¡In­no­va y cre­ce­rás!

La Vanguardia - Dinero - - INPUT - Ro­bert Tor­na­bell

Me pre­gun­tó un em­pre­sa­rio cuán­to po­dían cre­cer los be­ne­fi­cios de una em­pre­sa in­dus­trial en los pró­xi­mos años. Le co­men­té que In­di­tex tie­ne be­ne­fi­cios que cre­cen un 11% anual acu­mu­la­ti­vo. En­tró en bol­sa a 14,7 eu­ros en 2001 y la úl­ti­ma co­ti­za­ción fue de 33 y hoy su va­lor es ca­si equi­va­len­te al de la su­ma de los tres gran­des ban­cos de Es­pa­ña: Cai­xaBank, San­tan­der y BBVA y lo ha con­se­gui­do gra­cias a la in­no­va­ción y una a ex­tra­or­di­na­ria lo­gís­ti­ca. Sep­tiem­bre fue es­pe­cial­men­te cá­li­do en Sue­cia, pe­ro no fue mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción para In­di­tex, por­que en cues­tión de días cam­bió su ofer­ta para las chi­cas jó­ve­nes que pa­sa­ban más tiem­po fue­ra. Los ca­ta­la­nes que se es­ta­ble­cie­ron en Ga­li­cia para mo­der­ni­zar la in­dus­tria con­ser­ve­ra des­cu­bri­rían aho­ra que en el sec­tor tex­til exis­te vi­da, co­mo los de Bar­ce­lo­na: Cla­rá, Sar­dá, Man­go, Cus­to y De­sigual, en­tre otros.

Exis­ten otros ca­sos. Se­gún la Ley de Moo­re (1965), el nú­me­ro de tran­sis­to­res en un cir­cui­to in­te­gra­do de­bía do­blar­se ca­da dos años y el pre­cio de los chips cae­ría de for­ma ex­po­nen­cial y tam­bién el pre­cio de los or­de­na­do­res. En el 2015 el pro­pio Moo­re re­vi­só su pro­nós­ti­co por­que los cre­ci­mien­tos de es­ta na­tu­ra­le­za son ex­plo­si­vos y ob­ser­vó una pér­di­da de ex­pan­sión y que nue­vos com­pe­ti­do­res ame­na­za­ban su do­mi­nio mun­dial.

El cre­ci­mien­to de­pen­de de la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca. Se­gún The Eco­no­mist (Adrian Wool­drid­ge) un pe­que­ño gru­po de gi­gan­tes do­mi­na el mun­do y los que no in­no­van tie­nen los días con­ta­dos. En el 2009, la re­vis­ta

Fast Com­pany pu­bli­có “No­kia do­mi­na el mun­do”, por­que su­mi­nis­tra­ba el 40% de los mó­vi­les de 1.100 mi­llo­nes de usua­rios en 150 paí­ses. Que­ría ex­pan­dir­se ha­cia la mú­si­ca y las re­des so­cia­les para con­ver­tir­se en el gi­gan­te glo­bal. Pe­ro Ap­ple y Sam­sung se an­ti­ci­pa­ron con sus te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes y, en po­co tiem­po, la plan­ti­lla de 150.000 per­so­nas que te­nía No­kia se re­du­jo a unos cen­te­na­res, a pe­sar de ser com­pra­da por Mi­cro­soft. Aho­ra fa­bri­ca equi­pos para las em­pre­sas de te­le­fo­nía. El país pu­do su­pe­rar el co­lap­so gra­cias a te­ner la me­jor edu­ca­ción del mun­do, y aho­ra nue­vas em­pre­sas di­ver­si­fi­can sus pro­duc­tos y mer­ca­dos.

Ac­tual­men­te po­dría de­cir­se: bus­cad el co­no­ci­mien­to y lo de­más se os da­rá por aña­di­du­ra. Nestlé no te­nía plan­ta­cio­nes de ca­fé o ca­cao en Sui­za, pe­ro sí la Po­li­téc­ni­ca ETH don­de es­tu­dió Eins­tein. Los co­no­ci­mien­tos la con­vir­tie­ron en un gi­gan­te glo­bal. Ge­ne­ral Elec­tric só­lo te­nía elec­tri­ci­dad y no de­jó nin­gu­na apli­ca­ción sin cu­brir, des­de qui­ró­fa­nos avan­za­dos a los mo­to­res más po­ten­tes. La ban­ca des­cu­brió la di­gi­ta­li­za­ción y en Ale­ma­nia no es ne­ce­sa­rio pa­gar con tar­je­ta de cré­di­to; bas­ta con la pan­ta­lla del mó­vil. Lo mis­mo su­ce­de hoy con las pla­ta­for­mas elec­tró­ni­cas de los dos ban­cos ca­ta­la­nes.

Co­no­ci­mien­to El gru­po Nestlé no te­nía plan­ta­cio­nes de ca­fé o ca­cao en Sui­za, pe­ro sí la Es­cue­la Po­li­téc­ni­ca ETH, don­de es­tu­dió Eins­tein

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.