Qué sig­ni­fi­ca te­ner un tra­ba­jo de­cen­te hoy en día

Los em­plea­dos va­lo­ran te­ner un sa­la­rio digno que apor­te es­ta­bi­li­dad la­bo­ral y cu­bra sus ne­ce­si­da­da­des

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO - Luis Ji­mé­nez

En pe­rio­dos en los que la ta­sa de pa­ro es ele­va­da, la prin­ci­pal as­pi­ra­ción es con­ser­var el em­pleo, lo que im­pli­ca que se acep­ten con­di­cio­nes de tra­ba­jo que no son siem­pre sa­tis­fac­to­rias, ya sea en for­ma de sa­la­rios bajos, ho­ra­rios ex­ten­di­dos o me­dios es­ca­sos. Con­se­guir un tra­ba­jo de­cen­te se con­vier­te en una as­pi­ra­ción co­mún en tiem­pos de in­cer­ti­dum­bre, y las ins­ti­tu­cio­nes, cons­cien­tes de que los em­pleos pre­ca­rios son per­ju­di­cia­les para los tra­ba­ja­do­res y la pro­duc­ti­vi­dad abo­gan por me­jo­rar es­ta si­tua­ción. La Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal del Tra­ba­jo (OIT) ha es­ta­ble­ci­do que la pro­mo­ción del tra­ba­jo de­cen­te para to­dos es uno de los ob­je­ti­vos de de­sa­rro­llo sos­te­ni­ble adop­ta­do por 193 paí­ses en las Na­cio­nes Uni­das en 2015, pe­ro sus in­ten­cio­nes no se ven ra­ti­fi­ca­das por la reali­dad.

Ade­más, co­mo ocu­rre ha­bi­tual­men­te con los con­cep­tos, es mu­cho más fá­cil es­ta­ble­cer­los que do­tar­los de con­te­ni­do y ma­te­ria­li­zar­los. El es­tu­dio What ma­kes for

de­cent work?, rea­li­za­do por Ox­fam y la Uni­ver­si­dad del Oes­te de Es­co­cia en co­la­bo­ra­ción con la Uni­ver­si­dad de War­wick, ha in­ten­ta­do de­fi­nir qué es el “tra­ba­jo de­cen­te” ana­li­zan­do su sig­ni­fi­ca­do para 1.500 per­so­nas em­plea­das en sec­to­res con bajos sa­la­rios, co­mo la asis­ten­cia so­cial, la hos­te­le­ría o la lim­pie­za. La in­ves­ti­ga­ción se reali­zó en Es­co­cia en­tre oc­tu­bre de 2015 y fe­bre­ro de 2016.

Cin­co fac­to­res cla­ve

Los re­sul­ta­dos re­fle­jan el ele­va­do gra­do de con­sen­so en lo que se re­fie­re a la de­fi­ni­ción del con­cep­to. De los 26 fac­to­res iden­ti­fi­ca­dos co­mo im­por­tan­tes para el tra­ba­jo de­cen­te, hu­bo cin­co que los en­tre­vis­ta­dos se­ña­la­ron es­pe­cial­men­te.

El pri­me­ro de ellos es re­ci­bir un sa­la­rio que sea su­fi­cien­te para cu­brir ne­ce­si­da­des bá­si­cas, co­mo la ali­men­ta­ción, la vi­vien­da y los gas­tos de­ri­va­dos (ca­le­fac­ción, luz, agua, etc.) pe­ro tam­bién para po­der par­ti­ci­par en la so­cie­dad, afir­ma­ción que se re­fie­re a dis­po­ner de los in­gre­sos ne­ce­sa­rios para po­der co­mer oca­sio­nal­men­te fue­ra de ca­sa o aho­rrar para cuan­do los tiem­pos sean peo­res. Una de las tra­ba­ja­do­ras pre­gun­ta­das para el es­tu­dio lo de­fi­nía así: “Pue­do pa­gar mis gas­tos, pe­ro de pron­to tie­nes que com­prar el abono trans­por­te y ya no te lle­ga. Mi pri­ma cum­ple 40 años a fi­na­les de es­te mes, y para mí es un pro­ble­ma, por­que es un gas­to ex­tra que no sé có­mo voy a po­der cu­brir”.

