¿To­dos son cul­pa­bles?

La Vanguardia - Dinero - - INPUT - Montse Her­nán­dez

La Co­mi­sión Eu­ro­pea ha con­de­na­do a Ap­ple a pa­gar 13.000 mi­llo­nes de eu­ros por en­ten­der que sus prác­ti­cas, en­tre los años 2003 y 2014, res­pal­da­das por los acuer­dos con Ir­lan­da, al­te­ran la li­bre com­pe­ten­cia. Días des­pués el departamento de Jus­ti­cia de Es­ta­dos Uni­dos anun­cia una mul­ta de 14.000 mi­llo­nes de dó­la­res a Deuts­che Bank por la ven­ta de pro­duc­tos fi­nan­cie­ros res­pal­da­dos con hi­po­te­cas ba­su­ra. En­se­gui­da, el Fi­nan­cial Ti­mes re­co­gía ru­mo­res en Ale­ma­nia que vin­cu­la­ban la mul­ta al ban­co con una re­pre­sa­lia a las ac­cio­nes eu­ro­peas con­tra Ap­ple.

No sa­be­mos si es­te es el ini­cio de una gue­rra a am­bos la­dos del Atlántico; pe­ro con­vie­ne po­ner en pers­pec­ti­va cuá­les han si­do las prác­ti­cas fis­ca­les de Ap­ple e Ir­lan­da para te­ner una vi­sión ca­bal de la si­tua­ción.

Se­gún Bru­se­las, 13.000 mi­llo­nes de eu­ros es la can­ti­dad de di­ne­ro que Ap­ple de­jó de in­gre­sar a la Ha­cien­da ir­lan­de­sa por los acuer­dos pre­fe­ren­tes en­tre la Com­pa­ñía e Ir­lan­da .La tec­no­ló­gi­ca ha po­di­do be­ne­fi­ciar­se de una tri­bu­ta­ción re­du­ci­da, con­si­de­ra­da co­mo ayu­das de Es­ta­do ile­ga­les.

¿Y de quién es la cul­pa: de Ap­ple, de Ir­lan­da o de am­bos? Por un la­do, Ir­lan­da ha pro­por­cio­na­do a Ap­ple un tra­to es­pe­cial que le ha per­mi­ti­do aho­rrar­se una in­gen­te can­ti­dad de di­ne­ro. Es­te tra­to de fa­vor po­ne a Ir­lan­da en en­tre­di­cho y, de con­fir­mar­se la con­de­na a Ap­ple, de­ja su ima­gen fis­cal muy da­ña­da. Por otro la­do, ca­be de­ter­mi­nar si real­men­te Ap­ple de­be in­gre­sar ese di­ne­ro en Ir­lan­da o en otros paí­ses. Es de­cir, el res­to de fis­cos eu­ro­peos de­ben em­pe­zar a in­ves­ti­gar si, tras una co­rrec­ta ca­li­fi­ca­ción de lo que has­ta aho­ra eran ayu­das de Es­ta­do, el in­gre­so de­be­ría rea­li­zar­se en los paí­ses don­de la com­pa­ñía de la man­za­na tie­ne ac­ti­vi­dad real y ha ge­ne­ra­do be­ne­fi­cio.

De­trás de la con­de­na por aten­tar con­tra la li­bre com­pe­ten­cia sub­ya­ce el ob­je­ti­vo que des­de ha­ce tiem­po per­si­gue la Unión Eu­ro­pea: que las mul­ti­na­cio­na­les pa­guen los im­pues­tos allí don­de real­men­te han ge­ne­ra­do el be­ne­fi­cio por su ac­ti­vi­dad.

Sea co­mo fue­re, la con­de­na de Eu­ro­pa da­ña la ima­gen del ta­ble­ro y del rey co­mo si de un jue­go de aje­drez se tra­ta­se, pues es un du­ro gol­pe tan­to para Ir­lan­da co­mo para Ap­ple –aun­que para es­ta la con­de­na sea cal­de­ri­lla–, pues­to que la repu­tación cues­ta lim­piar­la. Si bien ha­brá que es­pe­rar a la re­so­lu­ción de re­cur­sos y ape­la­cio­nes para sa­ber si la Co­mi­sión Eu­ro­pea se man­tie­ne fir­me en los ar­gu­men­tos que fun­da­men­tan su de­ci­sión de con­de­nar a Ap­ple, sin du­da, es­te es­ce­na­rio reavi­va la tensión en torno a las gran­des mul­ti­na­cio­na­les nor­te­ame­ri­ca­nas que es­tán vien­do co­mo po­co a po­co, to­das se co­lo­can en el pun­to de mi­ra de Eu­ro­pa.

¿Ten­drá al­go que ver con to­do es­to la mul­ta en Es­ta­dos Uni­dos al Deuts­che Bank?

In­ge­nie­ría fis­cal La con­de­na de Bru­se­las es un du­ro gol­pe tan­to para Ir­lan­da co­mo para Ap­ple, pues­to que la repu­tación cues­ta lim­piar­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.