“Se so­bre­va­lo­ra la for­ta­le­za eco­nó­mi­ca del Reino Uni­do”

El mun­do pa­re­ce ha­ber­se ins­ta­la­do en una fa­se de cre­ci­mien­to muy opa­co. Si los es­ta­dos no lle­van a ca­bo po­lí­ti­cas fis­ca­les ex­pan­si­vas, afir­ma es­te re­co­no­ci­do gestor, el ries­go es que au­men­te el po­pu­lis­mo y la in­cer­ti­dum­bre

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Pier­gior­gio M. San­dri

La eco­no­mía bri­tá­ni­ca tie­ne dé­fi­cit por cuen­ta co­rrien­te y fis­cal: de­pen­de mu­cho del ex­te­rior

El ver­da­de­ro pro­ble­ma glo­bal aho­ra es la fal­ta de in­ver­sio­nes, tan­to pri­va­das co­mo pú­bli­cas

Enel­pa­tio­de­laPe­dre­ra bar­ce­lo­ne­sa, Di­dier Saint-Geor­ges enu­me­ra los ries­gos a los que se en­fren­ta la eco­no­mía glo­bal. Hoy es miem­bro del Co­mi­té de In­ver­sio­nes de la ges­to­ra de fon­dos Car­mig­nac y con an­te­rio­ri­dad ocu­pó pues­tos deal­ta res­pon­sa­bi­li­dad en Me­rrill Lynch y JPMor­gan. Ha oí­do el FMI. El en­torno eco­nó­mi­co re­fle­ja un cier­to es­tan­ca­mien­to…. Es­ta­mos vi­vien­do una ten­den­cia de cre­ci­mien­to muy­mo­des­ta. Es­te año ha ha­bi­do una cier­ta es­ta­bi­li­za­ción, pe­ro el con­jun­to es opa­co y en to­dos los lu­ga­res: en EE.UU., en Chi­na y en tam­bién en Eu­ro­pa... El año que vie­ne se­gui­re­mos en una fa­se in­ter­me­dia, pe­ro que no nos va a lle­var muy le­jos. El pro­me­dio acos­tum­bra­ba ser antes del 3% anual y aho­ra nos en­con­tra­mos en la mi­tad. ¿Cuál es el pro­ble­ma? Las in­ver­sio­nes pri­va­das no han re­pun­ta­do. Las pú­bli­cas tam­po­co. Es­tas úl­ti­mas son ex­tre­ma­da­men­te dé­bi­les des­de ha­ce mu­chos años, des­de el es­ta­lli­do de la cri­sis cuan­do los es­ta­dos em­pe­za­ron a te­ner des­ajus­tes fis­ca­les. En cuan­to a las pri­va­das, su mon­to es po­bre. Y en gran par­te de­bi­do a la fal­ta de con­fian­za. Cuan­do las com­pa­ñías re­cu­rrie­ron a fi­nan­cia­ción ba­ra­ta, co­mo pa­só en EE.UU., no apro­ve­cha­ron los re­cur­sos para in­ver­tir en in­ves­ti­ga­ción o en ca­pa­ci­dad, sino que se de­di­ca­ron a otras ta­reas, co­mo com­prar ac­cio­nes pro­pias. El otro as­pec­to que des­pier­ta in­quie­tud es que los in­ter­cam­bios co­mer­cia­les son dé­bi­les y es­to re­pre­sen­ta una ame­na­za. El pro­tec­cio­nis­mo está ha­cien­do mu­cho rui­do. ¿Las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en Nor­tea­mé­ri­ca re­pre­sen­tan una in­cóg­ni­ta? Has­ta aho­ra el con­su­mi­dor es­ta­dou­ni­den­se se ha mos­tra­do muy­re­sis­ten­te. Si us­ted mi­ra la con­tri­bu­ción al cre­ci­mien­to del PIB del país, es más del 100%, por­que in­ver­sio­nes y co­mer­cio en es­tos mo­men­tos tie­nen un im­pac­to ne­ga­ti­vo. La pre­gun­ta es: ¿has­ta cuán­do se se­gui­rá gas­tan­do? El cré­di­to al con­su­mo ha al­can­za­do, en­por­cen­ta­je de­la ren­ta dis­po­ni­ble, ni­ve­les his­tó­ri­cos. ¿Pue­de se­guir su­bien­do? Pien­se en los prés­ta­mos a es­tu­dian­tes, fi­nan­cia­ción de