Di­vi­di­dos y sin un plan B tras el sí al Bre­xit, los bri­tá­ni­cos ga­nan tiem­po a la es­pe­ra de un mi­la­gro

La Vanguardia - Dinero - - PANORAMA -

Pe­se a ser so­me­ti­da a to­da cla­se de re­gu­la­cio­nes, ins­pec­cio­nes e in­ves­ti­ga­cio­nes ex­ter­nas, la City de Lon­dres es un mun­do apar­te aun­que no in­mu­ta­ble. Ha si­do así des­de sus re­mo­tos ini­cios, ha­ce aho­ra más de mil años. De puer­tas aden­tro, siem­pre se ha re­gi­do por sus pro­pias le­yes y có­di­gos de con­duc­ta, que tam­po­co son in­mu­ta­bles. De he­cho, allá por los años de la dé­ca­da de 1980, la de Rea­gan y That­cher, las re­glas del jue­go cam­bia­ron de gol­pe. Por­que fue en­ton­ces cuan­do la City ca­yó ba­jo el he­chi­zo de los pre­sun­tuo­sos mu­cha­chos de Wall Street.

Fe­ne­ció en un abrir y ce­rrar de ojos el cé­le­bre pro­to­ti­po del hon­ra­do ban­que­ro con­ser­va­dor bri­tá­ni­co leal a la Co­ro­na que se to­ca­ba con bom­bín y pa­sa­ba las tar­des en su club pri­va­do sa­bo­rean­do un buen co­ñac mien­tras fu­ma­ba con de­lei­te un ex­ce­len­te pu­ro y ho­jea­ba el The Ti­mes. Se im­pu­so otra ma­ne­ra de ha­cer las co­sas. La de Wall Street. Así que adiós al ais­la­cio­nis­mo; adiós muy bue­nas al dic­tum meum pac­tum. La glo­ba­li­za­ción Has­ta en­ton­ces la Bol­sa de Lon­dres ve­nía ope­ran­do co­mo ese club de ca­ba­lle­ros. “Abs­tén­gan­se ex­tran­je­ros”, re­za­ba el le­tre­ro jun­to al guar­da­rro­pía. En 1983, los in­ver­so­res fo­rá­neos ape­nas in­ter­ve­nían en el 10% del vo­lu­men de transac­cio­nes en el par­quet. Mas que­da­ba evi­den­te que la City ya no te­nía una so­la al­ma, sino dos, aun­que to­da­vía muy des­com­pen­sa­das. Una, la tra­di­cio­nal y más gran­de, se cen­tra­ba en la ban­ca y la bol­sa; mien­tras que la otra, es­ti­mu­la­da por los in­can­sa­bles agen­tes de Wall Street, se mo­vía en­tre los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les de bo­nos y di­vi­sas.

Coin­ci­dien­do con la irrup­ción en es­ce­na de los or­de­na­do­res y te­lé­fo­nos mó­vi­les, en­tre 1979 y 1985, el vo­lu­men dia­rio del mer­ca­do de di­vi­sas en la City pa­só de 25.000 mi­llo­nes de dó­la­res a 90.000. Ocu­rrió así por­que una de las pri­me­ras me­di­das to­ma­das a fi­na­les de 1979 por Geof­frey Ho­we, el pri­mer te­so­re­ro de Mar­ga­ret That­cher, fue abo­lir has­ta el úl­ti­mo con­trol im­pe­ran­te en el mer­ca­do de di­vi­sas, lo que per­mi­tió que las agre­si­vas fuer­zas de la glo­ba­li­za­ción en­tra­sen rau­das por la puer­ta gran­de.

En me­nos de un lus­tro el vo­lu­men de los va­lo­res ad­qui­ri­dos en el ex­tran­je­ro subió de 459 mi- llo­nes de li­bras a ca­si tres mil mi­llo­nes, un in­cre­men­to na­da me­nos que co­lo­sal. Al fi­nal de esa dé­ca­da pro­di­gio­sa, los ac­ti­vos ne­tos en el ex­tran­je­ro del Reino Uni­do re­pre­sen­ta­ban una quin­ta par­te del PIB, ci­fra só­lo su­pe­ra­da por Ja­pón.

