VM­wa­re: de­side­rá­tum de una pla­ta­for­ma úni­ca

La em­pre­sa de soft­wa­re as­pi­ra a crear un sis­te­ma ca­paz de re­gir tan­to la nu­be co­mo la in­fra­es­truc­tu­ra pro­pia

La Vanguardia - Dinero - - DIGITAL - Nor­ber­to Ga­lle­go

La nu­be re­pre­sen­ta el 30% de las car­gas de tra­ba­jo y a fi­na­les de la pró­xi­ma dé­ca­da su­pe­rará el 50%

¿Qué ha de ha­cer una em­pre­sa de soft­wa­re que fac­tu­ra 7.000 mi­llo­nes de dó­la­res al año y tie­ne me­dio mi­llón de usua­rios de su pro­duc­to es­tre­lla, cuan­do cons­ta­ta que el cre­ci­mien­to ve­ge­ta­ti­vo aflo­ja y que su mer­ca­do na­tu­ral se des­pla­za ha­cia nue­vos con­cep­tos, co­mo la compu­tación en la nu­be o la hi­per­con­ver­gen­cia? El di­le­ma se le pre­sen­tó ha­ce años a VM­wa­re, lí­der del mer­ca­do de vir­tua­li­za­ción, y sus di­rec­ti­vos han bus­ca­do res­pues­tas, no­siem­pre con acier­to. El lu­nes 17 se abri­rá en Bar­ce­lo­na la edi­ción eu­ro­pea de VM­world, pe­ro la res­pues­ta que se da­rá en la Fi­ra fue an­ti­ci­pa­da en agos­to en Las Vegas.

El pun­to de par­ti­da es la con­vic­ción de que el au­ge de la compu­tación en la nu­be no ma­ta­rá el mer­ca­do de la in­fra­es­truc­tu­ra de cen­tros de da­tos, pe­ro ha si­do un seís­mo para los pro­vee­do­res tra­di­cio­na­les de T.I.. Las em­pre­sas usua­rias apre­cian las ven­ta­jas de­la nu­be, en su ver­tien­te pú­bli­ca, co­mo un mo­de­lo ágil y ba­ra­to de en­tre­gar ser­vi­cios de compu­tación y al­ma­ce­na­mien­to, mi­sio­nes que his­tó­ri­ca­men­te han re­suel­to com­pran­do hard­wa­re y soft­wa­re.

Al mis­mo­tiem­po, esas em­pre­sas te­men que­dar cau­ti­vas de los gi­gan­tes de lo que se co­no­ce co­mo nu­be pú­bli­ca [Ama­zon, Mi­cro­soft, Goo­gle e IBM li­de­ran el mer­ca­do, sin ca­si de­jar es­pa­cio a otros]. Tar­día­men­te, los clien­tes des­cu­bren el dis­cur­so de la fa­ci­li­dad de mo­ver sus car­gas de tra­ba­jo a otra nu­be, ode­vuel­ta a ca­sa, es muy­re­la­ti­vo. Ca­da pla­ta­for­ma en la nu­be se di­fe­ren­cia del res­to, y sus ser­vi­cios no son di­rec­ta­men­te com­pa­ti­bles. El re­cur­so para sus com­pe­ti­do­res es ju­gar la car­ta de la nu­be pri­va­da o, lle­ga­do el ca­so, fór­mu­las hí­bri­das. Por­que, di­gan lo que di­gan al­gu­nas en­cues­tas, la mi­gra­ción a la nu­be pro­vo­ca se­rios re­ce­los.

Ini­cial­men­te, la ma­yo­ría del sec­tor no su­po reac­cio­nar an­te el fe­nó­meno, em­pe­ña­do en de­fen­der su mo­de­lo de ne­go­cio. Aho­ra mis­mo, no hay com­pa­ñía im­por­tan­te en es­ta in­dus­tria que no pro­cu­re co­lo­car­se en es­ta ca­rre­ra. De ahí na­cen va­rias pro­pues­tas mul­ti­nu­be, que pre­su­men de dar al clien­te li­ber­tad de mi­gra­ción sin per­der cohe­ren­cia con las prác­ti­cas que apli­ca en su cen­tro de da­tos. El lec­tor dis­cul­pa­rá el ro­deo para lle­gar a es­te pun­to, pe­ro es el mo­do de ex­pli­car una ten­den­cia que sue­le co­bi­jar­se ba­jo la co­le­ti­lla de la trans­for­ma­ción di­gi­tal.