co­ches, tar­je­tas de cré­di­to… to­do es­te mon­to de di­ne­ro pue­de re­pre­sen­tar un ries­go para los ban­cos al es­ti­lo de las sub­pri­me, que es­tas en­ti­da­des que­rrán co­men­zar a re­du­cir. Aes­to hay que aña­dir que los al­qui­le­res han ex­pe­ri­men­ta­do una fuer­te subida en EE.UU. y la re­cu­pe­ra­ción del pre­cio del cru­do, lo que es­to in­ci­de so­bre la ren­ta dis­po­ni­ble y el po­der ad­qui­si­ti­vo. En cuan­to a las elec­cio­nes, la in­cer­ti­dum­bre po­dría cau­sar un au­men­to de la ta­sa de aho­rro. Es­tos in­gre­dien­tes ha­cen que el que ha si­do el gran pi­lar del cre­ci­mien­to nor­te­ame­ri­cano está ba­jo ame­na­za. En es­te con­tex­to, creo que los ries­gos au­men­tan. Ame­nos que… A me­nos que… La po­lí­ti­ca de in­ver­sio­nes pú­bli­cas cam­bie. El nue­voin­qui­lino de­la Ca­sa Blan­ca po­dría dar co­mien­zo a unos es­tí­mu­los fis­ca­les, co­mo gas­tos en in­fra­es­truc­tu­ras, que per­mi­tan arran­car el mo­tor. ¿Es es­to po­si­ble? Si Clinton es pre­si­den­te, el Con­gre­so es re­pu­bli­cano, po­ca co­sa se mo­ve­rá. Si ga­na Trump, da­rá prio­ri­dad aun re cor­te de im­pues­tos, siem­pre que su ma­yo­ría le apo­ye. Así que hay mu­chas pro­ba­bi­li­da­des de que es­ta po­lí­ti­ca ex­pan­si­va no ten­ga lu­gar. No soy op­ti­mis­ta. Y los ban­cos cen­tra­les mu­chas más co­sas no pue­den ha­cer… Exac­to. Ade­más, la Fed está in­ten­tan­do po­ner en mar­cha una po­lí­ti­ca me­nos aco­mo­da­ti­cia. A su vez, el BCE y el Ban­co de Ja­pón ya han cam­bia­do el tono de sus dis­cur­sos. Han re­co­no­ci­do, de for­ma im­plí­ci­ta, que lle­var los ti­pos tan aba­jo ya no es sos­te­ni­ble. En un ci­clo nor­mal, cuan­do la eco­no­mía sube se ele­va el pre­cio del di­ne­ro para po­der ac­tuar si las co­sas vol­vie­ran a po­ner­se feas pe­ro el cre­ci­mien­to nun­ca fue lo su­fi­cien­te­men­te fuer­te para ha­cer es­to. To­dos­los­ban­cos cen­tra­les es­tán em­pe­zan­do a ad­mi­tir que han he­cho lo que han po­di­do y es­tán al­can­zan­do su lí­mi­te. Las en­ti­da­des les es­tán pi­dien­do a gri­tos que pa­ren de gol­pear su ren­ta­bi­li­dad. Por eso los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les in­sis­ten en que los go­bier­nos lle­ven a ca­bo po­lí­ti­cas fis­ca­les ex­pan­si­vas. Pe­ro, en Eu­ro­pa po­cos paí­ses se lo pue­den per­mi­tir, ni Ita­lia, ni Fran­cia ni Es­pa­ña. La ex­cep­ción es Ale­ma­nia. An­te es­te pa­no­ra­ma, el inversor no­sa­be dón­de po­ner el di­ne­ro. El ci­clo ha de­ja­do de ser tu amigo. Las bol­sas en el úl­ti­mo año han per- di do va­lor. Si uno está sen­ta­do es­pe­ran­do a ver­lo que ocu­rren o se ha­rá ri­co. Antes com­pra­bas ac­cio­nes y de­ja­bas que los ban­cos cen­tral es in­ter­vi­nie­ran para sos­te­ner las co­ti­za­cio­nes. Aho­ra es­te mo­de­lo pa­si­vo ya no fun­cio­na. Con los bo­nos, más de lo mis­mo. Se pre­ci­sa una ges­tión ac­ti­va del ca­pi­tal. Con el Bre­xit pue­des per­der un 10% en unas se­ma­nas y des­apro­ve­char