La efi­cien­cia en la ges­tión del agua es cla­ve para afron­tar las se­quías

Pe­se a la se­quía me­teo­ro­ló­gi­ca que su­fre Ca­ta­lun­ya, la efi­cien­cia en la ges­tión del agua per­mi­te man­te­ner las re­ser­vas por en­ci­ma del 50%

La Vanguardia - Dinero - - FOROS - En­ric Tin­to­ré

El año hi­dro­ló­gi­co en Ca­ta­lun­ya, que se mi­de de oc­tu­bre a oc­tu­bre, ha si­do ex­tre­ma­da­men­te se­co. Ha llo­vi­do tan po­co co­mo lo hi­zo du­ran­te la gra­ve se­quía que el país su­frió en­tre 2007y2008. Si­nem­bar­go, las re­ser­vas de agua de los pan­ta­nos es­tán to­da­vía al 54% desuca­pa­ci­dady por ello no se ha de­cla­ra­do la aler­ta. La cla­ve de es­ta ma­yor re­sis­ten­cia fren­te a la se­quía se de­be a la enor­me­me­jo­ra de la efi­cien­cia en la ges­tión del agua que se ha lo­gra­do des­de en­ton­ces, tan­to por par­te de la ciu­da­da­nía co­mo de las au­to­ri­da­des, or­ga­nis­mos y em­pre­sas res­pon­sa­bles del su­mi­nis­tro ydis­tri bu- ción. Así se ha pues­to de ma­ni­fies­to en una nue­va edi­ción de los En­cuen­tros en La Van­guar­dia ce­le­bra­da ha­ce po­cos días so­bre la pro­ble­má­ti­ca del agua. En los En­cuen­tros en La Van

guar­dia par­ti­ci­pa­ron Jor­di Agus­tí, di­rec­tor de la Agèn­cia Ca­ta­la­na de l’Ai­gua (ACA); Xavier Pu­jol, di­rec­tor del Con­sor­ci d’Ai­gües de Tarragona; Jo­se­ba Que­ve­do, in­ves­ti­ga­dor de la UPC; Ar­mand La­cor­te, pre­si­den­te de la As­so­cia­ció d’Abas­ta­ments d’Ai­gua y Al­fre­do Gutiérrez, di­rec­tor ge­ne­ral de ATLL, que ac­tuó de an­fi­trión jun­ta­men­te con Pe­re Guar­dio­la, di­rec­tor ge­ne­ral co­mer­cial del Gru­po Go­dó.

Pe­se a que Ca­ta­lun­ya está en ries- go­des­e­quía, las re­ser­vas de­los pan­ta­nos ofre­cen un am­plio mar­gen de se­gu­ri­dad. El ni­vel del 54% en que se en­cuen­tran es si­mi­lar a la me­dia de los úl­ti­mos die­ci­séis años y ca­be con­fiar to­da­vía en que las llu­vias de oto­ño y de in­vierno con­tri­bu­yan a me­jo­rar la si­tua­ción, aun­que los pro­nós­ti­cos no son muy fa­vo­ra­bles.

La ma­yor ca­pa­ci­dad de res­pues­ta de Ca­ta­lun­ya an­te la se­quía ac­tual ha si­do po­si­ble, ex­pli­ca Jor­di Agus­tí, gra­cias a las es­tra­te­gias im­ple­men­ta­das des­de la du­ra se­quía de los años 2007 y 2008. La cons­truc­ción de la gran plan­ta desa­li­ni­za­do­ra de Bar­ce­lo­na, si­tua­da en El Prat de Llo­bre­gat, fue una obra fun­da­men­tal, ya que el agua que pro­du­ce

