¡Qué di­fí­cil es me­dir la ren­ta­bi­li­dad de las de­ci­sio­nes!

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA -

Se es­ti­ma que en Es­pa­ña más del 70% de las em­pre­sas mue­re an­tes de los cua­tro años de vi­da. Es una tra­yec­to­ria muy cor­ta. Las cau­sas son di­ver­sas, mu­chas de ellas ex­ter­nas y di­fí­ci­les de ca­pear, pe­ro en el fon­do siem­pre exis­te un de­no­mi­na­dor co­mún: al­guien to­mó en al­gún mo­men­to unas de­ci­sio­nes que no fue­ron las ade­cua­das. En mu­chas oca­sio­nes, la clave es­tá en la ba­se so­bre la que se to­ma­ron las de­ci­sio­nes. “Es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble to­mar una de­ci­sión co­rrec­ta si la in­for­ma­ción de la que par­ti­mos es­tá ses­ga­da por­que no con­tem­pla los fac­to­res clave ni es­tá ac­tua­li­za­da. Dis­po­ner de una in­for­ma­ción de ca­li­dad no siem­pre ase­gu­ra que to­me­mos la me­jor de­ci­sión, pe­ro au­men­ta las pro­ba­bi­li­da­des de que sea así”. Es­te es el leit­mo­tiv del li­bro (véa- se re­cua­dro apar­te) que aca­ba de pre­sen­tar Ar­ge­lia Gar­cía, CEO deEx­ter­nal Fi­nan­cial Ma­na­ge­ment. En el pró­lo­go, la pro­fe­so­ra del Ie­se, Mª Julia Prats, afir­ma que “en las úl­ti­mas dé­ca­das se han desa­rro­lla­do mu­chos mo­de­los de con­trol pa­ra la ges­tión y el ren­di­mien­to de las cor­po­ra­cio­nes. No obs­tan­te, la ma­yo­ría de es­tos asu­men las ca­rac­te­rís­ti­cas de una gran com­pa­ñía”. Y se pre­gun­ta a con­ti­nua­ción, “¿có­mo me­di­mos el ren­di­mien­to de nues­tra py­me?”.

Sin du­da, es una de las asig­na­tu­ras pen­dien­tes de mu­chas py­mes. Era la prin­ci­pal con­clu­sión del Es­tu­dio so­bre el con­trol de ges­tión em­pre­sa­rial en Es­pa­ña y su re­la­ción con los efec­tos de la cri­sis eco­nó­mi­ca ac­tual, que ela­bo­ra­ron ha­ce unos años. “Vi­mos que no siem­pre se vi­sua­li­za­ba el fu­tu­ro, ha­bía un ba­jo ni­vel de con­trol de ges­tión, no se mo­ni­to­ri­za­ba el avan­ce ha­cia el ob­je­ti­vo... y, en el fon­do, no se sa­bía quien era ni dón­de es­ta­ba. Y a cie­gas es im­po­si­ble ha­cer na­da po­si­ti­vo”, pro­si­gue Ar­ge­lia Gar­cía.

“Me re­sul­ta di­fí­cil acep­tar –aun­que­lo veo ca­da día– queaes­tas al­tu­ras ha­ya py­mes­que­no­ten­gan im­ple­men­ta­dos ins­tru­men­tos po­ten­tes de con­trol de ges­tión. Si no­tie­nes muy­cla­ro lo que quie­re el clien­te, lle­ga un día que abres la ca­ja y la en­cuen­tras va­cía”, co­men­ta Joa­na Amat, co­di­rec­to­ra ge­ne­ral de Amat Im­mo­bi­lia­ris. Y pro­si­gue. “en nues­tra pro­fe­sión hay par­ce­las de ac­ti­vi­dad que ge­ne­ran unos már­ge­nes ba­jí­si­mos y si no los iden­ti­fi­cas y tra­tas co­mo se de­be ,te ge­ne­ran pér­di­das”. Lo que di­ce Amat es per­fec­ta­men­te ex­tra­po­la­ble a otros sec­to­res de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, por su­pues­to. Tan­to Amat co­mo Gar­cía acep­tan que en una de­ter­mi­na­da ac­ti­vi­dad se pue­den ge­ne­rar pér­di­das, “lo que es acep­ta­ble, so­lo si lo tie­nes con­tro­la­do y tie­nes muy cla­ro que for­ma par­te del pro­ce­so ha­cia el ob­je­ti­vo fi­nal”.

Es­te es un pun­to cru­cial. El con­trol de los már­ge­nes de­be ser al­go per­ma­nen­te y la con­ta­bi­li­dad de cos­tes es clave. Por ejem­plo, hay mu­chos ne­go­cios cu­yos in­gre­sos fun­cio­nan a tra­vés de ta­ri­fas pla­nas, mien­tras los cos­tes di­rec­tos son va­ria­bles. Gar­cía ad­vier­te, “a ve­ces te di­cen que eres muy pe­que­ño y que no ha­ce fal­ta. ¡Es al re­vés! Los pe­que­ños han de con­tro­lar más”. Y aquí la tec­no­lo­gía es clave, co­mo la ca­pa­ci­dad de unir es­fuer­zos. “No­so­tros, jun­to a otros co­le­gas, com­pra­mos una em­pre­sa de tec­no­lo­gía y hoy dis­fru­ta­mos de la con­ta­bi­li­dad ana­lí­ti­ca en tiem­po real. Pa­ra no­so­tros es muy im­por­tan­te”, di­ce Amat. “Yno­siem­pre­se­le­da­la su­fi­cien­te re­le­van­cia”, aña­de Gar­cía, “sien­do co­moes la clave pa­ra la com­pe­ti­ti­vi­dad y co­mo­so­por­te del crecimiento”.

Re­sul­ta sor­pren­den­te la re­ve­la­ción de am­bas cuan­do ase­gu­ran que son ex­cep­cio­na­les las py­mes que tie­nen los pa­sos cuan­ti­fi­ca­dos y si­guen un plan es­tra­té­gi­co... Es­to lle­va a una pre­gun­ta obli­ga­da. ¿Es­tán pre­pa­ra­das pa­ra me­dir su ren­ta­bi­li­dad las py­mes? En ge­ne­ral, no, res­pon­den. “Hay que co­no­cer a fon­do la ren­ta­bi­li­dad de ca­da clien­te, de ca­da pro­duc­to, de ca­da pun­to de ven­ta y de ca­da zo­na geo­grá­fi­ca. Si no lo sé, ¿có­mo pue­do fiar­me de lo que me di­gan en mar­ke­ting? El pre­su­pues­to que de­sig­na­mos a mar­ke­ting, apli­ca­do en unos u otros pun­tos, pro­du­ce cam­bios ra­di­ca­les en la ren­ta­bi­li­dad”, apun­ta Gar­cía.

Pa­ra Joa­na Amat, hay un pro­ble­ma adi­cio­nal: la trans­pa­ren­cia de la in­for­ma­ción. “En Es­ta­dos Uni­dos, los nú­me­ros son pú­bli­cos y aquí son opa­cos. Es más, cual­quier in­for­ma­ción que te pue­dan dar no es fia­ble. Es di­fí­cil en­fren­tar­te a la com­pe­ten­cia a cie­gas...” Gar­cía es ta­jan­te al res­pec­to, al afir­mar que“es ur­gen­te dar un­pa­so más ha­cia la de­mo­cra­cia eco­nó­mi­ca”.

GA­BRIE­LA RU­BIO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.