La exis­ten­cia de una pla­ta­for­ma úni­ca ca­paz de re­gir tan­to la nu­be co­mo la in­fra­es­truc­tu­ra pro­pia es un de­side­rá­tum. A es­to apun­ta la ac­tual es­tra­te­gia de VM­wa­re: hu­bou­no­sa­ño­sen­los queas­pi­ró a or­ques­tar [una pa­la­bra cla­ve] nu­bes hí­bri­das con la con­ni­ven­cia de un eco­sis­te­ma [otro tó­pi­co] for­ma­do por pro­vee­do­res in­de­pen­dien­tes. En la prác­ti­ca, los cua­tro gran­des se que­da­ron con el pas­tel.

En el 2016, VM­wa­re ha da­do un vi­ra­je, que se­rá el cen­tro de su in­mi­nen­te con­gre­so eu­ro­peo de Bar­ce­lo­na. En lu­gar de pre­sen­tar nue­vas ver­sio­nes de sus pro­duc­tos, ha fra­gua­do un em­pa­que­ta­mien­to, una ar­qui­tec­tu­ra que lla­ma cross-cloud, en la que pre­ser­va co­mo sus­tra­to la vir­tua­li­za­ción, su prin­ci­pal fuen­te de in­gre­sos, una tec­no­lo­gía sin la cual nin­gu­na nu­be exis­ti­ría.

Pat Gel­sin­ger, CEO­de­la­com­pa­ñía, pre­sen­tó esa es­tra­te­gia en agos­to en Las Vegas y vol­ve­rá a ex­po­ner­la en la Fi­ra den­tro de ocho días. Diez años atrás –di­jo– la idea de nu­be ape­nas des­pun­ta­ba; hoy re­pre­sen­ta el 30% de las car­gas de tra­ba­jo (compu­tación y al­ma­ce­na­mien­to). Está pre­vis­to su­pe­rar el 50% a fi­na­les de la pró­xi­ma dé­ca- da, pe­ro pro­me­tió que VM­wa­re ha­rá lo que es­té a su al­can­ce para acor­tar el pla­zo. Re­sis­tir­se a la nu­be se­ría fú­til.

Otra cir­cuns­tan­cia aña­de in­te­rés a la con­vo­ca­to­ria. Se­rá la primera des­de que un con­sor­cio li­de­ra­do por Mi­chael Dell to­ma­ra el con­trol de EMC, que a su vez es due­ña del 80% de VM­wa­re. Hay cu­rio­si­dad por co­no­cer de primera ma­no­qué­fu­tu­ro­le es­pe­ra enes­ta nue­va an­da­du­ra. Dell ha su­ge­ri­do que VM­wa­re –“jo­ya de la co­ro­na”, lle­gó a lla­mar­la– es el prin­ci­pal in­te­rés por el que, jun­to con el fon­do Sil­ve­rLa­ke, ha in­ver­ti­do 67.000 mi­llo­nes de dó­la­res en com­prar EMC. La cla­ve está en la con­jun­ción iné­di­ta del nú­me­ro dos en ser­vi­do­res, el nú­me­ro uno en al­ma­ce­na­mien­to y el nú­me­ro uno en vir­tua­li­za­ción, para ar­ti­cu­lar una es­tra­te­gia orien­ta­da a ex­plo­tar el cre­ci­mien­to del mer­ca­do en la nu­be sin ca­pi­tu­lar an­te los gi­gan­tes men­cio­na­dos.

No está con­fir­ma­do si Mi­chael Dell acu­di­rá a Bar­ce­lo­na. Si lo hi­cie­ra, se re­pe­ti­ría la es­ce­na del so­fá con Pat Gel­sin­ger [en la fo­to] a quien ha­la­gó pú­bli­ca­men­te al afir­mar que se­gui­rá di­ri­gien­do VM­wa­re “tan­to tiem­po co­mo él quie­ra”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.