Mí­ni­mas fu­gas La red de dis­tri­bu­ción en al­ta de ATLL, que su­mi­nis­tra agua a cin­co mi­llo­nes de per­so­nas, ha lo­gra­do un ni­vel de efi­cien­cia del 98%

con­tri­bu­ye a man­te­ner y equi­li­brar las re­ser­vas de los pan­ta­nos. Tam­bién han si­do muy im­por­tan­tes las in­ver­sio­nes rea­li­za­das en la me­jo­ra de la ges­tión del agua, so­bre to­do en la in­ter­co­ne­xión Ter-Llo­bre­gat, las nue­vas plan­tas de tra­ta­mien­to, la me­jo­ra de nu­me­ro­sos acuí­fe­ros y la re­cu­pe­ra­ción de 280 po­zos que han per­mi­ti­do a los ayun­ta­mien­tos dis­po­ner de re­cur­sos hí­dri­cos pro­pios. A su vez, los ciu­da­da­nos y las em­pre­sas, en es­tos úl­ti­mos años, han he­cho un gran es­fuer­zo de aho­rro, re­du­cien­do su con­su­mo has­ta los 104 li­tros por per­so­na y día, uno de los ín­di­ces más bajos de Eu­ro­pa.

“Sin em­bar­go –aña­de el di­rec­tor de la ACA- hay zo­nas de Ca­ta­lun­ya con abas­te­ci­mien­tos vul­ne­ra­bles, co­mo el acuí­fe­ro Car­me-Ca­pe­lla­des, que apor­ta agua a la co­mar­ca del Anoia y que se en­cuen­tra en unas si­tua­ción de­li­ca­da, de­bi­do a la fal­ta per­sis­ten­te de llu­vias y a su so­bre­ex­plo­ta­ción”. Para re­sol­ver el pro­ble­ma se ha pre­vis­to la co­ne­xión de la co­mar­ca con la red Ter-Llo­bre­gat en 2017.

“La se­quía de 2007-2008 –di­ce Jor­di Agus­tí- nos hi­zo apren­der a to­dos. Se ha lo­gra­do una con­cien­cia­ción in­di­vi­dual muy im­por­tan­te para el uso ra­cio­nal del agua. Las cam­pa­ñas rea­li­za­das, jun­to al ca­non del agua, por el que pa­ga más quien más con­su­me, han ayu­da­do mu­cho”. El­di­rec­tor de­laACA­se­ña­la tam­bién que en las re­des de cap­ta­ción, su­mi­nis­tro y dis­tri­bu­ción en al­ta del área me­tro­po­li­ta­na de Bar­ce­lo­na, que ges­tio­na ATLL, así co­mo en la red del Con­sor­ci d’Ai­gües de Tarragona, se ha lo­gra­do en los úl­ti­mos años un ele­va­do ni­vel de efi­cien­cia. Las dos re­des, que su­mi­nis­tran agua a seis mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, tie­nen un ren­di­mien­to en­torno al 98%. “Es un gran éxi­to de ges­tión”, di­ce. No su­ce­de lo mis­mo, en cam­bio, en otras co­mar­cas de Ca­ta­lun­ya, en dón­de hay re­des de su­mi­nis­tro en al­ta que no se han re­no­va­do des­de ha­ce mu­chos años y que re­gis­tran ele­va­dos vo­lú­me­nes de pér­di­das. Más gra­ve es lo que su­ce­de en­las re­des en­ba­ja, que son las que ges­tio­nan los mu­ni­ci­pios, en dón­de las pér­di­das pue­den ele­var­se has­ta el 30, 40 ó 50 por cien­to del agua que dis­tri­bu­yen. “En esos fren­tes to­da­vía hay mu­cho tra­ba­jo por ha­cer –afir­ma Jor­di Agus­tí–. No se pue­den per­der tan­tos re­cur­sos hí­dri­cos. Hay­que­me­jo­rar­la efi­cien­cia, al igual que ha he­cho ATLL, para lo­grar que to­da el agua que se capta pue­da lle­gar a ca­da gri­fo y que lo ha­ga, ade­más, en per­fec­tas con­di­cio­nes de po­ta­bi­li­dad”.

El prin­ci­pal pro­ble­ma de los ayun­ta­mien­tos es que sus ta­ri­fas no con­tem­plan las ne­ce­sa­rias in­ver­sio­nes para la re­no­va­ción y mo­der- ni­za­ción de sus vie­jas y ex­ten­sas re­des de dis­tri­bu­ción, con los ade­cua­dos sis­te­mas de con­trol, para evi­tar sus im­por­tan­tes pér­di­das de agua.

