Los ‘es­ta­tes’ ar­tís­ti­cos

La Vanguardia - Dinero - - ALTERNATIVAS - Los he­re­de­ros

Uno de los te­mas ca­pi­ta­les del mer­ca­do del ar­te es có­mo man­te­ner vi­va la obra de los ar­tis­tas cuan­do es­tos mue­ren. Al mar­gen de los te­mas su­ce­so­rios, se plan­tea el di­fí­cil re­to so­bre có­mo ges­tio­nar el le­ga­do, lo que co­no­ce­mos co­mo el es­ta­te del ar­tis­ta, que in­clu­ye des­de su obra, los ar­chi­vos y el pa­tri­mo­nio, has­ta los de­re­chos que es­ta obra ge­ne­ra.

Ai­ni­cios de mes se ce­le­bró en Lon­dres el sim­po­sio Art Bu­si­ness Con­fe­ren­ce, don­de mu­chos con­vi­ni­mos que uno de los te­mas en que ha­bía que pro­fun­di­zar era pre­ci­sa­men­te la ges­tión pro­fe­sio­na­li- za­da de los es­ta­tes pa­ra evi­tar que aque­llos ar­tis­tas que han con­se­gui­do cier­to re­nom­bre cai­gan en el ol­vi­do cuan­do no ha­ya una ga­le­ría de­trás o los he­re­de­ros no pue­dan o no se­pan có­mo ges­tio­nar­lo.

La ale­ma­na Lo­ret­ta Wür­ten­ber­ger aca­ba de pu­bli­car The ar­tist’s es­ta­tes, un ma­nual pa­ra ar­tis­tas, he­re­de­ros y al­ba­ceas don­de mar­ca pau­tas y acon­se­ja có­mo ges­tio­nar es­tos es­ta­tes. Ca­da uno tie­ne sus par­ti­cu­la­ri­da­des y los cos­tes no son pe­que­ños, pe­ro ¿la obra de cuán­tos ar­tis­tas lo­ca­les o in­ter­na­cio­na­les se ha per­di­do o sus co­ti­za­cio­nes en el mer­ca­do se han des­va­ne­ci­do por una ges­tión pa­si­va o de­fi­cien­te de su le­ga­do? Ella plan­tea tra­ba­jar­lo en tres fren­tes: el aca­dé­mi­co, pro­mo­vien­do el es­tu­dio de la obra, ha­cien­do in­ves­ti­ga­ción, ca­ta­lo­gan­do y cer­ti­fi­can­do. El mu­seís­ti­co, pro­mo­vien­do exposiciones y de­jan­do obra pa­ra su di­fu­sión. Yel del mer­ca­do, man­te­nién­do­se ac­ti­vo en las transacciones a fin de que la obra se re­va­lo­ri­ce, tra­tan­do con ga­le­rías y sa­las de subas­ta.

Pue­de ser es­te un pro­ce­so du­ro y do­lo­ro­so pa­ra los he­re­de­ros, da­da la com­ple­ji­dad de la ges­tión y la pre­sión de un mer­ca­do ca­da vez más com­pe­ti­ti­vo y glo­ba­li­za­do. Pe­ro se tra­ta de un re­to pri­mor­dial si en­ten­de­mos que la ges­tión de un ar­tis­ta no aca­ba cuan­do es­te mue­re, sino que en­tra en una eta­pa di­fe­ren­te, don­de ha­cen fal­ta pro­fe­sio­na­les pa­ra se­guir ges­tio­nán­do­lo.

BETTMANN / GETTY

y su hi­jo Clau­de en La Ga­rou­pe, en Fran­cia, el ve­rano de 1955. Clau­de es el ter­ce­ro de los cua­tro hi­jos que tu­vo el ar­tis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.