Bo­nos ver­des, un pro­duc­to por des­pe­gar

Iber­dro­la y Aben­goa son las úni­cas gran­des com­pa­ñías que han op­ta­do por es­te pro­duc­to de in­ver­sión

La Vanguardia - Dinero - - SECTORES - Mi­llo­nes de eu­ros cap­tó Iber­dro­la en su úl­ti­ma emi­sión de bo­nos ver­des

Iber­dro­la aca­ba de ce­rrar con gran éxi­to su ter­ce­ra emi­sión de bo­nos ver­des: 700 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra re­fi­nan­ciar in­ver­sio­nes en par­ques eó­li­cos de Reino Uni­do, que han si­do con­se­gui­dos a un cos­te muy com­pe­ti­ti­vo gra­cias, en par­te, a la ele­va­da de­man­da, que ha su­pe­ra­do en más de dos ve­ces la ofer­ta ini­cial. Se tra­ta de la ter­ce­ra emi­sión de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas de la eléc­tri­ca (la pri­me­ra y pio­ne­ra en Es­pa­ña fue en abril del 2014). Aben­goa es la otra gran com­pa­ñía es­pa­ño­la que ha uti­li­za­do es­te pro­duc­to de in­ver­sión pa­ra fi­nan­ciar­se. Pe­ro la lis­ta se aca­ba aquí. Es­te pro­duc­to de in­ver­sión no aca­ba de des­pe­gar en Es­pa­ña, a pe­sar de su au­ge en otros paí­ses y que los ex­per­tos ase­gu­ran que va más allá de una mo­da pa­sa­je­ra.

Pe­ro, va­ya­mos por par­tes: ¿qué son los bo­nos ver­des? “Es ren­ta fi­ja cor­po­ra­ti­va des­ti­na­da a fi­nan­ciar pro­yec­tos sos­te­ni­bles y me­dioam­bien­tal­men­te res­pon­sa­bles”, ex­pli­ca Bea­triz Fer­nán­dez de Eco­no­mis­tas sin Fron­te­ras. Es un mer­ca­do in­ci­pien­te en Es­pa­ña y ape­nas re­gu­la­ri­za­do. “No hay nin­gún re­gu­la­dor ofi­cial; los bo­nos ver­des son una au­to­de­no­mi- na­ción de las pro­pias em­pre­sas emi­so­ras, que pa­ra dar ga­ran­tías so­bre el ca­rác­ter ver­de de los pro­yec­tos lo que ha­cen es acu­dir a la agen­cia in­de­pen­dien­te Ei­ris Vi­geo pa­ra quea­na­li­ce y cer­ti­fi­que la ido­nei­dad de los mis­mos”, in­di­ca Fer­nán­dez.

A par­te del ca­rác­ter me­dioam­bien­tal de los pro­yec­tos, la ex­per­ta de Eco­no­mis­tas sin Fron­te­ras afir­ma que no exis­ten gran­des di­fe­ren­cias con los bo­nos cor­po­ra­ti­vos con­ven­cio­na­les, ni a ni­vel de in­te­rés ni a ni­vel de ries­go. “El in­te­rés es­tá re­la­cio­na­do con el ries­go fi­nan­cie­ro de la in­ver­sión, su ca­rác­ter ver­de no in­flu­ye en es­te sen­ti­do”, se­ña­la.

Al igual que los bo­nos cor­po­ra­ti­vos con­ven­cio­na­les, “los bo­nos ver­des se di­ri­gen bá­si­ca­men­te al mer­ca­do ma­yo­ris­ta, a las ins­ti­tu­cio­nes dein­ver­sión co­lec­ti­va”, ad­vier­te Bea­triz Fer­nán­dez. El pe­que­ño in­ver­sor o mi­no­ris­ta in­tere­sa­do en in­ver­tir sus aho­rros en pro­yec­tos ver­des pue­de com­prar es­te ti­po de bo­nos in­di­rec­ta­men­te a tra­vés de fon­dos de in­ver­sión u otros pro­duc­tos fi­nan­cie­ros co­mo los ETF. Pe­ro no es sen­ci­llo en­con­trar pro­duc­tos de in­ver­sión es­pe­cia­li­za­dos en es­te seg­men­to.

Al pre­gun­tar­le so­bre las op­cio­nes dis­po­ni­bles, Fer­nán­dez res­pon­de que es la “pre­gun­ta del mi­llón; in­clu­so hay per­so­nas que lla­man a Eco­no­mis­tas sin Fron­te­ras pa­ra que les ase­so­re­mos so­bre có­mo in­ver­tir en es­te ti­po de pro­duc­tos”, ex­pli­ca a mo­do de anéc­do­ta. “Les acon­se­ja­mos que acu­dan a su en­ti­dad ban­ca­ria de re­fe­ren­cia y que pre­gun­ten, por ejem­plo, si co­mer­cia­li­zan fon­dos de in­ver­sión ver­des, o bien les re­co­men­da­mos que acu­dan a la co­no­ci­da co­mo ban­ca éti­ca, que sí ofre­cen y co­no­cen vías de in­ver­sión so­cial­men­te res­pon­sa­ble”. La in­ver­sión al­ter­na­ti­va Otra op­ción dis­po­ni­ble pa­ra el aho­rra­dor par­ti­cu­lar son las pla­ta­for­mas on­li­ne de in­ver­sión co­lec­ti­va o crowd­fun­ding es­pe­cia­li­za­das en in­ver­sio­nes so­cial­men­te res­pon­sa­bles. En Es­pa­ña, la op­ción pre­fe­ri­da es el P2P bu­si­ness len­ding, se­gún el in­for­me Sus­tai­ning Mo­men­tum, el se­gun­do es­tu­dio so­bre la in­dus­tria de la fi­nan­cia­ción al­ter­na­ti­va en Eu­ro­pa ela­bo­ra­do por la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge.

El P2P bu­si­ness len­ding con­sis­te en que un gru­po de in­ver­so­res pres­ta su di­ne­ro a em­pre­sas a cam­bio de un in­te­rés. La ope­ra­ción se rea­li­za a tra­vés de una pla­ta­for­ma on­li­ne de in­ver­sión co­lec­ti­va, que es la que es­tu­dia la via­bi­li­dad eco­nó­mi­ca del pro­yec­to y me­dia en­tre la em­pre­sa y el in­ver­sor.

Es­te seg­men­to de la in­ver­sión co­lec­ti­va re­gis­tró un cre­ci­mien­to del 59% en el 2015 en Es­pa­ña, has­ta los 21,8 mi­llo­nes de eu­ros ges­tio­na­dos. “Es­tas pla­ta­for­mas po­co a po­co van arran­can­do aun­que no se es­tá dan­do el boom que se es­pe­ra­ba”, re­co­no­ce Fer­nán­dez. “El pro­ble­ma –en opi­nión de la ex­per­ta– es que es­ta­mos más acos­tum­bra­dos a ir al ban­co y de­jar que nos ase­so­ren”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.