La se­gu­ri­dad es el se­gun­do as­pec­to más va­lo­ra­do a la ho­ra de de­fi­nir un tra­ba­jo de­cen­te. Los em­pleos en los que la re­la­ción la­bo­ral se es­ta­ble­ce a tra­vés de con­tra­tos dia­rios su­ce­si­va­men­te re­no­va­dos, o que re­quie­ren tra­ba­ja­do­res dis­con­ti­nuos, más fre­cuen­tes des­de la cri­sis, pro­vo­can que el des­con- ten­to en­tre los em­plea­dos sea ca­da vez ma­yor. El ter­ce­ro, li­ga­do con el an­te­rior, es la as­pi­ra­ción de con­tar con va­ca­cio­nes pa­ga­das y con ba­jas por en­fer­me­dad. “En mi an­te­rior em­pleo nun­ca me pa­ga­ban las va­ca­cio­nes. El con­tra­to que te­nía per­mi­tía que me lla­ma­ran para tra­ba­jar so­lo cuan­do les ha­cía fal­ta, con lo que no te­nía va­ca­cio­nes”, ex­pli­ca una ma­dre sol­te­ra en­tre­vis­ta­da para el es­tu­dio. Una em­plea­da en un call cen­ter des­cri­be al­go si­mi­lar: “Lle­vo tra­ba­jan­do tres días de Na­vi­dad se­gui­dos. Siem­pre éra­mos las mis­mas per­so­nas las ele­gi­das para es­tar en el pues­to de tra­ba­jo esos días”.

En­tor­nos agra­da­bles

El cuar­to as­pec­to que más se va­lo­ra es que el en­torno la­bo­ral sea se­gu­ro y que no re­sul­te tó­xi­co. No se tra­ta so­lo de que exis­tan me­di­das su­fi­cien­tes de pro­tec­ción si el em­pleo in­clu­ye ries­gos fí­si­cos, sino que se tie­nen muy en cuen­ta los as­pec­tos psi­co­so­cia­les. Las ex- La OIT es­ta­ble que la pro­mo­ción del tra­ba­jo de­cen­te es uno de los ob­je­ti­vos adop­ta­dos por 193 paí­ses en 2015 Los em­plea­dos as­pi­ran a con­tar con va­ca­cio­nes pa­ga­das y con ba­jas por en­fer­me­dad Tra­ba­jar en un en­torno la­bo­ral fle­xi­ble y con­tar con el apo­yo de la em­pre­sa son dos de los as­pec­tos más va­lo­ra­dos pe­rien­cias ne­ga­ti­vas de los tra­ba­ja­do­res en­tre­vis­ta­dos res­pec­to de em­pleos en los que la gen­te sa­lía llo­ran­do por el tra­to re­ci­bi­do o por las ma­las con­di­cio­nes de tra­ba­jo eran fre­cuen­tes: “La se­ma­na pa­sa­da hu­bo tor­men­tas, ha­bía go­te­ras en el te­cho y el agua caía en los or­de­na­do­res, lo que nos po­día ha­ber ge­ne­ra­do un gra­ve pro­ble­ma. Lo que hi­cie­ron fue sim­ple­men­te des­en­chu­far­los y po­ner un cu­bo para re­co­ger el agua”.

La úl­ti­ma de las pre­fe­ren­cias sub­ra­ya la ne­ce­si­dad de sen­tir­se apo­ya­dos por la em­pre­sa, lo cual in­clu­ye as­pec­tos co­mo que el jefe sea agra­de­ci­do cuan­do se rea­li­za un buen tra­ba­jo, que com­pren­da sus ne­ce­si­da­des per­so­na­les, tan­to en el pues­to de tra­ba­jo co­mo en la vi­da pri­va­da, que ema­ne res­pe­to, que se­pa re­co­no­cer el es­fuer­zo y que se­pa co­mu­ni­car lo que pre­ci­sa. Pe­ro es­to no es fre­cuen­te: “A ve­ces ha ocu­rri­do que des­pués de ha­cer mi jor­na­da, voy a ca­sa un par de ho­ras y re­gre­so para tra­ba­jar otras tres por­que no hay su­fi­cien­te per­so­nal. Y na­die ha apre­cia­do eso. Es­ta­ría bien que al­guien se acer­ca­se y die­ra las gra­cias”.

Los tra­ba­ja­do­res ase­gu­ran que les gus­ta­ría te­ner un jefe agra­de­ci­do cuan­do se rea­li­za un buen tra­ba­jo y que de unas di­rec­tri­ces cla­ras

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.