Atra­pa­dos por las ‘com­mo­di­ties’

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

200, pe­ro ape­nas las diez pri­me­ras cuen­tan real­men­te. El pun­to de in­fle­xión en la in­dus­tria fue 1997, cuan­do Mon­san­to lan­zó el pri­mer trans­gé­ni­co: una se­mi­lla de maíz di­se­ña­da pa­ra ser re­sis­ten­te alas fu­mi­gac io­nes de Roun­dup, su her­bi­ci­da es­tre­lla, lo que per­mi­tía me­ca­ni­zar com­ple­ta­men­te la fu­mi­ga­ción de los cam­pos, in­clu­so con avio­ne­tas: las ma­las hier­bas mo­rían y la co­se­cha de maíz no su­fría da­ños. Hoy en Es­ta­dos Uni­dos el 92% del maíz es trans­gé­ni­co, el 94% de la so­ja y por­cen­ta­jes si­mi­la­res en otros cul­ti­vos co­mo el al­go­dón o la col­za. So­lo Eu­ro­pa, don­de la mo­vi­li­za­ción de los eco­lo­gis­tas ha res­trin­gi­do la apro­ba­ción de es­tas se­mi­llas; Áfri­ca, don­de la po­bre­za im­pi­de el desa­rro­llo de la agri­cul­tu­ra in­ten­si­va, y Chi­na y Ru­sia, por mo­ti­vos po­lí­ti­cos, cul­ti­van ya ce­rea­les no trans­gé­ni­cos. Y to­das las gran­des fir­mas los pro­du­cen, aun­que la ma­la fa­ma se la ha­ya que­da­do ca­si en ex­clu­si­va Mon­san­to.

El éxi­to de los trans­gé­ni­cos per­mi­tió que el pre­cio de ven­ta de las se­mi­llas (pa­ten­ta­das) tri­pli­ca­ra el de las tra­di­cio­na­les e hin­chó los be­ne­fi­cios del sec­tor. Pe­ro en los úl­ti­mos cin­co años el pa­rón de las eco- no­mías emer­gen­tes ha pro­vo­ca­do una caí­da del pre­cio de las ma­te­rias pri­mas en los mer­ca­dos de fu­tu­ros que ha he­cho que los pro­duc­tos re­duz­can su­per­fi­cie de cul­ti­vos y vuel­van a las se­mi­llas tra­di­cio­na­les pa­ra aho­rrar cos­tes. Pa­ra­le­la­men­te las se­mi­llas trans­gé­ni­cas han­per­di­do efi­ca­cia por­que las pla­gas se han he­cho­re­sis­ten­tes al her­bi­ci­da com­ple­men­ta­rio (prin­ci­pal­men­te al Roun­dup) y la I+D de los gran­des gru­pos no ha lo­gra­do desa­rro­llar se­mi­llas re­sis­ten­te sa otros pro­duc­tos. On oh asi­do ca­paz de co­mer­cia­li­zar­los: pa­ra­dó­ji­ca­men­te la gran opo­si­ción eco­lo­gis­ta en­ca­re­ce y ra­len­ti­za el desa­rro­llo de nue­vos pro- duc­tos, por­que los go­bier­nos ex­tre­man las exi­gen­cias pa­ra au­to­ri­zar­los, lo que obli­ga a te­ner una ca­pa­ci­dad in­ver­so­ra so­lo al al­can­ce de ti­ta­nes.

Se­gún re­cuer­da Eco­lo­gis­tas en Ac­ción es­tas fir­mas “po­ten­cian un mo­de­lo de agri­cul­tu­ra fuer­te­men­te de­pen­dien­te del pe­tró­leo, con­cen­tra­dor de la pro­pie­dad y ba­sa­do en el cul­ti­vo de gran­des ex­ten­sio­nes de­di­ca­das a pro­duc­tos que co­ti­zan en los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les”. Por ello, uno de los ma­yo­res ries­gos de la con­cen­tra­ción es que se de­je de la­do la in­ves­ti­ga­ción so­bre pro­duc­tos mi­no­ri­ta­rios, co­mo las fru­tas y hor­ta­li­zas de la agri­cul­tu­ra me­di­te­rrá­nea.

In­clu­so los 109 pre­mios No­bel que re­cien­te­men­te fir­ma­ron una car­ta de apo­yo a los trans­gé­ni­cos re­co­no­cie­ron que su uso po­ten­cia el desa­rro­llo de la agri­cul­tu­ra in­dus­trial, fren­te a la tra­di­cio­nal de pe­que­ñas ex­plo­ta­cio­nes e in­ten­si­va en tra­ba­jo. Pe­ro es cues­tio­na­ble que la agri­cul­tu­ra tra­di­cio­nal pu­die­ra ya ali­men­tar ala po­bla­ción mun­dial y a la ca­ba­ña de la ga­na­de­ría in­ten­si­va queu­sa­los ce­rea­les co­mo­pien­so.

“La con­cen­tra­ción de­ja a los pro­duc­to­res agra­rios atra­pa­dos en­tre co­lo­sos: sus pro­vee­do­res de se­mi­llas y her­bi­ci­das se con­cen­tran; y sus clien­tes, los gran­des gru­pos ali­men­ta­rios, tam­bién ”, se­ñal a Al­fran­ca .“Laú­nic ama­ne­rad e man­te­ner un cier­to ni­vel de ren­ta es la in­te­gra­ción ver­ti­cal, par­ti­ci­pan­do de al­gu­na ma­ne­ra en la in­dus­tria­li­za­ción de los ali­men­tos yen su co­mer­cia­li­za­ción ”, se­ñal a, y des­ta­ca, co­mo ejem­plo, l aca­ta la­naGu is son a.

M.V. / GETTY IMAGES

Pro­tes­tas con­tra la au­to­ri­za­ción de las se­mi­llas trans­gé­ni­cas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.