La fal­ta de am­bi­ción po­lí­ti­ca de Guin­dos le con­vier­te en ob­je­ti­vo del PSOE pa­ra de­bi­li­tar al pre­si­den­te

La Vanguardia - Dinero - - LAS CLAVES DEL PODER -

Co­mo si se tra­ta­se de una par­ti­da de aje­drez, la opo­si­ción tra­ta de co­mer­se la to­rre (Luis deGuin­dos) con el fin de dar ja­que ma­te al Rey (Ma­riano Ra­joy). El pre­si­den­te del Go­bierno se ha en­ro­ca­do y apro­ve­chó la pre­sen­ta­ción del li­bro del mi­nis­tro, Es­pa­ña ame­na­za­da (edi­to­rial Pe­nín­su­la), pa­ra arro­par al mi­nis­tro. Du­ran­te su in­ter­ven­ción de­jó en­tre­ver que es­ta­ría dis­pues­to a ha­cer­le vi­ce­pre­si­den­te en el ca­so en que fi­nal­men­te el PP pue­da for­mar Go­bierno con tal de re­te­ner­le. El ape­go de Guin­dos al car­go es mí­ni­mo. Yahahe­cho­lo­que­vi­noaha­cer, ha cum­pli­do el sue­ño de su vi­da –“ser mi­nis­tro”– y pa­sar a la his­to­ria co­mou­no­de­los hom­bres de­ci­si­vos que evi­ta­ron el res­ca­te de Es­pa­ña. Es­ta fal­ta deam­bi­ción­po­lí­ti­ca es lo que le ha­ce im­ba­ti­ble.

El men­sa­je de Ra­joy iba di­ri­gi­do fun­da­men­tal­men­te a la pri­me­ra fi­la –don­de es­ta­ba sen­ta­da la vi­ce­pre­si­den­ta del Go­bierno, So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría y me­dio Go­bierno–. El ob­je­ti­vo era que ce­se de una vez por to­das el “fue­go ami­go”. No asis­tió el “nú­cleo du­ro” del equi­po eco­nó­mi­co del PP ca­pi­ta­nea­do por Cris­tó­bal Mon­to­ro, El­vi­ra Ro­drí­guez, Fá­ti­ma Bá­ñez y Ál­va­ro Na­dal. Un gru­po que nun­ca acep­tó al mi­nis­tro co­mou­no­de­los su­yos. Se­gún se di­ce en los pa­si­llos del Con­gre­so, se ha apro­ve­cha­do el “ca­so So­ria” pa­ra ter­mi­nar con cual­quier op­ción fu­tu­ra de Luis de Guin­dos; in­clui­da la le­ja­na po­si­bi­li­dad de con­ver­tir­se en el Ma­rio Mon­ti es­pa­ñol o en el vi­ce­pre­si­den­te eco­nó­mi­co igua­lan­do el ran­go al que tie­ne So­ra­ya.

La res­pues­ta por par­te de Ciu-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.