La trai­ción de las éli­tes

Ari­ño y Ro­me­ro di­sec­cio­nan la nue­va edad do­ra­da en la que los ri­cos se han vuel­to a ais­lar de la so­cie­dad

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS -

Un fan­tas­ma re­co­rre el mun­do, iro­ni­zan los au­to­res, y no es el co­mu­nis­mo ni tam­po­co la rebelión de las ma­sas. Se tra­ta, más­bien, de la se­ce­sión de las éli­tes y, den­tro de ellas, muy es­pe­cial­men­te, la de los ri­cos, con la fu­ga de gran par­te de sus ca­pi­ta­les fue­ra de sus paí­ses de re­si­den­cia. Hoy la fran­ja más fa­vo­re­ci­da de la po­bla­ción vi­ve ya fue­ra del mun­do co­mún, apun­tan. Aún son ciudadanos, pe­ro no par­te in­tere­sa­da de la co­mu­ni­dad, sien­do sus exi­lios fis­ca­les el sín­to­ma más no­ta­ble. Co­mo­di­jo con amar­ga son­ri­sa el in­ver­sor Wa­rren Buf­fett, siem­pre en el gru­po de ca­be­za de los mil­mi­llo­na­rios del mun­do, “hay una guerra de­cla­ses ylos míos­laes­tán­ga­nan­do por go­lea­da”. Fren­te al sis­te­ma pre­vio dein­te­gra­cióny­con­sen­so­re­la­ti­vos tras la Se­gun­da Guerra Mun­dial, Ari­ño y Ro­me­ro –ca­te­drá­ti­cos, res­pec­ti­va­men­te, de So­cio­lo­gía y Geo­gra­fía Hu­ma­na en la Uni­ver­si­tat de Va­lèn­cia– se­ña­lan que des­de ha­ce unos años los más ri­cos es­tán lle­van­do a ca­bo la se­ce­sión del con­jun­to prin­ci­pal de la so­cie­dad.

Una se­ce­sión que es el re­sul­ta­do del avan­ce del ca­pi­ta­lis­mo fi­nan­cie­ro a ca­ba­llo de la re­vo­lu­ción de las tec­no­lo­gías di­gi­ta­les. Eso sí, que los más ri­cos se lle­ven ca­da vez más par­te de la tar­ta no es só­lo un sín­to­ma­de­cam­bios­pro­fun­dos en­la eco­no­mía sino que ellos mis­mos han in­ter­ve­ni­do de ma­ne­ra decisiva en ellos pre­sio­nan­do pa­ra po­lí­ti­cas que­re­ba­jen la pre­sión fis­cal, ins­tau­ren la aus­te­ri­dad y di­suel­van el po­der de los sin­di­ca­tos. Una se­ce­sión don­de las enor­mes for­tu­nas –en 2014 se es­ti­ma­ba que211.275 in­di­vi­duos de to­do el mun­do te­nían un pa­tri­mo­nio ne­to su­pe­rior a 30 mi­llo­nes de dó­la­res (el 0,004% de la po­bla­ción y el 13% de la ri­que­za), sien­do el gru­po de los mil­mi­llo­na­rios de unas 2.325 per­so­nas, un ré­cord his­tó­ri­co y que ha au­men­ta­do con la cri­sis– pro­mue­ven la fi­lan­tro­pía glo­bal y la res­pon­sa­bi­li­dad cor­po­ra­ti­va, a la vez que se des­vin­cu­lan de cual­quier pro­yec­to de so­cie­dad in­te­gra­da y cohe­sio­na­da.

“El ca­pi­ta­lis­mo ex­trac­ti­vo pro­po- ne re­sol­ver la cues­tión so­cial co­mo en la Edad Me­dia, me­dian­te el do­na­ti­vo”, di­cen los au­to­res. Y se­ña­lan que vi­vi­mos una se­gun­da edad do­ra­da pa­ra las éli­tes. La pri­me­ra, lla­ma­da así por una no­ve­la de Mark Twain, su­ce­dió tras la Gue­rra­deSe­ce­sión en EE.UU., de la que sur­gió una ge­ne­ra­ción de fa­mi­lias opu­len­tas: los As­tor, Van­der­bilt, Roc­ke­fe­ller, Car­ne­gie y Mor­gan, que lle­ga­ron a ser ri­cos sin re­glas ni es­crú­pu­los ni preo­cu­par­se de la gente y que cons­truían man­sio­nes ex­tra­va­gan­tes y lle­va­ban un es­ti­lo de vi­da des­me­di­do. Hoy no es di­fe­ren­te. Y la cues­tión es que esa de­sigual­dad pro­fun­da tam­bién es­tá en el ori­gen de la cri­sis eco­nó­mi­ca. Yde mu­chas otras, co­mo la cri­sis de la UE, con una­sé­li­tes em­pe­ña­da­sen­laaus­te­ri­dad­quees­tán­frac­tu­ran­do las so­cie­da­des. La eco­no­mía ca­pi­ta­lis­ta, ad­vier­ten, se ha li­be­ra­do de las ata­du­ras de­mo­crá­ti­cas con­so­li­da­das tras la Se­gun­da Guerra Mun­dial, co­mo el Es­ta­do del bie­nes­tar y la ex­pan­sión de las trans­fe­ren­cias. Ypa­ra­los cam­bios, la es­ca­la de los Es­ta­dos no es muy ade­cua­da, pe­ro sí lo es, aca­ban, más Eu­ro­pa y una me­jor que la ac­tual, que ayu­de a re­equi­li­brar la jus­ti­cia del mer­ca­do y la del Es­ta­do.

RAMIN TALAIE / GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.