Al en­trar en la dé­ca­da de 1990, un ter­cio de las in­ver­sio­nes en el sec­tor ma­nu­fac­tu­re­ro de Gran Bre­ta­ña ve­nía de fue­ra, prin­ci­pal­men­te de Es­ta­dos Uni­dos, Eu­ro­pa y Ja­pón. Mu­chas de las gran­des em­pre­sas bri­tá­ni­cas pa­sa­ron a ma­nos fo­rá­neas. El man­da­ta­rio con­ser­va­dor Nor­man Teb­bit lo ex­pre­só así: “Es me­jor pa­ra los bri­tá­ni­cos com­prar co­ches ja­po­ne­ses he­chos por tra­ba­ja­do­res bri­tá­ni­cos que com­prar co­ches ale­ma­nes en­sam­bla­dos por tur­cos”. Sea co­mo fue­re, la pe­cu­liar ma­ne­ra de ha­cer de los bri­tá­ni­cos ce­dió el pa­so al im­pla­ca­ble in­ter­na­tio­na­li­zed ma­na­ge­ment.

La eco­no­mía fue inun­da­da con hot mo­ney, es de­cir, in­gen­tes in­yec­cio­nes de di­ne­ro que, de tan vo­lá­til, te que­ma­ba los de­dos. Vién­do­se su­pe­ra­dos an­te tan­tos cam­bios, los úl­ti­mos ca­ba­lle­ros de la vie­ja es­cue­la sa­ca­ron lo que Mo­ti­va­dos por Sa­lo­mon Brot­hers, Gold­man Sachs o Mor­gan Stan­ley, los pe­que­ños ban­cos mer­can­ti­les bri­tá­ni­cos de to­da la vi­da se en­tre­ga­ron a un fre­ne­sí de fu­sio­nes. Se creía que hay que ser gran­de a lo ame­ri­cano pa­ra so­bre­vi­vir en los mer­ca­dos que nun­ca duer­men. Co­mo con­se­cuen­cia de ello, y aun­que al prin­ci­pio no que­da­ba pa­ten­te, se en­san­cha­ban las grie­tas en los mu­ros de la has­ta en­ton­ces inex­pug­na­ble City de Lon­dres.

Se irían acu­mu­lan­do es­cán­da­los, quie­bras, lo­cu­ras; al tiem­po que, cuan­do ve­nían mal da­das, se im­po­nía el sál­ve­se quien pue­da y la co­di­cia sin ta­pu­jos. Em­pren­die­ron el ca­mino ha­cia la de­sigual­dad atroz que asue­la el mun­do de hoy.

A la ho­ra de asu­mir las as­tro­nó­mi­cas pér­di­das cuan­do es­tas se pro­du­cían, los irres­pon­sa­bles res­pon­sa­bles se las apa­ña­ban (con la ve­nia de los go­bier­nos de turno) pa­ra que fue­sen los in­ver­so­res los que pa­ga­sen el pa­to. A par­tir de Leh­man Brot­hers, es­te pri­vi­le­gio pa­sa­ría a los con­tri­bu­yen­tes, quie­nes, ade­más, se­rían so­me­ti­dos a los más se­ve­ros ri­go­res de la aus­te­ri­dad.

Em­pe­zan­do por los pro­pios bri­tá­ni­cos y, en par­ti­cu­lar, los más fer­vien­tes ada­li­des del Bre­xit, es­ta nue­va lo­cu­ra bri­tá­ni­ca ha co­gi­do des­pre­ve­ni­dos a pro­pios y ex­tra­ños. El pá­ni­co ini­cial, em­pe­ro, ha da­do pa­so a una es­ta­bi­li­dad ner­vio­sa. Al mal tiem­po, bue­na ca­ra. Sin em­bar­go, ba­jo el bar­niz del bu­si­ness as usual que ven­den al mun­do, dis­cu­rren ve­lo­ces las tur­bu­len­tas aguas de la in­cer­ti­dum­bre.

La pre­mier, Te­re­sa May, ya ha da­do la res­pues­ta a la pre­gun­ta del mi­llón: no se in­vo­ca­rá el ar­tícu­lo 50 has­ta fi­na­les del 2017. Di­vi­di­dos y des­pro­vis­tos de un plan B, los bri­tá­ni­cos pre­ten­den ga­nar tiem­po. Es­pe­ran que un mi­la­gro les sa­que las cas­ta­ñas del fue­go. En vano. Si la se­ño­ra May hu­bie­se in­vo­ca­do el ar­tícu­lo 50 na­da más ocu­par el pues­to de Da­vid Ca­me­ron, po­día ha­ber sa­ca­do ta­ja­da de una Unión Eu­ro­pea gro­gui. A fi­na­les del 2017 ya no se­rá po­si­ble. Quie­nes sa­ca­rán ta­ja­da se­rán to­dos me­nos los bri­tá­ni­cos, per­dón, los in­gle­ses. Si no se es­pa­bi­la –ya es­tá en ello–, en­tre las ba­jas des­ta­ca­rá la an­ta­ño no­ble e inex­pug­na­ble City de Lon­dres.

TA­LOS BUCCELLATI / GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.