Jo­sé Luis Sa­li­do Ba­nús

La re­pre­sen­ta­ción de los em­pre­sa­rios

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

En los úl­ti­mos años he­mos com­pro­ba­do có­mo se des­di­bu­ja­ban al­gu­nas de las lí­neas que fi­ja­ban las com­pe­ten­cias nor­ma­ti­vas en el ám­bi­to so­cio­la­bo­ral y, en­tre ellas, las re­la­ti­vas a la fi­ja­ción de la re­pre­sen­ta­ción ins­ti­tu­cio­nal de los em­pre­sa­rios. De ahí el de­ba­te so­bre qué Ad­mi­nis­tra­ción pue­de con­cre­tar di­cha re­pre­sen­ta­ti­vi­dad de acuer­do con el Es­ta­tu­to de los Tra­ba­ja­do­res, y qué ele­men­tos de­ben ser­vir pa­ra me­dir­la. Es de­cir, có­mo se jus­ti­fi­ca que la aso­cia­ción re­pre­sen­te al 10 o al 15% (se­gún sea ám­bi­to es­ta­tal o au­to­nó­mi­co) de em­pre­sas y tra­ba­ja­do­res.

Pues bien, en mi opi­nión, la com­pe­ten­cia de desa­rro­llo del Es­ta­tu­to de los Tra­ba­ja­do­res (en con­cre­to de la Dis­po­si­ción Adi­cio­nal 6ª) es ex­clu­si­va del Go­bierno de la na­ción.

En pri­mer lu­gar por­que así lo dic­ta el ar­tícu­lo 149 de la Cons­ti­tu­ción, que da al Es­ta­do la com­pe­ten­cia ex­clu­si­va en “le­gis­la­ción la­bo­ral, sin per­jui­cio de su eje­cu­ción por los ór­ga­nos de las Co­mu­ni­da­des Au­tó­no­mas”. Hay que te­ner en cuen­ta, des­de es­ta pers­pec­ti­va, que la re­gu­la­ción y or­ga­ni­za­ción de las or­ga­ni­za­cio­nes em­pre­sa­ria­les (y sin­di­ca­les), tie­nen co­mo re­fe­ren­cia la le­gis­la­ción la­bo­ral. Por otro la­do, en Ca­ta­lun­ya par­ti­cu­lar­men­te, nin­gu­na ley del Par­la­ment otor­ga al Eje­cu­ti­vo ca­ta­lán di­cha com­pe­ten­cia.

En se­gun­do lu­gar, el desa­rro­llo de la dis­po­si­ción es­ta­tu­ta­ria de­be ser ne­ce­sa­ria­men­te de ca­rác­ter pro­ce­sal, pues el de­re­cho ma­te­rial so­bre re­pre­sen­ta­ción ya exis­te y só­lo fal­ta fi­jar las con­di­cio­nes y for­mas del pro­ce­di­mien­to pa­ra tal acre­di­ta­ción.

En es­te sen­ti­do tam­bién nos re­cuer­da la Cons­ti­tu­ción en el ar­tícu­lo 149 que el Es­ta­do tie­ne com­pe­ten­cia ex­clu­si­va “en ma­te­ria de le­gis­la­ción pro­ce­sal, sin per­jui­cio de las ne­ce­sa­rias es­pe­cia­li­da­des que en es­te or­den se de­ri­ven de las par­ti­cu­la­ri­da­des del de­re­cho sus­tan­ti­vo de las Co­mu­ni­da­des Au­tó­no­mas”. Por tan­to, las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas no pue­den re­gu­lar los as­pec­tos pro­ce­sa­les pa­ra acre­di­tar aque­lla re­pre­sen­ta­ción.

El Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal ha se­ña­la­do que la uni­for­mi­dad de los ele­men­tos ju­ris­dic­cio­na­les es im­pres­cin­di­ble pa­ra ase­gu­rar la igual­dad de de­re­chos de to­dos los ciudadanos. Así, mu­ni­ci­pios y co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas no pue­den te­ner pro­ce­di­mien­tos dis­tin­tos pa­ra me­dir la re­pre­sen­ta­ti­vi­dad em­pre­sa­rial. Las nor­mas han de ser igua­les en to­do el Es­ta­do y apli­ca­das de igual mo­do por to­das las ad­mi­nis­tra­cio­nes.

Aho­ra bien, in­cum­plir el man­da­to de desa­rro­llar la ci­ta­da dis­po­si­ción di­fi­cul­ta, por omi­sión, ejer­cer ple­na­men­te el de­re­cho de re­pre­sen­ta­ción de los ciudadanos em­pre­sa­rios, al tiem­po que per­mi­te, en el me­jor de los ca­sos, que las ad­mi­nis­tra­cio­nes du­den al in­ter­pre­tar o apli­car la nor­ma, pu­dien­do lle­gar in­clu­so a la ar­bi­tra­rie­dad y ge­ne­ran­do, por tan­to, in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca. Por to­do ello, se­ría bueno que la ad­mi­nis­tra­ción com­pe­ten­te ejer­cie­se sus fun­cio­nes y le­gis­la­ra pa­ra fa­ci­li­tar a los ciudadanos el ejer­ci­cio de sus de­re­chos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.