree que no lo es. Ypro­po­ne que los ban- cos ten­gan que fi­nan­ciar­se con más ca­pi­tal pa­ra que pue­dan ab­sor­ber po­si­bles pér­di­das sin la pers­pec­ti­va del apo­yo del con­tri­bu­yen­te y la crea­ción de un em­pe­ñis­ta de úl­ti­ma ins­tan­cia –en vez de un pres­ta­mis­ta– dis­pues­to a pres­tar a quien de­je en pren­da una ga­ran­tía su­fi­cien­te.

Yla cien­cia eco­nó­mi­ca, di­ce, tam­bién tie­ne que re­for­mar­se. Ha ani­ma­do ma­ne­ras de pen­sar que hi­cie­ron las cri­sis más pro­ba­bles y de­be cam­biar, qui­zá de for­ma ra­di­cal. En­tre otras co­sas sus mo­de­los, afir­ma, no di­cen na­da so­bre la im­por­tan­cia del di­ne­ro y la ban­ca y la pa­no­plia de mer­ca­dos fi­nan­cie­ros ac­tua­les. Y sus su­pues­tos de op­ti­mi­za­ción por par­te de ac­to­res ra­cio­na­les no sir­ven en un mun­do ca­pi­ta­lis­ta de in­cer­ti­dum­bre ra­di­cal so­bre lo que n os de­pa­ra­rá el fu­tu­ro. No in­cor­po­rar esa in­cer­ti­dum­bre ra­di­cal a las teorías eco­nó­mi­cas es uno de los fac­to­res que lle­va­ron a la cri­sis. Aún así, él ha­ce sus pro­nós­ti­cos y cree que lo del es­tan­ca­mien­to se­cu­lar de Oc­ci­den­te no es ver­dad, aun­que sí se ne­ce­si­tan me­di­das pa­ra im­pul­sar la pro­duc­ti­vi­dad y fo­men­tar el co­mer­cio pa­ra re­cu­pe­rar el di­na­mis­mo que es la esen­cia real del ca­pi­ta­lis­mo.

A. HA­RRER / BLOOM­BERG

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.