Pac­tar el desacuer­do

Ma­riano Ra­joy sa­be que un go­bierno que sur­ja de la abs­ten­ción del PSOE na­ce­ría ata­do de pies y ma­nos fren­te a una opo­si­ción fuer­te

La Vanguardia - Dinero - - LAS CLAVES DEL PODER - Ma­riano Guin­dal Ma­drid

El mun­do em­pre­sa­rial ha vuel­to a res­pi­rar. El es­ce­na­rio cen­tral que ma­ne­jan los prin­ci­pa­les hom­bres de ne­go­cios es que antes de fi­nal de oc­tu­bre ha­brá go­bierno. El tiem­po apre­mia y para que es­te de­seo sea una reali­dad to­do de­be­ría que­dar des­pe­ja­do en la se­ma­na del 19, des­pués del Co­mi­té Fe­de­ral del PSOE. Es allí don­de ten­drá que de­ci­dir­se ofi­cial­men­te si los so­cia­lis­tas op­tan por la abs­ten­ción.

En reali­dad no les queda otra op­ción, una vez que han re­nun­cia­do a for­mar un go­bierno al­ter­na­ti­vo :“Un Go­bierno en ma­yo­ría de Ra­joy es peor que uno en mi­no­ría del PP”, co­mo se ha en­car­ga­do en re­cor­dar el pre­si­den­te de la ges­to­ra Ja­vier Fer­nán­dez. En el ca­so de quehu­bie­ra unas ter­ce­ras elec­cio­nes, el gran be­ne­fi­cia­do se­ría el PP. A par­tir de ahí: Con­sul­tas del Rey; de­ba­te de in­ves­ti­du­ra y for­ma­ción del go­bierno.

Des­de lue­go, para Ra­joy no es una si­tua­ción idí­li­ca, ni mu­cho me­nos. El go­bierno que sal­ga na­ce­rá con fór­ceps y se­rá muy dé­bil. Por el con­tra­rio, la opo­si­ción nu­clea­da en torno al PSOE, C’s y PNV se­rá muy fuer­te. El eje­cu­ti­vo no po­drá apro­bar ab­so­lu­ta­men­te na­da sin el per­mi­so de la opo­si­ción, que ten­drá la sar­tén por el man­go y el man­go tam­bién.

Y en ese es­ce­na­rio de­be­mos in­cluir unos Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do que se­rán ne­ce­sa­ria­men­te res­tric­ti­vos. Re­du­cir el des­fa­se en­tre in­gre­sos y gas­tos que exi­ge Bru­se­las su­po­ne un ajus­te de unos 15.000 mi­llo­nes de eu­ros en só­lo 12 meses y con una eco­no­mía des­ace­le­rán­do­se. Deno cum­plir­lo, Es­pa­ña se en­fren­ta ría a san­cio­nes de has­ta 5.000 mi­llo­nes de eu­ros ya la con­ge­la­ción de unos 1.300 mi­llo­nes de eu­ros de sub­ven­cio­nes de los fon­dos eu­ro­peos.

¿Está el P SO E en con­di­cio­nes de apo­yar una po­lí­ti­ca de aus­te­ri­dad para los pró­xi­mos tres años? To­do ha­ce pen­sar que no. Por tan­to, para Ra­joy se­ría me­jor la op­ción de una co­mi­sión en la que el PP, so­lo o con Ciu­da­da­nos, for­me un go­bierno de ma­yo­ría ab­so­lu­ta cohe­ren­te y dis­pues­ta a co­ger el to­ro por los cuer­nos. Mien­tras tan­to, el PSOE po­dría de­di­car­se a re­com­po­ner­se des­de la opo­si­ción.

Pe­ro ¿quién le po­ne el cas­ca­bel al ga­to? Si el PP apa­re­ce an­te la opi­nión pú­bli­ca co­mo res­pon­sa­ble de unos nue­vos co­mi­cios ten­dría que pa­gar un du­ro cas­ti­go elec­to­ral, se­gún se des­pren­de de los úl­ti­mos son­deos del CIS. Ade­más, el pre­vi­si­ble es­ce­na­rio post­elec­to­ral pro­ba­ble­men­te si­tua­ría a Po­de­mos co­mo par­ti­do he ge­mó­ni­co de la iz­quier­da yaPa­bloIg le­sias, co­mo jefe de la opo­si­ción. Es de­cir, pa­re­ce peor el re­me­dio que la en­fer­me­dad.

An­te tal pa­no­ra­ma no pa­re­ce que­dar más re­me­dio que pac­tar el desacuer­do en­tre el PP, PSOE y C’s. La me­jor sa­li­da para ga­ran­ti­zar la es­ta­bi­li­dad y afron­tar los gran­des desafíos que tie­ne el Es­ta­do en los pró­xi­mo cua­tro años – con­so­li­da­ción fis­cal, re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción, fi­nan­cia­ción au­to­nó­mi­ca-en­ca­je de Ca­ta­lun­ya, lu­cha con­tra la co­rrup­ción...- se­ría acor­dar un pac­to de le­gis­la­tu­ra en­tre los tres par­ti­dos que su­man el 75% de los es­ca­ños par­la­men­ta­rios.

Sin em­bar­go, no­pa­re­ce po­lí­ti­ca­men­te via­ble: las ba­ses so­cia­lis­tas más ra­di­ca­li­za­das no lo per­mi­ten y se­ría tan­to co­mo de­jar a Po­de­mos con el mo­no­po­lio de la opo­si­ción.

Es aquí don­de en­tra en jue­go la po­lí­ti­ca, que co­mo es bien sa­bi­do es el ar­te de con­ver­tir lo im­po­si­ble en po­si­ble. Por tan­to, en la pró­xi­ma se­ma­na, y de for­ma dis­cre­ta, las tres par­tes ten­drán que ha­cer un au­tén­ti­co en­ca­je de bo­li­llos. Los so­cia­lis­tas pac­ta­ron con Ciu­da­da­nos cien me­di­das en su fra­ca­sa­do pac­to de go­bierno, pos­te­rior­men­te C’s pac­tó con el PP otras cien me­di­das que en un 75% re­co­gían lo acor­da­do con el PSOE. Lue­go hay mim­bre para ha­cer un ces­to.

En aque­llas cues­tio­nes en las que el acuer­do sea im­po­si­ble, ha­brá que bus­car otras vías, para lo cual el PNV pue­de re­sul­tar de una enor­me uti­li­dad. El he­cho de que los na­cio­na­lis­tas vas­cos ne­ce­si­ten al PP para sa­car sus pro­pues­tas en el Par­la­men­to de Vi­to­ria ayu­da en es­ta di­rec­ción.

En es­te es­ce­na­rio, los dipu­tados de Po­de­mos y de los par­ti­dos in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes se con­ver­ti­rán en po­co más que en cu­li

par­la­men­ta­rios. Es de­cir, en au­tén­ti­cos in­vi­ta­dos de pie­dra. Sal­vo que ha­gan de la ne­ce­si­dad vir­tud y los dipu­tados del gru­po ca­ta­lán pon­gan en va­lor su po­si­ción de bi­sa­gra cuan­do los so­cia­lis­tas fa­llen, co­mo ya su­ce­dió con la elec­ción de Ana Pas­tor co­mo pre­si­den­ta del Con­gre­so de los Dipu­tados.

Re­du­cir el des­fa­se en­tre in­gre­sos y gas­tos su­po­ne un ajus­te de unos 15.000 mi­llo­nes en só­lo 12 meses

SU­SA­NA VE­RA / REUTERS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.