¿Qué fu­tu­ro le es­pe­ra al cen­tro de da­tos?

La di­gi­ta­li­za­ción de los ‘da­ta­cen­ters’ es inevi­ta­ble pe­ro el rit­mo del cam­bio y sus con­se­cuen­cias son una in­cóg­ni­ta

La Vanguardia - Dinero - - DIGITAL -

La con­ver­sa­ción arran­có con dos pre­gun­tas di­rec­tas, de ma­nual: ¿cuál se­rá el per­fil de los cen­tros de pro­ce­so de da­tos en la era de la compu­tación en la nu­be? y ¿po­drán/sa­brán adap­tar­se los ven­de­do­res de tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción –bá­si­ca­men­te, de in­fra­es­truc­tu­ras fí­si­cas– a ese cam­bio que se pre­su­me im­pa­ra­ble? Uwe Neu­meier, vi­ce­pre­si­den­te de Fu­jit­su pa­ra la re­gión Emeai, amal­ga­ma que in­clu­ye el con­ti­nen­te eu­ro­peo, se dis­po­ne a re­la­tar de qué ha­bla con sus clien­tes. Los CIOs ( chief in­for­ma­tion of­fi­cer) es­tán tan­to omás­per­ple­jos­que­los ven­de­do­res, di­ce.

Neu­meier, cu­ya res­pon­sa­bi­li­dad abar­ca el ne­go­cio de in­fra­es­truc­tu­ra y so­lu­cio­nes de da­ta­cen­ter de Fu­jit­su en la ma­yo­ría de mer­ca­dos no asiá­ti­cos, re­co­no­ce la di­fi­cul­tad de cap­tar a qué rit­mo asi­mi­la­rá ca­da cen­tro de da­tos la di­gi­ta­li­za­ción y sus con­se­cuen­cias. “En otros tiem­pos, yo po­día sen­tar­me con un clien­te pa­ra ar­gu­men­tar las vir­tu­des de tal ser­vi­dor o de tal sis­te­ma de al­ma­ce­na­mien­to; hoy la con­ver­sa­ción es muy dis­tin­ta”.

In­ter­pre­tar la cir­cuns­tan­cia de ca­da em­pre­sa es fun­da­men­tal pa­ra ven­der tec­no­lo­gía. La in­men­sa ma­yo­ría de los cen­tros de da­tos exis­ten­tes es­tán de­fi­ni­dos por hard­wa­re, y son el re­sul­ta­do de cuan­tio­sas in­ver­sio­nes, que no pue­den echar­se por la bor­da por mu­cho que se les di­ga que con los nue­vos pa­ra­dig­mas, se­rían más efi­cien­tes y me­jor ges­tio­na­bles a con­di­ción de ser de­fi­ni­dos por soft­wa­re. Por­que –pre­ci­sa– to­do da­ta­cen­ter aca­ba­rá es­tan­do de­fi­ni­do por soft­wa­re, pe­ro no de la no­che a la ma­ña­na.

Las cua­tro gran­des ten­den­cias del mer­ca­do son, des­de el pun­to de vis­ta de Fu­jit­su, “el reali­nea­mien­to de las car­gas de tra­ba­jo, la hi­per­con­ver­gen­cia, la mo­du­la­ri­za­ción y la trans­for­ma­ción de la red [...] Te­ne­mos una comprensión muy bue­na del mun­do fí­si­co, pe­ro lo que da sen­ti­do a la di­gi­ta­li­za­ción es que sea ca­paz de so­por­tar la evo­lu­ción de los mo­de­los de ne­go­cio: ¿se ne­ce­si­ta pro­ce­sar un al­to vo­lu­men de da­tos? ¿o es más im­por­tan­te la al­ta dis­po­ni­bi­li­dad?, ¿son sen­si­bles los da­tos?, ¿al­gu­na re­gu­la­ción con­di­cio­na los pro­ce­sos?, ¿qué in­ter­ac­ción quie­re te­ner con sus usua­rios? ¿en qué pla­zo pien­sa re­no­var las apli­ca­cio­nes ac­tua­les? Y, muy im­por­tan­te, ¿tie­ne apre­mio por la re­duc- ción de cos­tes o pue­de gra­duar­la en dos o tres años? La tran­si­ción del mun­do fí­si­co al di­gi­tal plan­tea la cues­tión de sa­ber pa­ra qué y a qué rit­mo se pre­ten­de di­gi­ta­li­zar se­gún qué pro­ce­sos, re­su­me.

En es­ta ecua­ción en­tra el le­gacy [el hard­wa­re y soft­wa­re que to­da­vía fun­cio­na pe­ro ha­brá que­reem­pla­zar al­gún día]. ¿Es es­ta he­ren­cia el obs­tácu­lo pa­ra que las em­pre­sas den ese sal­to a la nu­be que tan­to se les re­co­mien­da? “Pue­de ser un fac­tor, pe­ro la reali­dad es que no to­dos es­tán en­tre­na­dos pa­ra sal­tar”. Adu­ce Neu­meier que el CIO, nor­mal­men­te ges­tor y guar­dián del le­gacy, es­tá mu­tan­do de piel: “Han es­ca­pa­do a su con­trol cier­tas fun­cio­nes co­mo el so­por­te al mar­ke­ting; pron­to des­cu­bri­rá que ha pa­sa­do de ser res­pon­sa­ble por el 80 o el 100% del pre­su­pues­to de TI a ce­der el 50% pa­ra que lo ges­tio­ne di­rec­ta­men­te el CFO [ chief fi­nan­cial of­fi­cer]”.

A es­tas al­tu­ras, Neu­meier in­tro­du­ce una ca­te­go­ría, “el CIO mo­derno”. En lu­gar de un per­so­na­je ago­bia­do por re­sol­ver con­tin­gen­cias, lo des­cri­be co­mo al­guien “es­tre­cha­men­te vin­cu­la­do al ne­go­cio; cuan­to más cer­ca, me­jor pa­ra que la ar­qui­tec­tu­ra de TI ge­ne­re ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas”. Su pa­pel no­se­des­va­lo­ri­za por ello, sino que se­gui­rá ve­lan­do a la vez por el ca­pex y el opex [in­ver­sión de ca­pi­tal y gas­to ope­ra­ti­vo]. Dos pa­rá­me­tros de­ci­si­vos an­tes de in­cli­nar­se por mi­grar a una nu­be pri­va­da, que le exi­gi­rá mo­der­ni­zar y vir­tua­li­zar el cen­tro de da­tos, o por una ex­ter­na­li­za­ción to­tal o par­cial (nu­be pú­bli­ca o hí­bri­da) “cal­cu­lan­do con­cien­zu­da­men­te la ra­tio de uti­li­za­ción y el ni­vel de ser­vi­cio exi­gi­ble al pro­vee­dor”. La re­gla cen­tral – sin­te­ti­za– es que la me­nor in­ter­fe­ren­cia ma­nual en la in­fra­es­truc­tu­ra.

¿Cam­bia por es­to la ofer­ta de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.