Ap­ple, Ir­lan­da y los im­pues­tos

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

En el úl­ti­mo año pa­ra el que el IRS (la AEAT de Es­ta­dos Uni­dos) ofre­ce ci­fras, los be­ne­fi­cios de­cla­ra­dos por las mul­ti­na­cio­na­les de aquel país en Ir­lan­da re­pre­sen­ta­ban el 57 % de su PIB. Los de­cla­ra­dos en Lu­xem­bur­go el 87%. Co­mo es ob­vio, la cuan­tía no es el re­sul­ta­do de la ac­ti­vi­dad de es­tas com­pa­ñías en esas dos eco­no­mías sino con­se­cuen­cia del pri­vi­le­gia­do tra­to fis­cal dis­pen­sa­do por sus go­bier­nos que fa­vo­re­ce su lo­ca­li­za­ción en ellas a efec­tos fis­ca­les. A pe­sar de ser miem­bros de la UE, tan­to Ir­lan­da co­mo Lu­xem­bur­go tie­nen es­ta­ble­ci­do un mar­co tri­bu­ta­rio me­dian­te el cual las mul­ti­na­cio­na­les elu­den el pa­go de im­pues­tos en los paí­ses en don­de rea­li­zan la ma­yor par­te de sus transacciones. Ir­lan­da y Lu­xem­bur­go son, en la de­fi­ni­ción aca­dé­mi­ca, pa­raí­sos fis­ca­les.

Es­tos mar­cos fa­vo­re­ce­do­res de la elu­sión fis­cal no son nue­vos, pe­ro sí lo es su crecimiento des­de el ini­cio del si­glo. Bas­ta com­pa­rar las ci­fras men­cio­na­das con las de 1999 ob­te­ni­das por Keightley en su in­for­me pa­ra el Con­gres­sio­nal Re­search Ser­vi­ce: en­ton­ces los por­cen­ta­jes so­bre PIB eran só­lo el 14% y el 19% res­pec­ti­va­men­te. El au­men­to es in­se­pa­ra­ble de dos he­chos. De un la­do, la ac­tua­ción de es­tas em­pre­sas apro­ve­chan­do las po­si­bi­li­da­des de las nue­vas for­mas de pro­du­cir aus­pi­cia­das por la eco­no­mía glo­bal. De otro, la ne­ga­ti­va, al me­nos has­ta aho­ra, de los go­bier­nos na­cio­na­les a acep­tar en la prác­ti­ca las con­se­cuen­cias de la nue­va geo­gra­fía eco­nó­mi­ca de la pro­duc­ción, cau­sa des­ta­ca­da, den­tro de la UE, de la pa­si­vi­dad man­te­ni­da por la Co­mi­sión.

De es­ta for­ma, fren­te a la di­so­cia­ción en­tre los paí­ses en dón­de se idea y di­se­ña un bien (o un ser­vi­cio), dón­de se pro­du- cen sus com­po­nen­tes, dón­de se en­sam­bla, dón­de aca­ba ven­dién­do­se y dón­de se de­cla­ran los be­ne­fi­cios, los go­bier­nos de las eco­no­mías avan­za­das si­guen afe­rra­dos a un mun­do ya des­apa­re­ci­do en el cual el con­jun­to de la ac­ti­vi­dad (me­nos las im­por­ta­cio­nes) te­nía lu­gar en el te­rri­to­rio ba­jo su au­to­ri­dad. Si a ello se su­man las po­si­bi­li­da­des de la in­ge­nie­ría con­ta­ble y so­cie­ta­ria el re­sul­ta­do es el re­fle­ja­do por es­tas ci­fras: las gran­des em­pre­sas mul­ti­na­cio­na­les rea­li­zan en unos paí­ses el grue­so de su ac­ti­vi­dad y en otros de­cla­ran los be­ne­fi­cios (y pa­gan im­pues­tos).

Los tra­jes fis­ca­les a me­di­da, co­mo el del go­bierno de Ir­lan­da pa­ra Ap­ple re­cha­za­do ha­ce po­co por la Co­mi­sión o co­mo los re­ve­la­dos por los Lu­xem­burg Leaks en no­viem­bre de 2014, son, sin em­bar­go, una mí­ni­ma par­te de la mul­ti­pli­ci­dad de ac­tua­cio­nes de las gran­des em­pre­sas, y no so­lo las de EE.UU., pa­ra elu­dir im­pues­tos. El uso de los pre­cios de trans­fe­ren­cia (pre­cios contables de los com­po­nen­tes pro­ce­den­tes de dis­tin­tos paí­ses cu­ya re­la­ción con el cos­te real es im­po­si­ble de ve­ri­fi­car) o los con­tra­tos en­tre fi­lia­les, por ejem­plo, ha­ce po­si­ble aflo­rar los be­ne­fi­cios allí don­de el tra­to fis­cal es me­jor. Y los go­bier­nos na­cio­na­les han ve­ni­do sien­do muy ge­ne­ro­sos con ellas.

