Cuan­do un vehícu­lo es co­mo un no­vio

La Vanguardia - Dinero - - EL COCHE DE - So­nia Mo­reno

Se lla­ma Ma­ría León. Y no, no es la ac­triz per­te­ne­cien­te a una co­no­ci­da sa­ga de in­tér­pre­tes es­pa­ño­les, aun­que mu­chí­si­mas ve­ces la han con­fun­di­do: “Las dos so­mos se­vi­lla­nas, ru­bias, deo­jos­cla­ros yco­nel mis­mo nom­bre”, ex­pli­ca con una son­ri­sa es­ta co­mu­ni­ca­do­ra, blo­gue­ra, bus­ca­do­ra de ten­den­cias e in­fluen­cer. Sin du­da, sor­pren­de que una li­cen­cia­da en Cien­cias del Me­dio Am­bien­te aca­be in­mer­sa en el mun­do de la mo­da pe­ro, co­mo ella mis­ma opi­na, la vi­da a ve­ces con­sis­te en ir im­pro­vi­san­do a me­di­da que avan­zas. Y aho­ra lo que más le gus­ta es via­jar, por lo que tam­bién quie­re con­ti­nuar su an­da­du­ra por es­ta sen­da para se­guir desa­rro­llan­do pro­yec­tos pro­fe­sio­na­les en el sec­tor tu­rís­ti­co.

Si bien su abue­lo la lla­ma­ba cariñosa men­te Ma­ri­qui­ta, en el co­le­gio era co­no­ci­da co­moLeo­na oLions, a pe­sar de su apa­rien­cia afa­ble y tran­qui­la. Pe­ro de­trás de es­ta ima­gen se es­con­de una au­tén­ti­ca aven­tu­re­ra, fiel a una mar­ca que, co­mo no po­día ser de otro mo­do, ha­ce ho­no­ra su ape­lli­do: Pe u ge ot,l afir­ma del león. Mien­tras que a bor­do del pe­que­ño 108 re­co­rrió Pa­rís para des­cu­brir to­dos sus re­co­ve­cos, con el an­te­rior cros­so­ver 2008 dis­fru­tó de lu­ga­res co­mo la Cos­ta Amal­fi­ta­na y el Atlas ma­rro­quí. Y aho­ra, al vo­lan­te del nue­vo 2008, tie­ne pre­vis­to vi­vir nue­vas ex­pe­rien­cias, ade­más de uti­li­zar­lo para vi­si­tar a su que­ri­da y año­ra­da fa­mi­lia en An­da lu­cía( ella re­si­de en Ma­drid des­de el 2003).

Para Ma­ría, “un co­che es co­mo un­no­vio: de­bes sen­tir­te se­gu­ra con él y ade­más tie­ne que atraer­te fí­si­ca­men­te”. Au­to­ra del li­bro Ves­tir con es­ti­lo, cree que “con­du­cir con es­ti­lo” es ha­cer­lo de­for­ma­res pon­sa­ble, sin per­der nun­ca la edu­ca­ción, al­go que ella tra­tad eh acer­ca­da vez que se mon­ta en su vehícu­lo. En el ha­bi­tácu­lo nun­ca faltan bo­te­llas de agua, ga­fas de sol, bue­na mú­si­ca y un am­bien­ta­dor con per­fu­me a ro­sas. En la ca­rro­ce­ría, siem­pre lle­va una pe­ga­ti­na con su nom­bre y el di­bu­jo de una ma­ri­qui­ta.

Con­du­cir es una ac­ti­vi­dad que le gus­ta. A los 16 años se sa­có la li­cen- cia para cir­cu­lar en moto y a los 18 ob­tu­vo el car­net B sin pro­ble­mas. “Mi pa­dre em­pe­zó a dar­me cla­ses prác­ti­cas pe­ro, co­mo yo no lo pi­lla­ba a la primera y él tie­ne po­ca pa­cien­cia, desis­tió rá­pi­do”, ex­pli­ca la co­mu­ni­ca­do­ra se­vi­lla­na, cu­yo pri­mer au­to­mó­vil fue un Su­zu­ki Al­to con el que iba ala uni­ver­si­dad a dia­rio; lue­go se com­pró un Mi ni.

Cons­cien­te de la gran res­pon­sa­bi­li­dad so­cial que su­po­ne ser una in­flu en cer­yu­nam ar­ca do­ra de ten­den­cias, de­fien­de a ca­pa y es­pa­da que “de­be­mos acep­tar­nos co­mo so­mos in­ten­tan­do sa­car­nos el má- xi­mo par­ti­do; que­rer es­tar siem­pre per­fec­ta re­sul­ta muy com­pli­ca­do y pro­du­ce un des­gas­te que no com­pen­sa: en la vi­da, las co­sas que te apor­tan ma­yor fe­li­ci­dad son las más sen­ci­llas”. Y Ma­ría León no es una per­so­na de gran­des lu­jos ni ex­tra­va­gan­cias. Dis­fru­ta con ex­pe­rien­cias tan esen­cia­les co­mo es­tar con los su­yos, mon­tar en bi­ci­cle­ta o des­co­nec­tar del es­trés fren­te al mar. De ahí que tam­po­co ten­ga el co­che de sus sue­ños, co­mo un Fe­rra­ri o un Lam­borg­hi­ni, le bas­ta con cual­quie­ra que le per­mi­ta lle­gar a los des­ti­nos de sus sue­ños.

.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.