La cues­tión ale­ma­na

Kund­na­ni ana­li­za la po­lí­ti­ca de Ale­ma­nia des­de 1871 y se­ña­la que Eu­ro­pa hoy es más caó­ti­ca que ger­ma­na

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - Jus­to Ba­rran­co

Ale­ma­nia es po­de­ro­sa y dé­bil, no quie­re li­de­rar pe­ro sí reha­cer Eu­ro­pa a su ima­gen

En 1953 Tho­mas Mann re­cla­ma­ba “una Ale­ma­nia eu­ro­pea” en vez de “unaEu­ro­paa­le­ma­na”. Pe­ro­si 1945 fue el cul­men del re­cha­zo del mun­do oc­ci­den­tal por par­te de Ale­ma­nia, tras la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial pa­re­ció exis­tir una sim­bio­sis en­tre Ale­ma­nia y Eu­ro­pa. Y sin em­bar­go, se­ña­la Hans Kund­na­ni en su en­sa­yo La pa­ra­do­ja del po­der ale­mán, la Gran Re­ce­sión ha vuel­to a traer a la pa­les­tra la Eu­ro­pa ale­ma­na y mien­tras los ma­ni­fes­tan­tes ate­nien­ses com­pa­ra­ban a Mer­kel con Hitler otros veían en su du­ra res­pues­ta a la cri­sis del eu­ro otra ver­sión de la real­po­li­tik de Bis­marck.

No só­lo eso: Kund­na­ni, di­rec­tor editorial del Con­se­jo Eu­ro­peo para las Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les, apun­ta que jun­to a ese de­ba­te se ha cues­tio­na­do tam­bién el com­pro­mi­so de Ale­ma­nia con el mun­do oc­ci­den­tal, si ha re­to­ma­do su po­si­ción de­cen­tra­li­dad en­tre Orien­te yOc­ci­den­te y es más un con­su­mi­dor de se­gu­ri­dad que un productor, in­tere­sa­do so­bre to­do en ven­der co­ches y ma­qui­na­ria a Chi­na, con quien pa­re­ce te­ner una re­la­ción es­pe­cial. Los ale­ma­nes es­tán per­ple­jos por la per­cep­ción de vuel­ta al pa­sa­do: si al­go sig­ni­fi­ca Ale­ma­nia apar­te de ex­por­ta­cio­nes es paz. Y creen que ha­blar de po­der ale­mán den­tro de la UE­no­tie­ne sen­ti­do y con­cep­tos co­mohe­ge­mo­nía son anacró­ni­cos.

Para res­pon­der al de­ba­te, Kund­na­ni ha bu­cea­do en lo que era en su ori­gen “la cues­tión ale­ma­na”, des­de 1871, cuan­do la uni­fi­ca­ción del país le con­vier­te en una po­ten­cia que ad- quie­re una po­si­ción se­mi­he­ge­mó­ni­ca en Eu­ro­pa –un pe­rio­do en el que el na­cio­na­lis­mo ale­mán, ges­ta­do co­mo an­ti­feu­dal y an­ti­ab­so­lu­tis­ta, es eclip­sa­do por el na­cio­na­lis­mo ro­mán­ti­co cen­tra­do en su cul­tu­ra y en un es­pí­ri­tu na­cio­nal que com­pren­de la mi­sión de re­di­mir un día al mun­do en­te­ro –, has­ta hoy. Pa­san­do por la Re­pú­bli­ca Fe­de­ral de la pos­gue­rra y la reuni­fi­ca­ción. Y por la de­va­lua­ción in­ter­na que lle­vó a ca­bo Ger­hard Schröe­der, que ba­jó los sa­la­rios reales dis­pa­ran­do las ex­por­ta­cio­nes y abrien­do el ca­mino a la bre­cha con la eu­ro­zo­na. Su de­pen­den­cia de las ex­por­ta­cio­nes ha he­cho su po­lí­ti­ca ex­te­rior más rea­lis­ta con Ru­sia y Chi­na. Ha pa­sa­do de po­ten­cia ci­vil a co­mer­cial. Una po­ten­cia que, por otra par­te, ha he­cho los de­be­res y es el mo­de­lo, la sal­va­ción del mun­do que pro­pug­na­ban los vie­jos ro­mán­ti­cos.

En la cri­sis del eu­ro evi­ta ron re­co­no­cer que para que los otros paí­ses se vol­vie­ran más com­pe­ti­ti­vos ellos te­nían que ser­lo me­nos. Y las me­di­das to­ma­das agu­di­za­ron el te­mor an­te el po­der ale­mán. Du­ran­te la cri­sis por un mo­men­to, di­ce Kund­na­ni, pa­re­ció que Ale­ma­nia po­día ir a una ma­yor unión po­lí­ti­ca pe­ro al fi­nal se ha so­ca­va­do in­clu­so la ban­ca­ria una vez ali­via­da la cri­sis, y el pro­ble­ma del po­der ale­mán en Eu­ro­pa con­ti­núa sin re­sol­ver. Es a un tiem­po po­de­ro­sa y dé­bil. No quie­re li­de­rar y se re­sis­te a la mu­tua­li­za­ción de la deu­da: no es Es­ta­dos Uni­dos lan­zan­do el sal­va­vi­das del plan Mars­hall. Pe­ro ala vez bus­ca reha­cer Eu­ro­pa a su ima­gen y se­me­jan­za para que sea más com­pe­ti­ti­va. Una se mi he­ge­mo­nía que ha­ce que la Eu­ro­pa que está sur­gien­do de la cri­sis no sea tan ale­ma­na co­mo caó­ti­ca. Y que no va­yan a fal­tar con­flic­tos.

CHRISTOF STACHE / AFP

LA PA­RA­DO­JA DEL PO­DER

ALE­MÁN Hans Kund­na­mi

Galaxia Gu­ten­berg 246 p. | 20 € | e-book, 12,99 €

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.