La aven­tu­re­ra sim­pá­ti­ca

Cuan­do se bus­ca una mo­to­ci­cle­ta de ten­den­cia es­té­ti­ca hips­ter, la Su­zu­ki Va­nVan apa­re­ce en to­das las apues­tas

La Vanguardia - Dinero - - MOTOS - Francesc Pla

Po­cos vehícu­los son tan ca­pa­ces de des­per­tar a su pa­so tan­tas son­ri­sas en­tre los pea­to­nes que los es­tán con­tem­plan­do. Y es que la Su­zu­ki Va­nVan se ha ganado una fa­ma me­re­ci­da co­mo al­ter­na­ti­va de dos rue­das sim­pá­ti­ca, una vir­tud que vie­ne de­ter­mi­na­da en bue­na par­te por sus pe­cu­lia­res ca­rac­te­rís­ti­cas técnicas. Para aque­llos que dis­fru­tan tan­to de la mon­ta­ña co­mo de la pla­ya, es­ta es una mo­to­ci­cle­ta ideal, pues­to que com­bi­na as­pec­tos de am­bos en­tor­nos. Pe­ro lo cu­rio­so del ca­so es que el há­bi­tat na­tu­ral en el que me­jor se desen­vuel­ve, al fin y al ca­bo, es el den­so trá­fi­co de las gran­des ciu­da­des.

El as­pec­to más des­ta­ca­ble del ca­ris­má­ti­co vehícu­lo fir­ma­do por Su­zu­ki es su ori­gi­nal ge­né­ti­ca, de­ter­mi­na­da por el em­pleo de sen­dos neu­má­ti­cos de gi­gan­tes­cas di­men­sio­nes, un fac­tor que le con­fie­re una es­té­ti­ca su­ma­men­te par­ti­cu­lar. Al con­tar con un di­bu­jo que se adap­ta tan­to a las sen­das de mon­ta­ña co­mo al as­fal­to, es­tas rue­das son las me­jo­res alia­das de los propietarios aman­tes de las aven­tu­ras, de aque­llas per­so­nas que no quie­ren re­nun­ciar a es­ca­par­se de vez en cuan­do de las ru­ti­nas co­ti­dia­nas para vi­vir ex­pe- rien­cias nue­vas y sin po­ner­se lí­mi­tes. Asi­mis­mo, su ima­gen in­vi­ta a dis­fru­tar­la sin li­mi­ta­cio­nes por en­tor­nos ur­ba­nos. Así, el asien­to ba­jo (a só­lo 770 mm del sue­lo) y su an­cho ma­ni­llar com­bi­na­dos con su lar­ga dis­tan­cia en­tre ejes se tra­du­cen en una con­duc­ción fá­cil, ama­ble y re­la­ja­da.

La prin­ci­pal no­ve­dad de la ver­sión que ha des­em­bar­ca­do re­cien­te­men­te en el mer­ca­do es­pa­ñol re­si­de en el in­cre­men­to de ci­lin­dra­da del mo­tor. Si has­ta el mo­men­to es­ta­ba dis­po­ni­ble úni­ca­men­te con un pro­pul­sor de 125cc, que se que­da­ba un tan­to pe­que­ño para mu­chos usua­rios, aho­ra se­rá ca­paz de sa­tis­fa­cer las inquietudes de un es­pec­tro mu­cho más am­plio de mo­to­ris­tas con la op­ción 200, que apor­ta un sen­si­ble au­men­to de po­ten­cia. No en vano, la Van Van 200 está des­ti­na­da, en prin­ci­pio, a los con­duc­to­res con car­net ti­po A2. Se po­ne en mar­cha fá­cil­men­te con el bo- tón de arran­que, y tan­to cam­bio (cin­co mar­chas) co­mo em­bra­gue fun­cio­nan de ma­ne­ra sa­tis­fac­to­ria in­clu­so para los usua­rios más noveles.

En ciu­dad se ex­pe­ri­men­ta una sen­si­ble me­jo­ra a ni­vel de ace­le­ra­ción cuan­do se arran­ca en los se­má­fo­ros. Pe­ro si se quie­ren des­cu­brir las me­jo­res vir­tu­des de la Va­nVan 200, re­sul­ta im­pres­cin­di­ble dis­fru­tar de una es­ca­pa­da por ca­rre­te­ra o afron­tar una aven­tu­ra mon­ta­ñe­ra. Igual de ágil que su her­ma­na de ga­ma para mo­ver­se en trá­fi­co ur­bano, sor­pren­de agra­da­ble­men­te por su em­pu­je cuan­do no mo­les­tan los co­ches. Evi­den­te­men­te, su re­la­ja­da po­si­ción de con­duc­ción es un ele­men­to esen­cial para con­ven­cer a los de­fen­so­res del mo­vi­mien­to hips­ter cuan­do se plan­tean la op­ción de sen­tar­se al ma­ni­llar de una moto.

Es­ta ver­sión sor­pren­de agra­da­ble­men­te por el em­pu­je de su mo­tor cuan­do no mo­les­tan los co­ches

En bus­ca de la

per­fec­ción La Su­zu­ki Va­nVan 200 es una mo­to­ci­cle­ta tan so­bre­sa­lien­te que per­mi­te dis­fru­tar de una con­duc­ción so­se­ga­da du­ran­te las va­ca­cio­nes, pe­ro tam­bién du­ran­te el tra­sie­go de los días la­bo­ra­bles

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.