Por ejem­plo, no hay es­tu­dios de­ta­lla­dos pa­ra Es­pa­ña. Pe­ro la com­pa­ra­ción en­tre la ta­sa efec­ti­va pa­ga­da por las em­pre­sas del Ibex (5,3% en 2012) y el ti­po del im­pues­to de so­cie­da­des (30% en ese año) per­mi­te in­tuir las gran­des ven­ta­jas que han ob­te­ni­do de los di­fe­ren­tes go­bier­nos. Una par­te de ellas en for­ma de sub­ven­cio­nes y nor­mas le­ga­les pa­ra con­so­li­dar ba­lan­ces. Pe­ro otra, la más im­por­tan­te a ni­vel glo­bal, me­dian­te la ge­ne­ra­li­za­ción de los con­ve­nios de doble im­po­si­ción. El ob­je­ti­vo de evi­tar que se pa­guen im­pues­tos en dos te­rri­to­rios di­fe­ren­tes por el mis­mo he­cho im­po­ni­ble ha de­ri­va­do en la es­tra­te­gia de op­ti­mi­za­ción fis­cal de es­tas em­pre­sas pa­ra ra­di­car­se (a efec­tos fis­ca­les) allí don­de más ven­ta­jas se les ofre­cen.

Con es­ta ac­tua­ción, una fi­lial ra­di­ca­da en un país pue­de ha­cer des­apa­re­cer sus be­ne­fi­cios, o in­clu­so trans­for­mar­los en pér­di­das, es­ta­ble­cien­do acuer­dos de muy di­ver­so ti­po con otra fi­lial de la mis­ma em­pre­sa lo­ca­li­za­da en un pa­raí­so fis­cal. Es la con­se­cuen­cia de man­te­ner los prin­ci­pios ba­jo los cua­les se es­ta­ble­cie­ron esos acuer­dos cuan­do el mun­do es hoy com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te. Las mul­ti­na­cio­na­les apro­ve­chan sus ven­ta­jas; los go­bier­nos, en el me­jor de los ca­sos, si­guen pre­sos en vie­jas ideas, esas a las que alu­día Key­nes en el pró­lo­go de su Teo­ría Ge­ne­ral in­ser­vi­bles an­te una reali­dad nue­va.

Tras años de pa­si­vi­dad, la Co­mi­sión Eu­ro­pea pa­re­ce que­rer ini­ciar una nue­va eta­pa en es­te te­rreno. La ac­tua­ción res­pec­to al go­bierno de Ir­lan­da con Ap­ple, sus exi­gen­cias a Goo­gle o el com­pro­mi­so de te­ner iden­ti­fi­ca­dos los pa­raí­sos fis­ca­les (aje­nos a la UE) en 2017 son in­di­cios pa­ra pen­sar que se quie­re mo­de­rar la asi­me­tría de la re­la­ción en­tre em­pre­sas glo­ba­les y go­bier­nos na­cio­na­les. No va a ser fá­cil. Lo prue­ba la de­ci­sión del go­bierno ir­lan­dés de re­cu­rrir el acuer­do de la Co­mi­sión. Tam­bién el nu­lo avan­ce con­se­gui­do por Oba­ma en sus ocho años de pre­si­den­cia pa­ra mo­de­rar la elu­sión fis­cal de las gran­des mul­ti­na­cio­na­les de EE.UU. Y, so­bre to­do, los po­si­cio­na­mien­tos fa­vo­ra­bles a Ap­ple (que no han aca­ba­do) en su con­flic­to con la Co­mi­sión a pe­sar de los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos en la in­ves­ti­ga­ción so­bre sus prác­ti­cas fis­ca­les por el Per­ma­nent Sub­com­mit­tee On In­ves­ti­ga­tions del Se­na­do en 2013. En su in­for­me fi­nal, y en­tre otras lla­ma­ti­vas con­clu­sio­nes, el co­mi­té es­ti­ma­ba en 79.000 mi­llo­nes de dó­la­res los im­pues­tos elu­di­dos por Ap­ple en­tre 2009 y 2011. No ha si­do la úni­ca em­pre­sa in­ves­ti­ga­da y la com­pa­ra­ción de las ci­fras del IRS con el PIB de al­gu­nos paí­ses de­mues­tra que no es una ex­cep­ción. Sin em­bar­go, a pe­sar de las enor­mes di­fi­cul­ta­des pa­ra aca­bar con es­tos pri­vi­le­gios no es fá­cil en­tre­ver otro ca­mino pa­ra equi­li­brar un de­ter­mi­nan­te fun­da­men­tal de có­mo han ve­ni­do dis­tri­bu­yén­do­se has­ta hoy los be­ne­fi­cios de la Glo­ba­li­za­ción. Y, al mis­mo tiem­po, pa­ra me­jo­rar la cre­di­bi­li­dad de la UE que no atra­vie­sa por su me­jor mo­men­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.