La en­tra­da en vi­gor del Plan de Ges­tión de la Se­quía–ela­bo­ra­do por la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lun­ya–, pre­vis­ta para el pri­mer tri­mes­tre de 2017, se­rá fun­da­men­tal para po­der pa­sar de las re­co­men­da­cio­nes a la exi­gen­cia de una ma­yor efi­cien­cia en la ges­tión de aque­llas re­des que su­fren ele­va­das pér­di­das de agua.

Ar­mand La­cor­te, que re­pre­sen­ta a la As­so­cia­ció d’Abas­ta­ments d’Ai­gua, que reúne 37 em­pre­sas de cap­ta­ción, tra­ta­mien­to y dis­tri­bu­ción de agua po­ta­ble, de­fien­de que hay que ha­cer una au­di­to­ría del es­ta­do de las re­des de dis­tri­bu­ción para eva­luar su si­tua­ción, re­no­var­las allí don­de ha­ga fal­ta y es­ta­ble­cer me­ca­nis­mos de con­trol para de­tec­tar las pér­di­das de agua. “Para to­do ello –di­ce- las nue­vas tec­no­lo­gías, que per­mi­tan es­ta­ble­cer sis­te­mas de te­le­con­trol so­bre la red, son cla­ves”.

Jo­se­ba Que­ve­do ex­pli­ca que es­to es jus­to lo que se hi­zo con la red de dis­tri­bu­ción en al­ta que ges­tio­na ATLL.Apart ir de la se­quía de 20072008 un gru­po de cien­tí­fi­cos de la Uni­ver­si­tat Po­li­tèc­ni­ca de Ca­ta­lun­ya (UPC) ana­li­za­ron más de vein­te mi­llo­nes de da­tos que pro­por­cio­na­ban cua­tro­cien­tos me­di­do­res de cau­dal de agua de la red de ATLL, desa­rro­lla­ron pro­gra­mas in­for­má­ti­cos para va­li­dar to­da la in­for­ma­ción y es­ta­ble­cie­ron un­plan de con­trol para de­tec­tar las fu­gas, los sen­so­res en mal es­ta­do y las zo­nas con ba­jo ren­di­mien­to. “El re­sul­ta­do –afir­ma- fue una me­jo­ra del ren­di­mien­to del 2% so­bre 200 mi­llo­nes de­me­tros­cú­bi­cos, co­nu­naho­rro­de más de cua­tro mi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos de agua”, una ci­fra que equi­val­dría a lle­nar de agua cua­tro es­ta­dios co­mo el Camp Nou.

Con­si­de­ra Ar­mand La cor­te que si no se in­vier­te en la me­jo­ra y am­plia­ción de las in­fra­es­truc­tu­ras se pier­de efi­cien­cia en el su­mi­nis­tro y, co­mo­con­se­cuen­cia, al fi­nal el agua sa­le más ca­ra. Eso es al­go que, a su jui­cio, de­be­rían te­ner es­pe­cial­men­te en cuen­ta los ayun­ta­mien­tos, en­car­ga­dos de las re­des de dis­tri­bu­ción en ba­ja. Al­fre­do Gutiérrez, di­rec­tor ge­ne­ral de ATLL, se­ña­la que la op­ti­mi­za­ción de las re­ser­vas de agua de los ayun­ta­mien­tos es fun­da­men­tal para que las re­des de dis­tri­bu­ción que ges­tio­nan pue­dan com­ple­men­tar los es­fuer­zos de efi­cien­cia que ya se ha­cen des­de las re­des de dis­tri­bu­ción en al­ta, que pro­por­cio­nan el agua has­ta los de­pó­si­tos mu­ni­ci­pa­les.

Xavier Pu­jol po­ne co­mo ejem­plo las in­ver­sio­nes rea­li­za­das por el Con­sor­ci d’Ai­gües de Tarragona, que su­mi­nis­tra agua a vein­ti­trés ayun­ta­mien­tos y a to­do el com­ple­jo pe­tro­quí­mi­co, que han per­mi­ti­do al­can­zar la ex­ce­len­cia en la efi­cien­cia hi­dráu­li­ca y ener­gé­ti­ca, así co­mo una im­por­tan­te re­duc­ción de cos­tes que ha he­cho po­si­ble la re­cu­pe­ra­ción de los im­por­tes in­ver­ti­dos. El Con­sor­ci ha si­do pio­ne­ro en Eu­ro­pa en la im­plan­ta­ción de un sis­te­ma in­for­má­ti­co para ges­tio­nar los más de cua­tro­cien­tos ki­ló­me­tros de su red de dis­tri­bu­ción.

