“Es más fia­ble con­fiar en la pre­dic­ción del ‘big da­ta’ que en un ana­lis­ta, por muy buen ora­dor que sea”

La Vanguardia - Dinero - - DIGITAL -

De­ja­mos hue­lla ca­da vez que pa­ga­mos con tar­je­ta, vi­si­ta­mos una pá­gi­na web, com­pra­mos arroz en el su­per­mer­ca­do o ha­ce­mos una fo­to­gra­fía con el mó­vil. Sin re­ve­lar nues­tra iden­ti­dad, los dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos pue­den co­no­cer mi­les de da­tos, co­mo las ve­ces que en­tra­mos al su­per­mer­ca­do, el nú­me­ro y el ti­po de pro­duc­tos que com­pra­mos, las pá­gi­nas web­que­vi­si­ta­mos, el tiem­po que na­ve­ga­mos... Y si ade­más, no­so­tros les fa­ci­li­ta­mos la in­for­ma­ción, tam­bién pue­den co­no­cer la edad, el género y el do­mi­ci­lio. Va­ya, que la lis­ta de in­for­ma­ción­que­pue­den­re­te­ner pue­de ser tan­to larga co­mo la se­cuen­cia de nues­tro ADN.

Si es­ta reali­dad nos asus­ta es hora de ir acos­tum­brán­do­se. A me­nos que que­ra­mos lle­var una vi­da de er­mi­ta­ño, no nos que­da otro re­me­dio, o eso es lo que de­cía Ja­ne Za­va­lis­hi­na, con­se­je­ra de­le­ga­da de la di­vi­sión de big da­ta de Yan­dex du­ran­te la un­dé­ci­ma edi­ción del con­gre­so internacional de Da­ta Pro­ces­sing ce­le­bra­do es­ta se­ma­na en Bar­ce­lo­na­co­nun­pú­bli­co­de­más de 1.000 per­so­nas. “Cual­quier em­pre­sa que quie­ra ser com­pe­ti­ti­va, ne­ce­si­ta co­no­cer los da­tos de sus clien­tes. An­tes, los ana­lis­tas ela­bo­ra­ban es­tu­dios que seg­men­ta­ban los clien­tes de for­ma ge­né­ri­ca pe­ro aho­ra te­ne­mos la suer­te de que el big da­ta ofre­ce in­for­ma­ción más acu­ra­da. Y eso es bueno pa­ra la em­pre­sa, que a aho­rra cos­tes y au­men­ta las ven­tas, y pa­ra el clien­te, que en­cuen­tra una ofer­ta más per­so­na­li­za­da”. Ade­más, Za­va­lis­hi­na apun­ta­ba que el big da­ta pue­de be­ne­fi­ciar a em­pre­sas de cual­quier sec­tor. En un ca­so, ase­gu- ra­ba que Yan­dex ha­bía au­men­ta­do el 13% las ven­tas de un ban­co ob­ser­van­do los gus­tos de los clien­tes y, en otro, ha­bía per­mi­ti­do a una fir­ma in­dus­trial re­du­cir a la mi­tad la in­ver­sión en ma­te­rias pri­mas. En la mis­ma lí­nea, Amir Yous­se­fi, res­pon­sa­ble de Da­tos en Pa­yPal, ase­gu­ra­ba que el big da­ta per­mi­tía evi­tar frau­des en los pa­gos. “A tra­vés del aná­li­sis pre­ve­mos si el clien­te es fia­ble. Ene­se ca­so, el big da­ta no sube las ven­tas pe­ro evi­ta el frau­de y la man­tie­ne la ima­gen de la em­pre­sa”.

A pe­sar de los be­ne­fi­cios que apor­ta es­ta tec­no­lo­gía, un es­tu­dio del Ins­ti­tu­to Vo­da­fo­ne apun­ta que el 42% de los es­pa­ño­les to­da­vía ve con ma­los ojos el big da­ta , un por­cen­ta­je que lle­ga al 51% en Eu­ro­pa. “Ten­dría que ha­ber más trans­pa­ren­cia, pe­ro tam­bién en la ma­yo­ría de ca­sos, el big da­ta no tra­ba­ja con da­tos con­fi­den­cia­les sino que es­tu­dia el com­por­ta­mien­to de for­ma anó­ni­ma. El prin­ci­pal pro­ble­ma, tan­to pa­ra el usua­rio co­mo pa­ra la em­pre­sa, es la po­ca fa­mi­lia­ri­za­ción con la tec­no­lo­gía. Es más se­gu­ro con­fiar en la pre­dic­ción ob­je­ti­va de una­má­qui­na­quee­nu­na­na­lis­ta, por muy buen ora­dor que sea”.

En Ca­ta­lun­ya, los da­tos re­ve­lan que al me­nos la vo­lun­tad exis­te. Se­gún un es­tu­dio de la Co­mi­sión Eu­ro­pea es la re­gión lí­der con den­si­dad de em­pre­sas que se de­di­can al big da­ta. Son 57, mien­tras que en Bruselas son 55, en Lon­dres 48 y en Ma­drid 42.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.