Fa­ce­book lan­za su Wa­lla­pop

La ma­yor red so­cial crea Mar­ket­pla­ce, un ser­vi­cio para com­prar y ven­der ar­tícu­los de se­gun­da mano

La Vanguardia - Dinero - - DIGITAL - Blan­ca Gis­pert

Fa­ce­book si­gue pi­can­do pie­dra para ga­nar aun más­te­rreno en Internet. Su es­tra­te­gia de ha­cer su­yas las ac­ti­vi­da­des más po­pu­la­res del mo­men­to ha da­do aho­ra con Mar­ket­pla­ce, un ser­vi­cio para com­prar y ven­der pro­duc­tos de se­gun­da mano que quie­re com­pe­tir con pla­ta­for­ma sco­moWall apop, Eba yo Vib­bo.

Mar yKu, di­rec­to­ra de pro­duc­to de Fa­ce­book, ex­pli­có es­ta se­ma­na en la pá­gi­na de no­ti­cias de­la com­pa­ñía que la ac­ti­vi­dad de los gru­pos don­de los usua­rios com­pran y ven­den ar­tícu­los ha cre­ci­do “sus­tan­cial­men­te” en los úl­ti­mo­sa­ños. Se­gú­nKu, unos450mi­llo­nes de usua­rios al mes­ya­lle­van a ca­bo transac­cio­nes tan­to lo­ca­les co­mo in­ter­na­cio­na­les.

El nue­vo ser­vi­cio par­te de to­das es­tas in­ter­ac­cio­nes y crea un sis­te­ma de na­ve­ga­ción or­ga­ni­za­do por te­má­ti­cas de pro­duc­tos. Co­moe­nWa­lla­pop, Mar­ket­pla­ce fil­tra la ofer­ta se­gún la ubi­ca­ción del usua­rio y vi­sua­li­za los pro­duc­tos más cer­ca­nos a su lo­ca­li­za­ción. El ne­go­cio se ha­lla en los pro­pios usua­rios, que pa­gan a Fa­ce­book para que su ofer­ta apa­rez­ca en las pri­me­ras po­si­cio­nes de la pla­ta­for­ma.

Por muy re­ve­la­dor que pa­rez­ca, Mar­ket­pla­ce no es el pri­mer ser­vi­cio que Fa­ce­book desa­rro­lla en el sec­tor del co­mer­cio elec­tró­ni­co. La com­pa­ñía, que aho­ra pre­si­de Mark Zuc­ker­berg, ya lan­zó en el 2007 su ver­sión de cla­si­fi­ca­dos, un por­tal don­de se ofer­ta­ban ar­tí- cu­los, vi­vien­das, em­pleos y otros ser­vi­cios que echó el cie­rre en el 2014 por fal­ta de ac­ti­vi­dad. Lo mis­mo su­ce­dió con Fa­ce­book Gifts, un ser­vi­cio para com­prar y ha­cer regalos que só­lo exis­tió del 2012 al 2014.

“No es exa­ge­ra­do de­cir que el co­mer­cio elec­tró­ni­co es el Moby Dick de la fir­ma” de­cía Jor­dan McKee ana­lis­ta de 451 Re­search en un ar­tícu­lo de The Guar­dian que tam­bién se­ña­la­ba que tam­po­co ha cua­ja­do el bo­tón que per­mi­te al usua­rio com­prar pro­duc­tos anun­cia­dos en Fa­ce­book. Ja­son Gold­berg, de la agen­cia Ra­zor­fish, apun­ta­ba, por otro la­do, que la com­pa­ñía tam­po­co ha lo­gra­do cap­tar los da­tos de las tar­je­tas de cré­di­to de sus usua­rios de­bi­do, en par­te, a su la­xa po­lí­ti­ca de pri­va­ci­dad. De he­cho, el nue­vo Mar­ket­pla­ce no per­mi­te ha­cer pa­gos a tra­vés de la apli­ca­ción sino que de­ja a los usua­rios la li­ber­tad de rea­li­zar la transac­ción por su cuen­ta. Al­go­que pue­de en­tor­pe­cer la ope­ra­ción pe­ro que a la vez evi­ta frau­des.

Sea co­mo sea, Fa­ce­book es la ma­yor red so­cial del mun­do, con unos 1.650 mi­llo­nes de usua­rios re­gis­tra­dos. To­dos dan a co­no­cer in­for­ma­ción per­so­nal en su per­fil y és­te es el fac­tor que jue­ga más a fa­vor de Fa­ce­book ya que, a di­fe­ren­cia de los com­pe­ti­do­res don­de el usua­rio es prác­ti­ca­men­te un des­co­no­ci­do, Mar­ket­pla­ce per­mi­te co­no­cer más a fon­do a la otra par­te.

De mo­men­to, Mar­ket­pla­ce ya está fun­cio­nan­do en Es­ta­dos Uni­dos, Reino Uni­do, Australia y Nue­va Ze­lan­da y, de te­ner éxi­to, la com­pa­ñía po­dría ex­ten­der­lo a ni­vel glo­bal. Por aho­ra, el ser­vi­cio se pue­de usar en los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les de Ap­ple y An­droid y en un fu­tu­ro, es­ta­rá dis­po­ni­ble en la web.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.