“Cuan­ta más efi­cien­cia hay en la ges­tión de los re­cur­sos hí­dri­cos –afir­ma Al­fre­do Gutiérrez– me­no­res son las ne­ce­si­da­des de cap­ta­ción de agua y ma­yo­res las re­ser­vas. Es obli­ga­do, por tan­to, op­ti­mi­zar al má­xi­mo la ges­tión del agua con ma­yo­res me­dios de to­do ti­po, tan­to tec­no­ló­gi­cos co­mo eco­nó­mi­cos. En es­te sen­ti­do ATLL, co­mo ope­ra­do­ra del sis­te­ma Ter-Llo­bre­gat, bus­ca per­ma­nen­te­men­te la efi­cien­cia para ser­vir ca­da día me­jor a cin­co mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes de nue­ve co­mar­cas”.

Al­fre­doGu­tié­rrez ex­pli­ca, ade­más, que hay que tra­ba­jar con vi­sión de fu­tu­ro, para adap­tar­se a las pre­vi­sio­nes de la de­man­da, y con una po­lí­ti­ca dein­ver­sión cons­tan­te para me­jo­rar la efi­cien­cia en el su­mi­nis­tro de agua. Un buen ejem­plo es el re­cien­te acuer­do en­tre la ACA y ATLL para la pues­ta en mar­cha del Plan Di­rec­tor de Te­le man­do y Te­le­con­trol de la Red que con­lle­va una in­ver­sión de vein­te mi­llo­nes de eu­ros. Aña­de que las in­fra­es­truc­tu­ras, co­mo es el ca­so de la desa­li­ni­za­do­ra de Bar­ce­lo­na, han de es­tar siem­pre en con­di­cio­nes para te­ner ple­na ca­pa­ci­dad de res­pues­ta .“Tan im­por­tan­te co­mo las os te­ni­bi­li dad me­dioam­bien­ta­les las os te­ni­bi­li dad eco­nó­mi­ca para ga­ran­ti­zar la efi­cien­cia del su­mi­nis­tro, as­pec­to que de­be es­tar de­bi­da­men­te con­tem­pla­do en las ta­ri­fas. El usua­rio no só­lo pa­ga por lo que con­su­me sino para fi­nan­ciar las in­fra­es­truc­tu­ras que per­mi­ten la me­jor ga­ran­tía de su­mi­nis­tro de agua ca­da vez que abre el gri­fo”.

To­dos los par­ti­ci­pan­tes coin­ci­den en la im­por­tan­cia de avan­zar tam­bién en las es­tra­te­gias de re­uti­li­za­ción del agua. Ca­ta­lun­ya ya es pun­te­ra en la re­uti­li­za­ción del agua de las de­pu­ra­do­ras para rie­go. Pe­ro en la es­ta­ción de re­ge­ne­ra­ción de El Prat se va mu­cho más le­jos, ya que se ob­tie­ne agua ab­so­lu­ta­men­te pu­ra que pue­de de­vol­ver­se al río Llo­bre­gat aguas arri­ba. Su­ca­pa­ci­da­des equi­va­len­te al de la plan­ta desa­li­ni­za­do­ra y cuan­do en­tre en ser­vi­cio se­rá otro re­cur­so cla­ve en ca­so de se­quía. Es otro ejem­plo de efi­cien­cia en la ges­tión, al igual que la plan­ta de re­uti­li­za­ción de agua de las co­mar­cas de Tarragona, que ha tri­pli­ca­do la ofer­ta de agua en la zo­na y per­mi­te di­ver­si­fi­car el su­mi­nis­tro.

El con­su­mo por per­so­na y día es de 104 li­tros, uno de los ni­ve­les más bajos de Eu­ro­pa

DAVID AIROB

En­cuen­tros

en la Van­guar­dia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.