Fer­nan­do Trías de Bes

¿In­ter­net de las co­sas? ¡Tran­qui­los!

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Aprin­ci­pios de los años no­ven­ta, In­ter­net irrum­pió en el mun­do. Siem­pre tra­ta­mos de in­ter­pre­tar el fu­tu­ro con las ga­fas del pre­sen­te. Las em­pre­sas di­je­ron: “Tran­qui­los, es co­mo aña­dir un ca­nal más de te­le­vi­sión. Só­lo ne­ce­si­ta­mos una pá­gi­na web”, y to­do con­tro­la­do. Pues no: re­sul­tó que una de las cua­tro P del mar­ke­ting, la P de pu­bli­ci­dad, tal y co­mo la co­no­ci­mos, ha que­da­do com­ple­ta­men­te ob­so­le­ta.

Aprin­ci­pios del 2000, apa­re­ció el co­mer­cio elec­tró­ni­co. En las em­pre­sas se di­jo: “Tran­qui­los, es­to equi­va­le a aña­dir un ca­nal más de dis­tri­bu­ción a los que ya te­ne­mos, co­mo cuan­do apa­re­cie­ron los hi­per­mer­ca­dos, y to­do con­tro­la­do”. Pues no: la P de pun­to de ven­ta y la P de pre­cio, tal y co­mo las co­no­ci­mos, son to­tal­men­te ob­so­le­tas.

Ha­cia el 2006 y en ade­lan­te, apa­re­cen las re­des so­cia­les. Las em­pre­sas di­je­ron: “Tran­qui­los, Fa­ce­book son pá­gi­nas web de per­so­nas en lu­gar de em­pre­sas. Só­lo ne­ce­si­ta­mos una cuen­ta de Fa­ce­book, Twit­ter o Ins­ta­gram, y to­do con­tro­la­do”. Pues no: el con­cep­to de pú­bli­co ob­je­ti­vo, de ca­pa­ci­dad de aten­ción del clien­te y la es­truc­tu­ra del mer­ca­do de co­mu­ni­ca­ción, tal y co­mo los co­no­ci­mos, son ob­so­le­tos. Seg­men­ta­ción y pú­bli­co ob­je­ti­vo de­ben so­me­ter­se a re­vi­sión.

Ha­cia el 2010, irrum­pen los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les o smartp­ho­nes. Las em­pre­sas di­je­ron: “Tran­qui­los, es lo mis­mo que un PC pe­ro más pe­que­ño; só­lo ne­ce­si­ta­mos una pá­gi­na web res­pon­si­va, y to­do con­tro­la­do”. Pues no: se ha eva­po­ra­do más de la mi­tad de las cal­cu­la­do­ras, te­lé­fo­nos fi­jos, dis­cos de mú­si­ca, na­ve­ga­do­res de au­to­mó­vil, cá­ma­ras fo­to­grá­fi­cas y de vi­deo que se ven­dían, ade­más de re­de­fi­nir la ya ob­so­le­ta P de pun­to de ven­ta que de­be au­nar el mun­do di­gi­tal y fí­si­co en una so­la ex­pe­rien­cia de com­pra.

Pa­sa­do el 2010, In­ter­net 2.0 apa­re­ce en nues­tras vi­das. Ylas em­pre­sas di­je­ron: “Tran­qui­los, son pá­gi­nas web don­de la gente pue­de par­ti­ci­par. Só­lo ne­ce­si­ta­mos de­jar que en nues­tras web la gente pue­da de­cir al­gu­na co­sa, y to­do con­tro­la­do”. Pues no: apa­re­ció la eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va, cual­quier usua­rio pue­de ofre­cer pro­duc­tos o ser­vi­cios al res­to de usua­rios, se mul­ti­pli­ca la ofer­ta po­ten­cial, los pre­cios se de­rrum­ban, el ca­pi­ta­lis­mo se ve ame­na­za­do, apa­re­ce el di­ne­ro di­gi­tal, di­vi­sas sin ban­co cen­tral ni te­rri­to­rio aso­cia­do. Irrum­pen in­nu­me­ra­bles mo­de­los de ne­go­cio y en ape­nas un de­ce­nio sec­to­res en­te­ros y em­pre­sas an­ta­ño in­des­truc­ti­bles ven ob­so­le­tas sus es­truc­tu­ras y pro­pues­tas de va­lor.

En el 2016 In­ter­net de las Co­sas lle­ga a nues­tras vi­das. Yen las em­pre­sas se oye: “Tran­qui­los, se tra­ta só­lo de aña­dir electrónica al pro­duc­to fí­si­co, pe­ro el pro­duc­to se­gui­rá. To­do con­tro­la­do”. Pues no. No se tra­ta de eso. Co­mo di­ce mi buen ami­go Ge­nís Ro­ca, to­do pro­duc­to so­me­ti­do a lo di­gi­tal es­tá con­de­na­do a con­ver­tir­se en un ser­vi­cio. La P de pro­duc­to, tal y co­mo la co­no­ci­mos, ha em­pe­za­do su ob­so­les­cen­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.