el pos­te­rior re­bo­te. Hay que es­tar muy en­ci­ma de lo que ocu­rre. No per­der di­ne­ro hoy su­po­ne una gran di­fe­ren­cia. Es­tar pe­tri­fi­ca­dos e inac­ti­vos es lo peor. En es­tos mo­men­tos es mu­cho más fá­cil per­der di­ne­ro que en el pa­sa­do. En la era do­ra­da antes de 2008, la ma­yor ca­rac­te­rís­ti­ca no era que las bol­sas subían, sino que la vo­la­ti­li­dad era ba­ja. Ha­bía una mo­de­ra­ción de fon­do por­que el Go­bierno po­dría in­cre­men­tar el dé­fi­cit y la deu­da, y ha­bía y mar­gen para re­du­cir pér­di­das. Aho­ra no hay tan­ta fle­xi­bi­li­dad. Cuan­do hay una co­rrec­ción ya no se ha­bla del 4%, sino del 10%. Us­ted ha men­cio­na­do el B re xit.Th eres aM ay ha di­cho que en mar­zo ac­ti­va el pro­ce­so y ha en­du­re­ci­do su len­gua­je. El ma­yor im­pac­to al co­mien­zo se­rá para el Reino Uni­do. Creo que se ha so­bre­es­ti­ma­do la for­ta­le­za de la eco­no­mía bri­tá­ni­ca. Tie­ne un do­ble dé­fi­cit: fis­cal y de cuen­ta co­rrien­te. Y es­to su­po­ne un pro­ble­ma si el di­ne­ro que pro­ce­de del ex­te­rior de­ja de fluir. Al­go nor­mal, por­que los in­ver­so­res quie­ren co­no­cer a fon­do la si­tua­ción antes de­des­pla­zar el ca­pi­tal ha­cia los ac­ti­vos bri­tá­ni­cos. El Reino Uni­do ten­drá pro­ble­mas para fi­nan­ciar sus dé­fi­cits y es­to ten­drá re­per­cu­sio­nes en su di­vi­sa. Cla­ro, una de­pre­cia­ción fa­vo­re­ce­ría las ex­por­ta­cio­nes, pe­ro el país ex­por­ta so­bre to­do ser­vi­cios. Una libra más ba­ra­ta no su­pon­drá una gran ven­ta­ja, por lo que al fi­nal au­men­ta­rá la in­fla­ción. El país po­dría vi­vir un shock. Pe­ro para Eu­ro­pa, sal­vo Ale­ma­nia que ex por­ta más a los bri­tá­ni­cos, no es un gran pro­ble­ma. To­do de­pen­de­rá de los tér­mi­nos del di­vor­cio. La his­to­ria nos di­ce que los in­gle­ses sa­ben ne­go­ciar muy bien. ¿Es­pa­ña pue­de be­ne­fi­ciar­se de es­ta si­tua­ción? El país ha he­cho es­fuer­zos. Ha in­tro­du­ci­do me­di­das im­po­pu­la­res y es­to pue­de ha­ber te­ni­do al­gún im­pac­to en el ac­tual blo­queo po­lí­ti­co. Pe­ro no hay que dar­le ma­yor im­por­tan­cia: Bél­gi­ca es­tu­vo meses sin go­bierno sin ma­yo­res con­se­cuen­cias. Es­to de­mues­tra có­mo el po­der de los go­bier­nos ha ido dis­mi­nu­yen­do con la glo­ba­li­za­ción, lo que es una bue­na no­ti­cia para los ne­go­cios, por­que los go­bier­nos a ve­ces ha­cen más da­ño que otra co­sa, por su afán de man­te­ner el con­trol. Chi­na no vol­ve­rá a cre­cer co­mo antes. ¿Es una bue­na no­ti­cia? Chi­na cre­ció du­ran­te años gra­cias a un cos­te del tra­ba­jo ba­jo y su de­man­da en ma­te­rias pri­mas su­pu­so un ti­rón para el pla­ne­ta. A par­tir de aho­ra su cre­ci­mien­to se cen­tra­rá más en la de­man­da de pro­duc­tos chi­nos. Pa­sa­rá a ser una his­to­ria in­ter­na, no glo­bal. Si las fir­mas ex­tran­je­ras quie­ren apro­ve­char se, ten­drán que es­tar ahí e in­ver­tir en el país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.